MÉRIDA.– “Es inevitable. A unos cuantos kilómetros de Progreso se desarrollará tarde o temprano, y espero que sea más temprano que tarde, el campo petrolero más importante de México, el segundo más grande del mundo”, manifestó el diputado federal Jorge Carlos Ramírez Marín.

“Y está ahí, es de nosotros. ¿Qué va a pasar? Eso implica una enorme responsabilidad”, subrayó. “Si se resuelve entre amigos, ¡ya valimos! Si se resuelve como debe ser, con absoluta transparencia y, sobre todo, con los compromisos ambientales indispensables y con responsabilidad, vamos a ser beneficiarios de una riqueza que solamente en su primera etapa de inversión, la parte exploratoria, cuesta 44,000 millones de dólares”.

El presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados indicó que ese gran proyecto petrolero ofrecerá amplias opciones de empleo a los yucatecos, porque se requerirán científicos, analistas de datos, ingenieros, técnicos, “submarinistas” y “radaristas”, entre el personal especializado.

Ramírez Marín habló de ese tema durante su discurso en el desayuno de la amistad navideño que, como cada año, ofrece la familia Calderón Sabido en una palapa de su propiedad en terrenos de Xcumpich, según publica el Diario de Yucatán.

Poco antes el diputado federal mencionó los beneficios que generará la Zona Económica Especial (ZEE) de Yucatán, en una superficie ubicada entre las comisarías Sierra Papacal, de Mérida, y San Ignacio, de Progreso.

En esa área se instalarán empresas del ramo de las tecnologías de la información y de la comunicación, que ofrecerán empleos mejor pagados.

Con Mauricio Sahuí Rivero, precandidato del PRI a gobernador, a su lado, el legislador se refirió a las gestiones de Rolando Zapata Bello ante el gobierno federal para hacer más atractiva la ZEE a las empresas y recordó las estadísticas sobre nuevos empleos en Yucatán, que ascienden a 65,000 en la actual administración.

Comentarios

¡Hola, déjanos tus comentarios!

Loading Facebook Comments ...