El Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega presidió la misa por la celebración del santo patrono San Ignacio de Loyola en su comunidad, siendo la primera vez que pisa esta ex hacienda henequenera.
Donde el Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega dio muestra de apoyo y solidaridad hacia la comunidad católica de este lugar, a pesar de la premura con que fue invitado, aceptó gustoso, lo único que pidió es que la misa se celebrara un poco más tarde, a las 11:30 horas.
Así que la comunidad de San Ignacio estuvo de plácemes, en el último día de festejos, contando con el máximo jerarca de la Iglesia Católica en Yucatán, dando a conocer que ya pertenecen a una nueva parroquia de San José Sánchez del Río, con sede en el fraccionamiento Las Américas, en Mérida.
Después de 2 años de estar al frente de la arquidiócesis, históricamente ésta es la primera visita del Arzobispo. Dieron la bienvenida a los santos patronos de otras comunidades hermanas que pertenecen a la misma parroquia, de Dzidzilché, San Antonio de Padua, San José, de Kikteil, María Inmaculada, de Komchén, así como otras comunidades invitadas, informa Por Esto.
En la misa estuvieron presentes los párrocos Patricio Sarlat Flores, y Lorenzo Mex Jiménez de la Iglesia de San Sebastián, y el diácono Mario Cervera.
El profesor Silvestre May May, a nombre de toda la comunidad, dio la bienvenida a estas autoridades eclesiásticas, -están contentos por su presencia, son un pequeño pueblo, pero muy católico-.
Durante el mensaje del Arzobispo, dio a conocer la parábola que predicaba Jesús, de ser como una semilla de mostaza muy pequeña.
Pero con el tiempo, se convierte en un grande y robusto árbol; y con la otra parábola de la levadura, con la mezcla de harina, así enseñaba Jesucristo.
Recalcó que se quedó enamorado de los edificios antiguos, y de la historia de esta ex hacienda digna de resaltar.
Esta nueva parroquia involucra varias colonias de Mérida, con los pueblos antiguos, todos se juntan bajo el nombre del santo mártir, un joven de 14 años, San José Sánchez del Río.
Recalcó que la parroquia no es sólo el edificio, sino toda la comunidad hermanada, piensan tener un santuario para los adolescentes de todo Yucatán, para que tengan un punto de encuentro con su amigo.
El festejado, San Ignacio de Loyola, dijo que tuvo una vida muy diferente, era militar que resultó herido en una batalla naval y estuvo hospitalizado muchos meses, fue cuando pudo leer sobre la vida de los santos, de los cuales se inspiró en su vida, él fue el ejemplo de un granito de mostaza.
Fundó la Compañía de Jesús con otros sacerdotes, y al ir a ver al Papa, le dijo que se quedara en Roma y fundaron varias universidades jesuitas, en el año de 1605 llegaron a Mérida, Yucatán, y del edificio antiguo de la UADY, salieron los primeros maestros, éste fue el frondoso arbusto en que se volvieron, en la educación de los jóvenes.
Pidió durante su mensaje que eviten la idololatría, los bienes materiales y el dinero, que para muchos lo es todo. Depositar la semilla en el Reino de Dios y que crezca en nosotros la obra de Jesús, también pidió la intercesión de San Ignacio para esta nueva parroquia que nació el pasado 21 de julio.
“Aléjense del materialismo, que Dios esté en el primer plano de su vida”, se culminó con el mensaje en lengua maya del presbítero Lorenzo Mex Jiménez, dando la bendición a las imágenes de San Ignacio y del santo patrono de la parroquia.
Después del servicio litúrgico se procedió como marca la antigua tradición de recorrer las santas imágenes en procesión, en la calle principal de la comunidad.
Acompañados por la reina de los festejos, Astrid Poot, para luego retornar y festejar con cochinita y horchata para todos.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...