En México, la laxitud de la normatividad permite la venta de automóviles con pobres sistemas de seguridad que ponen en riesgo la integridad física y la vida no sólo de los ocupantes, sino de los peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas con los que a diario comparten las vialidades, denunció la organización El Poder del Consumidor (EPC).

Los vehículos modelo 2017 más vendidos en el país carecen de los dispositivos de seguridad mínimos, mismos que no pueden ser comercializados, por ejemplo, en la Unión Europea ó Estados Unidos, y esto ocurre gracias al contubernio que existe entre las autoridades mexicanas y la industria automotriz, según publica Sin Embargo.

Un ejemplo: el Spark de la versión más austera de venta en Estados Unidos cuenta con frenos ABS, ESC y 10 bolsas de aire, mientras tanto, el comercializado en territorio mexicano carece de los tres dispositivos que ayudarían a salvar vidas en caso de ocurrir algún siniestro.

A pesar de que el 90 por ciento de los autos que se producen en México cuentan ya con los mejores estándares de seguridad vehicular, el especialista señaló que son exportados, es decir, el país se queda con lo peor.

Señaló que la Ley General de Salud establece que la Secretaría de Salud es la instancia facultada para vigilar las materias que tienen que ver con la prevención de la discapacidad y de accidentes, sin embargo, es la Secretaría de Economía la encargada de la NOM-194-SCFI-2015 que regula los sistemas de seguridad que ayudan a evitar los siniestros.

“Esto habla de la posición que tiene la industria a miras del Gobierno. La Secretaría de Salud debería regular este tema, sin embargo, por el peso económico que tiene la industria automotriz, se le atribuyó a la Secretaría de Economía. Es un asunto más bien de facilitar los procesos de la industria, mas que de proteger la salud de la población y no sabemos las razones por las cuales la Secretaría de Salud no le entra al tema como anfitriona de la Norma, en lugar la Secretaría de Economía”, puntualizó.

De acuerdo con el último “Informe sobre la situación de la seguridad vial”, en el país, las lesiones causadas por el tránsito se encuentran entre las diez principales causas de muerte. Por ejemplo, en el 2014, se registraron 15 mil 886 decesos.

¿Sabe usted si el automóvil que conduce salvaguarda su vida, la de su familia y el resto de las personas con quienes comparte las vialidades? El Poder del Consumidor se dio a la tarea de realizar una lista de los 10 peores vehículos en términos de seguridad… que además están entre los más vendidos.

Antes de pasar a la lista, es necesario explicar que la seguridad de los automóviles se divide en dos: primaria y secundaria.

La seguridad primaria tiene el objetivo de evitar una colisión, por lo que incluye el Sistema de Frenos Antibloqueo (ABS) y el Sistema de Control de Estabilidad (ESC). Los frenos ABS permiten que el automovilista mantenga bajo control la trayectoria del coche, lo que le brinda la posibilidad de esquivar posibles obstáculos –como peatones, ciclistas u otros autos– mediante el giro del volante; mientras tanto, el ESC reduce las posibilidades de riesgo de colisión y derrape, lo que evita accidentes de tránsito y, por lo tanto, salva vidas.

La seguridad secundaria funciona una vez que la colisión es inminente y sirve para proteger la integridad física de los ocupantes. Comprende bolsas de aire frontales, en rodillas, laterales en cabeza y laterales en torso; además de cinturones de seguridad de tres puntos en cada plaza, pretensores en estos y sistema de seguridad infantil (SRI/IsoFix).

La función de las bolsas de aire es reducir al mínimo las posibilidades de impactar las superficies rígidas del automóvil; el cinturón de seguridad está diseñado para sujetar al usuario del auto si ocurre un choque y mantenerlo en su asiento; los pretensores actúan para contener el alargamiento de los cinturones y así mantener al ocupante contra el respaldo del sillón; el SRI/IsoFix proporciona anclaje a la silla infantil a fin de mantenerlo estable.

En la tabla que a continuación se muestra, los espacios marcados con “X” no cuentan con el dispositivo de seguridad, mientras, los que tienen “·” sí lo poseen.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...