Un primer grupo de 60 mujeres de diferentes edades y rumbos de la ciudad respondió a la convocatoria del diputado federal Jorge Carlos Ramírez Marín para estudiar y acreditar el bachillerato avalado por la Secretaría de Educación Pública, mediante un nuevo programa impulsado por el legislador denominado “Amas de casa con Prepa”.

El curso arrancó hace seis semanas con muy buenas expectativas y sigue a buen ritmo en cuanto a asistencia, cumplimiento de objetivos y entusiasmo por prepararse y terminar la preparatoria, como constató el diputado en  visita que realizó a las aulas donde toman clases  todos los sábados  en jornadas de cuatro horas.

Con el apoyo de docentes de la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de  Yucatán (UADY) y bajo la coordinación del maestro Héctor Pérez, las amas de casa avanzan en la adquisición de conocimientos y habilidades para presentar el Examen para la Acreditación de Conocimientos Equivalentes al Bachillerato General (ACREDITA-BACH), que aplica el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior, A.C. (Ceneval).

En charla con las estudiantes, en una pausa de su jornada de estudio, el diputado Ramírez Marín las invitó a esforzarse por concluir la preparatoria, ya que representa mejorar sus capacidades y eso permite abrir más oportunidades en el campo laboral, que finalmente se traduce en mejores ingresos para sus familias.

“El orgullo es la gasolina que nos debe mover a mejorar nuestras capacidades y buscar mejores oportunidades. Si lo conseguimos, esto se convierte en un logro y una vez estando en esta ruta, seguramente vendrán más logros”, apuntó.

“Y si lo traducimos a los ingresos, después de cada logro la mejora es exponencial, se los aseguro”, subrayó Ramírez Marín, quien agradeció a la Facultad de Educación de la  UADY y a amigos que prestan sus aulas de capitación para llevar a cabo “Amas de casa con Prepa”.

Contagiado por el  entusiasmo de las estudiantes, varias de ellas con preparatoria trunca, quienes manifestaron estar dispuestas a superar la meta, el diputado anunció que correrá por su cuenta el pago de los derechos para todas aquellas que aprueben el examen, que será aplicado en septiembre próximo.

Para aquellas que  no lo aprueben, el pago será parcial, pero tendrán la oportunidad de continuar estudiando y prepararse para una segunda oportunidad, pues el programa de apoyo será permanente.

“Y para aquellas que pasen el examen del Ceneval con más de 80 de calificación recibirán un premio, un estímulo adicional, en premio a su esfuerzo”, anunció, ante los aplausos y muestras de júbilo de las estudiantes.

Ramírez Marín recalcó que el fin último de ofrecer herramientas de superación a las mujeres no es más que alentar sus capacidades y mejorar sus ingresos, así como cambiar sus perspectivas de vida: “Una mujer con prepa concluida ya no será la misma de antes, eso es seguro, y lo ideal sería que luego venga una carrera en línea, ¿por qué no?, ¡claro que se puede!”, enfatizó el legislador.

Utilizando el pizarrón, recordando sus días de maestro de preparatoria, el diputado planteó los conceptos expresados para motivar a las estudiantes a no claudicar en este gran paso que han dado con “Amas de casa con Prepa”, que abrirá nueva convocatoria después del examen del Ceneval. Las de nuevo ingreso se sumarían a las que no aprobaran el examen para seguir preparándose. 

Esta acreditación de bachillerato surge del  Acuerdo Secretarial 286 de la SEP, establecido con fundamento en el artículo 64 de la Ley General de Educación, es decir, se trata de un certificado oficial avalado por la máxima autoridad educativa del país.

Comentarios

1 Comentario

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...