Conectate con nosotros

Política

Daniel Avila asume la presidencia de la Comisión de Reforma Agraria en el Senado

Progreso Hoy

Publicado

el

MÉXICO.– El Pleno del Senado de la República, aprobó ayer por unanimidad el nombramiento del senador Daniel Ávila Ruíz del Grupo Parlamentario del PAN, como presidente de la Comisión de Reforma Agraria (CRA), en la que se desempeñaba como integrante.

La Comisión de Reforma Agraria, es el órgano legislativo que promueve el estudio, investigación y reflexión de los problemas actuales del campo mexicano, con el objeto reformar o expedir la legislación necesaria para nuestro país, en el que se impulse la productividad del sector y su desarrollo, además de otorgar certeza jurídica a todos los sujetos agrarios y evitar que sigan viviendo injusticias que por décadas han soportado.

El legislador por el Estado de Yucatán, dijo que dicho objetivo puede lograrse a partir de un trabajo comprometido con los campesinos de nuestro país y con las instituciones del Estado Mexicano con competencia en la materia, a partir de reuniones, mesas de trabajo, opiniones, análisis de casos concretos en materia agraria, siempre velando por un trabajo con transparencia, integración del sector, pluralidad, información y justicia.

Además de cuidar y fortalecer los derechos humanos de cada uno de los sujetos agrarios, mejorar sus condiciones de vida y ofrecerles oportunidades para su crecimiento y desarrollo. Por ello, es de gran responsabilidad impulsar desde la Comisión de Reforma Agraria con esfuerzo, eficiencia y objetividad, iniciativas de ley que sean precisas y adecuadas para lograr las condiciones jurídicas que requieren nuestros campesinos y sus familias, y que por supuesto beneficia a todo México.

Estos objetivos son muy importantes, ya que nuestro país cuenta con más de 27 mil 350 poblados ejidales y más de 2 mil 340 comunidades legalmente reconocidas, que sumados son casi 30 mil núcleos agrarios.

Por ello, el legislador por Yucatán señaló que su compromiso como presidente del CRA, será mejorar la legislación en materia agraria para contribuir a mejorar las condiciones de nuestro país.

Este texto fue editado por el equipo de redacción de ProgresoHoy.com. Colabora con nosotros enviando reportes, quejas ciudadanas, o noticias a nuestras redes sociales, escribe a nuestro correo [email protected], o envía mensaje, fotos o vídeos a nuestro WhatsApp al número 9991-501547.

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡Hola, déjanos tus comentarios!

#E/2018

#OPINIÓN: La gran “hazaña” de Huacho / Por el Profr. Roger González Herrera

Progreso Hoy

Publicado

el

Causó revuelo en Yucatán la noticia de que Joaquín Díaz Mena será a partir del primero de diciembre el coordinador general del gobierno federal en nuestra entidad. Como se recordará, Andrés Manuel López Obrador, el virtual presidente electo de la República, anunció que desaparecerán todas las delegaciones federales y, en su lugar, se creará en cada entidad federativa una “superoficina” que coordinará los esfuerzos locales de todas las secretarías y dependencias descentralizadas de la nueva administración federal.
Varios medios de comunicación y analistas políticos han calificado ese hecho como un gran “logro” de Huacho (como se le conoce al ex alcalde de San Felipe) y otros lo han llamado el gran “ganador” de la reciente jornada electoral, porque le corresponderá “controlar” toda la estructura de la administración federal en Yucatán, los presupuestos, licitaciones y todos los esfuerzos y tareas que hoy desarrollan más de una veintena de delegaciones. Algunos, lo han catalogado como el próximo gobernador de facto y el hombre de “confianza” del futuro presidente de la República, ante quien tendrán que hacer ante sala para acceder al próximo inquilino del Palacio Nacional.
Ante todo lo anterior, hay que recordar que Joaquín Díaz Mena fue el candidato perdedor en la elección de Gobernador de Yucatán, ocupando un lejano tercer lugar con relación al ganador, el Lic. Mauricio Vila Dosal. En realidad, la gran “hazaña” de Huacho fue salirse del PAN y hacer el trabajo “sucio” al PRI durante toda la campaña lanzando a diestra y siniestra acusaciones al ex alcalde de Mérida, acusaciones que no pasaron de difamaciones y de suposiciones de actos de mal versación de recursos que nunca logró comprobar fehacientemente.
Con todo, el gran ganador de la campaña en Yucatán fue Mauricio Vila Dosal, quien superó con éxito el riesgo de fractura en su partido con la salida de Joaquín Díaz Mena (quien sólo se llevó a sus colaboradores de siempre a Morena) y que logró lo que muchos consideraban imposible: ganarle al PRI en el único Estado de la República donde, según analistas políticos, tenía posibilidades reales de obtener el triunfo. Cabe decir que, ante la inminencia de la derrota en las otras entidades, el priísmo nacional concentró su artillería en Yucatán, lo que ha hecho más meritorio el contundente e inobjetable triunfo de Vila Dosal. Y un detalle que no es menor: Mauricio Vila derrotó al PRI en el Estado con el gobernador mejor calificado de todo México. Convencer a la ciudadanía de que es necesario un cambio en una entidad con un mandatario con buenas calificaciones, aunque sólo sea percepción, en un logro que merece reconocimiento, porque significa que el ex alcalde meridano supo desarrollar una excelente estrategia de campaña y convencer a la mayoría de los ciudadanos que él es mejor.
Ante estas consideraciones, debe verse la gran “hazaña” de Huacho como un premio de consolación en una estrategia bien pensada para socavar el orden constitucional en los estados de la República y regresar a un modelo centralista de administración pública. La pregunta que queda flotando en el aire es: ¿lo lograrán o se enredarán en sus propias redes ante la imposibilidad de controlarlo todo porque existen leyes que protegen la soberanía de los estados? Por otra parte, ¿tendrán los nuevos “virreyes” la capacidad “todóloga” para atender los múltiples requerimientos en los diversos campos de la gestión federal? Está por verse. Mérida, Yucatán a 16 de julio de 2018 [email protected]

Continuar leyendo

Gobierno Federal

Con recorte salarial a 22 burócratas de élite, México se ahorraría $50 MDP al año

Progreso Hoy

Publicado

el

Ciudad de México, 17 de julio (SinEmbargo).– El próximo sexenio en México se perfila ya como el del gran cambio en el sistema burocrático y su paraíso en salarios y beneficios laborales, muy lejanos a la de un trabajador promedio. En la administración federal de Andrés Manuel López Obrador, el gasto ostentoso del Gobierno federal pasará a uno de austeridad, con el objetivo de ahorrar recursos para inversión pública y gasto social, de acuerdo con los 50 puntos que ya ha anunciado sobre el tema.

Solo por el apartado sobre la reducción a la mitad del salario y prestaciones a funcionarios públicos de alto rango, como son los casos del Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y el actual Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), las finanzas públicas ahorrarán 4 millones 506 mil pesos anuales, con base en un cálculo hecho por SinEmbargo.

Si se considera que los once ministros y los once consejeros ingresan lo mismo, el ahorro por recortar el 50 por ciento asciende a 49 millones 572 mil pesos cada año, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos 2018. No obstante, el artículo 94 constitucional reza que “la remuneración que perciban por sus servicios los Ministros de la Suprema Corte, los Magistrados de Circuito, los Jueces de Distrito y los Consejeros de la Judicatura Federal, así como los Magistrados Electorales, no podrá ser disminuida durante su encargo”.

El Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, tiene actualmente una percepción anual bruta de 6 millones 938 mil pesos, que se vuelven 4 millones 659 mil pesos netos con la reducción de impuestos que anexa prestaciones. Es decir, gana en total 388 mil 250 pesos mensuales, de acuerdo con lo que muestra el Presupuesto de Egresos 2018.

Ya con el recorte a la mitad por la política de austeridad del Gobierno lopezobradorista, el Ministro ingresaría 2 millones 329 mil pesos anuales (194 mil 125 pesos mensuales). O incluso menos si se considera que ningún funcionario público podrá ganar más que el Presidente de la República, quien ingresará 108 mil pesos mensuales. En este caso no se ha especificado si son netos (con impuestos) o brutos.

El Consejero Presidente Lorenzo Córdova Vianello, al igual que los otros diez Consejeros del INE, gana al año 4 millones 354 mil 208 pesos, incluyendo prestaciones. Esto es, 362 mil 850 pesos mensuales, con base en el PEF 2018.

Pero con la medida de la nueva administración ganará 2 millones 177 mil pesos anuales (o 181 mil 425 pesos mensuales).

Ayer, el Consejero Ciro Murayama señaló que ni él ni los otros consejeros del órgano electoral se oponen a las reducción del salario y de las prestaciones, pero señaló que no debería afectar a funcionarios del personal de carrera, como los del Servicio Profesional Electoral Nacional .

“No tienen privilegios, tienen derechos, y que no pueden ser vulnerados ni restringidos”, dijo el también integrante de la Comisión Temporal de Presupuesto y detalló que este miércoles se instalará la Comisión de Presupuesto de 2019, y luego buscarán contacto con el equipo López Obrador para conocer los criterios bajo los que se les asignarás recursos.

En el caso de los secretarios de Estado, cada uno tiene un ingreso distinto dependiendo sus compensaciones.

De acuerdo con el Portal de Transparencia, Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), gana un sueldo bruto de 32 mil 813 pesos mensuales, más 172 mil 308 pesos de compensaciones. Es decir: 205 mil 122 pesos al mes brutos, o 139 mil 741 pesos netos. Esto es alrededor de 2 millones 461 mil pesos anuales brutos, y con la reducción por el pago de impuestos son 1 millón 676 mil pesos anuales netos.

Con base en el punto de reducir a la mitad los sueldos, el próximo Secretario de Comunicaciones y Transportes Javier Jiménez Espriú ganará al año 838 mil pesos (69 mil 833 pesos mensuales netos).

Durante 2017, el Gobierno federal realizó una inversión pública por 569 mil 551 millones de pesos, una reducción de 26.3 por ciento respecto a 2016. Entre los recortes destaca la inversión física en educación por 49.6 por ciento o de salud por 55 por ciento anual. En comparación, gastó en servicios personales [sueldos] mil 147 millones 25 mil pesos el año pasado, sólo 2.5 por ciento menos que en 2016, y egresó 301 mil 987 millones de pesos en materiales y suministros del gobierno [como nuevas computadoras o papelería], 18 por ciento más que en 2016, revelan datos de la Secretaría de Hacienda.

Además de la reducción salarial, exponen los puntos de austeridad, “no habrá bonos ni otras canonjías, el salario será integral, según la Constitución que a la letra dice: ‘Se considera remuneración o retribución toda percepción en efectivo o en especie, incluyendo dietas, aguinaldos, gratificaciones, premios, recompensas, bonos, estímulos comisiones, compensaciones y cualquier otra, con excepción de los apoyos y los gastos sujetos a comprobación que sean propios del desarrollo del trabajo y los gastos de viaje en actividades oficiales’”. Por ello López Obrador dejará de recibir seguro médico privado, separación individualizada, dinero para auto, ayuda para despensa o prima quinquenal.

SUELDO MÁS COMPENSACIONES

Los puntos de austeridad también exponen que no habrá vehículos nuevos para funcionarios, equipo de cómputo ni adquisición de mercancía de la que haya existencia suficiente en los almacenes públicos. Tampoco se remodelarán oficinas ni se comprará mobiliario de lujo. No habrá bonos ni seguro de separación individualizada (dinero acumulado cuando se sale del carago); se suprimirá toda partida para gastos médicos privados; los viáticos para viajes de trabajo serán solo lo indispensable; adiós guardaespaldas y choferes para todos; tampoco existirán partidas para vestuario en eventos ni regalos mayores a 5 mil pesos; y con la eliminación de áreas duplicadas se reducirá un 70 por ciento todo el personal de confianza.

La futura Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, informó que aplicará la misma política de austeridad en el gasto del gobierno capitalino.

“Nada más no logro entender qué tipo de persona quiere trabajar en el gobierno de AMLO. Les van a cortar el sueldo a la mitad, les van a quitar el seguro médico, y capaz los mandan a vivir a provincia. Serán o muy ricos, que no les importa, o muy…. no entiendo”, tuiteó el martes pasado Jorge Guajardo, ex Embajador de México en China. Le llovieron críticas.

En febrero de 2016, en plena crisis petrolera y con el anuncio de un ajuste de gasto público, Reuters reveló que los funcionarios de la Secretaría de la Función Pública –entonces dirigida por Virgilio Andrade Martínez– incluían en sus viáticos pagados por la dependencia alimentos de alto costo como caviar, champán, salmón, entre otros.

La virtual Secretaria de Trabajo, Luisa María Alcalde Luján, expuso el jueves en Foro TV que “hay gente que si uno incluye los bonos, las nuevas prestaciones y le vas sumando, tiene salarios que rebasan los 300 mil pesos mensuales. Esa es la realidad y lo interesante es que ni siquiera sabemos la información a ciencia cierta: se suma por aquí, por allá y cuando quieres la cifra para hacer una proyección, careces de la información completa”.

Dentro de dichas prestaciones o compensaciones, un funcionario público, a diferencia de un trabajador civil, puede gozar de seguros por riesgo de trabajo, de ahorro, de gastos médicos, 20 días de vacaciones, aguinaldo, prima quinquenal, ayuda para despensa o alimentos, pagos por defunción, becas para sus hijos en preparatorias y universidades, asistencia legal, asignación de vehículo o apoyo para comprar uno, seguro de cesantía en edad avanzada y vejez.

Ante ello, dijo Luisa Alcalde, siempre respetando los derechos laborales constitucionales, se necesita reducir el gasto corriente para que se pueda aumentar el gasto en inversión, “y eso requiere que el gobierno se apriete el cinturón porque ya dijimos no va haber mayor deuda, no se van a incrementar impuestos. De algún lado deben salir los recursos y van a salir de este plan de austeridad y sin duda de eliminar la corrupción en todos los niveles”.

“Los seguros privados cuestan muchísimo dinero. El seguro médico privado se quita desde el Presidente hasta Secretarios de Estado”, aseveró en la misma entrevista televisiva. “Que no se compren autos nuevos, que se utilicen los de la vieja administración”.

Aclaró que no se van a correr a los trabajadores de base, sino a los trabajadores de confianza en ciertas áreas “que hacen muy poco” o las que están duplicadas, las cuales se van a conjuntar. Alcalde documentó que en el sexenio de Enrique Peña Nieto hubo 27 por ciento más de nuevos cargos de alto nivel, “ahí donde ganan altos salarios y duplican funciones es donde puede haber muchísimo ahorro”.

La Unidad de Datos de SinEmbargo reportó previamente que el Presidente Enrique Peña Nieto y algunos de los integrantes de su Gabinete federal en los últimos cinco años han hecho crecer su dinero en ahorros hasta en un 116 por ciento, a través de diversos instrumentos financieros, de acuerdo con sus declaraciones patrimoniales presentadas ante la Secretaría de la Función Pública (SFP).

EL GASTO EN SECRETARIO DE GABINETE

El Secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza goza, además de su sueldo, de seis seguros, seis prestaciones económicas, cinco prestaciones médicas, una asignación de auto, y un préstamo desde 13 mil 500 hasta 24 mil pesos, expone el Portal de Trasparencia. El monto varía entre cada Secretario de los 18 existentes.

En cuanto a seguro, tiene 40 meses de percepción ordinaria bruta mensual que podrá incrementarse; tiene un colectivo de retiro de 12 mil 500 a 25 mil pesos si causa baja por jubilación; para sus gastos médicos tiene suma asegurada básica de 333 veces el salario mínimo mensual y podrá incrementarse; si desea una separación individualizada (aportación por si se pierde el empleo), la dependencia cubrirá el equivalente al 2, 4, 5 o 10 por ciento de la percepción ordinaria bruta mensual del servidor público que se incorpore al mismo; podrá otorgarse un pago extraordinario por riesgo.

Tiene un seguro de Responsabilidad Civil Límite por 2 millones 500 mil pesos, el cual podrá incrementarse como mínimo de 7 millones 500 mil hasta 20 millones de pesos, cuya prima es con cargo al servidor público.

Las prestaciones económicas de las que ha gozado este sexenio son la prima vacacional por cada uno de los dos periodos vacacionales a que tengan derecho de 10 días hábiles cada uno, que equivale al 50 por ciento de 10 días de sueldo base tabular; un pago complementario al salario, por cada 5 años de antigüedad hasta 25 años de servicio efectivo prestado, desde 100 hasta 225 pesos mensuales aplicado en las dos quincenas, y 365 pesos mensuales para despensa.

Tuvo un aguinaldo anual equivalente a 40 días de salario, que deberá cubrirse en un 50 por ciento antes del 15 de diciembre y el 50 por ciento restante a más tardar el 15 de enero.
Asimismo, si fallece y tiene 6 meses de antigüedad, los familiares recibirán hasta 4 meses de su último sueldo para el funeral.

Sus prestaciones de seguridad social en el IMSS-ISSSTE son el 9.970 por ciento del sueldo básico de cotización; el FOVISSSTE/INFONAVIT FOVISSSTE es el 5 por ciento del sueldo básico; el SAR SAR (afores) es el 2 por ciento del sueldo básico. Para el ahorro Solidario podrá ahorrar el 1 o 2 por ciento del sueldo básico de cotización y por cada peso que ahorre el trabajador se le otorgara 3.25 pesos con un tope de 6.5 por ciento del sueldo base de cotización.

LOS PRIVILEGIOS DE SER MINISTRO

El Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales, tiene un sueldo bruto de 4 millones 743 mil pesos, revela el Presupuesto de Egresos 2018.

Pero se añaden las prestaciones de ley, pago de riesgo, condiciones de trabajo, seguro y seguro de ahorro, por lo que en total son 6 millones 938 mil pesos. Menos los impuestos, queda en 4 millones 659 mil pesos anuales, esto es, 388 mil 250 pesos al mes.

En la institución ingresan diez Ministros más con esa percepción anual. Es decir, el gobierno gasta 51 millones 249 mil pesos anuales en el sueldo de los 11 ministros.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos 2018, el Ministro ingresa al año además de su sueldo, 681 mil 792 pesos por prestaciones de ley; 853 mil 223 pesos por riesgo; 49 mil 254 pesos por condiciones laborales, 81 mil 646 pesos por seguro a la persona y 528 mil 728 pesos en seguro de ahorro.

EL GASTO EN CONSEJERO ELECTORAL

En el Instituto Nacional Electoral hay 10 mil 353 personas trabajando cuyos sueldos implican un gasto anual por mil 263 millones 746 mil 692 pesos, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos 2018.

El Consejero Presidente Lorenzo Córdova Vianello, al igual que los otros diez Consejeros, gana al año 4 millones 354 mil 208 pesos. Es decir, el gobierno debe destinar anualmente del presupuesto 47 millones 896 mil 288 pesos para pagarles su salario.

Su sueldo es de 3 millones 151 mil pesos. A ese monto se añaden a cada Consejero sus prestaciones por 1 millón 202 mil pesos que se desglosan en 72 mil 412 pesos por seguridad social; 556 mil 262 pesos por medidas de protección de salario; 88 mil 961 pesos por seguros a las personas; y 484 mil 965 pesos por fondos y ahorros para el retiro.

LINK AL ARTICULO ORIGINAL:

http://www.sinembargo.mx/17-07-2018/3442067

Continuar leyendo

#E/2018

Tribunal Electoral inicia proceso de estudio de impugnaciones distritales y municipales

Progreso Hoy

Publicado

el

El presidente del Tribunal Electoral del Estado de Yucatán (TEEY), Fernando Bolio Vales, informó que recibieron en total 53 impugnaciones tanto municipales como distritales, cuyo plazo para resolverlos finaliza los primeros días del próximo mes de agosto.

Bolio Vales recordó que desde hace unos días el órgano judicial ha recibido varios procesos que han sido turnados a comisiones, de modo que puedan atenderlos en los próximos días.

“Entra prácticamente el Tribunal en una dinámica de recepcionarlos a través de la Oficialía de Partes, turnarlos a la Secretaría, proveer acuerdos, proveer todo”, explicó.

Hasta el último corte, el TEEY habría recibido 53 impugnaciones por principio de mayoría relativa, de las cuales 13 corresponden a 12 distritos electorales (dos de ellas por el distrito VII por cómputo de diputados y cómputo de gobernador), mientras que por representación proporcional fueron dos.

Asimismo, 13 impugnaciones corresponden a los distritos electorales locales: I, II, III, IV, VII (dos), VIII, IX, XI, XII, XIII, XIV y XV.

Mientras que en los municipios se registraron 38 en 34 localidades; Dzitás, Hoctún, Tixkokob, Sucilá, Akil, Kanasín, Samahil, Tetiz, Ucú, Abalá, Seyé (dos), Acanceh, Tixpéhual, Espita, Yaxkukul, Mocochá, Sinanché, Yobaín (dos), Dzizantún, Dzoncauich, Izamal, Mama, Maxcanú (tres), Tunkás, Chemax, Tixméhuac, Peto, Tinum, Mayapán, Umán, Xocchel, Tizimín, Tahmek y Sanahcat.

Asimismo, el presidente del TEEY refirió que se analizará los casos de Xocchel y Sanahcat, municipios de los que también hubo impugnación, aunque el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (Iepac) refirió que no hubo suficiente documentación para hacer un cómputo, por lo que turnó esta resolución al tribunal electoral local.

A su vez, este órgano tendría que notificar al Congreso local quien llamaría a elecciones extraordinarias en caso necesario.

El TEEY tiene como plazo los primeros días del mes de agosto para completar la atención de todos los casos, de modo que si aún existen inconformidades, se puedan tomar las medidas necesarias.

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

#ENTÉRATE