Momentos de pánico se vivieron anoche al terminar un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en el estadio Manchester Arena, en Inglaterra, cuando se registraron una o dos explosiones que dejaron como saldo al menos 19 muertos y 50 heridos.

La Policía no había determinado el origen del incidente, pero señaló que se investiga como un posible acto terrorista.

Los servicios de emergencia, incluyendo policías y paramédicos, acudieron a los alrededores del estadio, donde se concentraron unas 20,000 personas para escuchar a la artista.

Los servicios de trenes fueron suspendidos en la estación Victoria de Manchester, junto al estadio.

Un portavoz del estadio afirmó que la explosión ocurrió afuera del recinto, cuando la gente estaba abandonando el espectáculo.

La policía británica encontró un bulto sospechoso que llevó a una explosión controlada en las inmediaciones del lugar, pero resultó ropa abandonada.

La primera ministra, Theresa May, y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, fueron de los primeros en expresar condolencias a víctimas y familiares.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...