PROGRESO.– El comedor parroquial de Progreso, cumplirá 16 años de estar ayudando a los necesitados en la comunidad progreseña, el próximo 8 de diciembre.
El comedor, que está a cargo de la Parroquia de la Purísima Concepción y San José, es administrado por la religiosa Rachel Marando, quien está involucrada en las actividades del lugar desde su fundación en 1999.
En entrevista con ProgresoHoy.com, la madre Rachel mencionó que la idea de hacer un comedor, surgió de la necesidad de muchas familias de escasos recursos en Progreso.
Según contó, los involucrados, entre ellos el entonces párroco Lorenzo Mex, se inspiraron en las obras de la madre Elena Bettini, quien tenía ayudaba a los necesitados en Roma y a quién la conmemoran con una estatua en el comedor parroquial ubicado en la calle 80 c0n 35 y 37, en el Centro.
La entrevistada dice que la labor es de ayudar personas que lo necesitan, y que a pesar de que es de la iglesia católica, existen beneficiarios de todas religiones, pues ellos miran la necesidad, no la religión.

VOLUNTARIOS DE DIVERSAS ZONAS…
Explicó que desde que se iniciaron las labores hace 16 años, son grupos de voluntarios de las zonas católicas quienes van a trabajar al comedor.
Cada día, cada una de estas zonas tiene un día para ir y una encargada de la cocina.
Los voluntarios trabajan todos los días, desde el primero de enero hasta el 31 de diciembre, que incluso laboran sábados y domingos movidos por las ganas de ayudar al prójimo y asegurarse que cada necesitado reciba un plato de comida.
Sin embargo, es la señora Andrea Lavaderos la que más constante se ha mantenido ya que únicamente la hermana Rachel y ella, han prestado sus servicios al comedor desde su fundación.
Sobre esto, la señora Lavanderos comentó que no lo hace por algún beneficio, sino que de verdad le gusta ayudar, que a pesar de las incapacidades que se le están presentando, ella continua firme con su deseo de ayudar y de compartir el mensaje de amor al prójimo.

PERSONAS BENEFICIADAS…
La cantidad de beneficiarios de los servicios del comedor parroquial está entre las 120 y 150 personas, pero el número aumenta en las temporadas de veda, en la que las familias de pescadores pasan por situaciones de necesidad.

DONATIVOS DE LOS PROGRESEÑOS…
Hay personas que ayudan sin falta al comedor, por ejemplo locatarios del mercado que envían carne de res y puerco cada determinado día, así como ciudadanos que también donan kilogramos de pollo.
De los comercios que más aportan a la cocina, son los molinos y tortillerías, pues igual hay quienes han donado tortillas desde hace 16 años, al igual que las panaderías con el pan francés.
La religiosa, también afirmó que en muchas ocasiones los donantes llevan cosas inesperadas y que siempre resultan sorpresas agradables.
Por todo lo anterior, La madre Rachel, agradece siempre a los progreseños, ya que es gracias a los donativos que el comedor puede seguir existiendo, porque de sus donaciones es que se mantiene el lugar y además, con lo que aporta la comunidad es que se arman despensas que también se reparten a las personas que más lo necesitan.
Las despensas no son recibidas por los mismos beneficiaros del comedor, se entregan a alrededor de 70 familias necesitadas del puerto cada semana.

HAN TENIDO CRÍTICAS…
La entrevistada, también mencionó que han recibido algunas críticas, entre ellas, es que algunas personas comentan que en el comedor se atienden a personas que realmente no lo necesitan, porque se comenta que van “bien vestidos”.
Ante lo anterior, aclaró que estas personas solamente van a buscar el platillo para llevárselo a otros que tienen alguna discapacidad que les impide acudir personalmente al comedor, y por eso se acercan, simplemente hacen una obra de caridad a quien sí lo necesita.

16 AÑOS NO ES POCO…
La madre Raquel finalizó agradeciendo primero a Dios por ablandar los corazones de las personas progreseñas que se suman a la causa a ayudar diciendo que 16 años no es poco pero que ha valido la pena el esfuerzo.
Añadió, que ver la caridad de la gente del puerto le hace recordar que en el mundo sí hay personas buenas aunque muchos digan lo contrario, solo que la gente no la ve porque no llaman la atención como la gente mala. Pero, en según dijo, quien está mirando las acciones de esta gente buena es Dios, y al final de todo será el mismo quien les recompensé. (Daniel Hernández/ProgresoHoy.com)

Comentarios

¡Hola, déjanos tus comentarios!

Loading Facebook Comments ...