Una pareja de mexicanos que llegó a Nueva Jersey hace 30 años fue deportada y dejó a sus tres hijos en Estados Unidos.

Oscar y Humberta Campos vivían en Bridgeton, Nueva Jersey, y son propietarios de una compañía de jardinería.

Se despidieron de sus hijos este viernes por la mañana en el aeropuerto de Newark y abordaron un vuelo con destino a la Ciudad de México.

Sus vástagos tienen 24, 22 y 16 años y son ciudadanos estadunidenses.

Asimismo, la pareja fue obligada a firmar un poder para que su hijo mayor pueda cuidar a su hermano menor, que cursa el segundo año de preparatoria, y hacerse cargo de la hipoteca de la casa.

No hay distancias. Siempre los llevaré en mi corazón”, declaró Oscar Campos a la televisora NBC Philadelphia.

Entre lágrimas y visiblemente compungidos trataron de calmar los ánimos de familiares y amigos.

El mexicano añadió que había huido de la violencia de Tamaulipas, su estado natal, y que cruzó la frontera hacia Texas en 1989.

Campos comentó en una entrevista previa con Telemundo62 que temía regresar al país debido a que cuando mataron a su padre a él lo secuestraron.

NBC informó que, tras un largo proceso para obtener visas de trabajo, los funcionarios federales de inmigración les ordenaron que abandonaran el país.

El senador demócrata Cory Booker intentó ayudarlos para que se quedaran y expresó estar decepcionado al suspenderles la deportación.

El caso del señor y la señora Campos refuerza la necesidad urgente de que nos unamos en la búsqueda de soluciones de sentido común para nuestro fracturado sistema de inmigración y que sean congruentes con nuestros principios estadounidenses esenciales”, afirmó el legislador.

Poco antes de la partida de la pareja, Campos dio a sus vástagos algunos consejos de despedida.

Luchen por sus sueños, porque la vida continúa y siempre encontrarán gente buena que los apoye”, declaró.

Hay mucha gente buena. No renuncien a sus esperanzas”.

Comentarios

¡Hola, déjanos tus comentarios!

Loading Facebook Comments ...