MÉRIDA.– La donación de las tierras de Ucú a favor del Fideicomiso Público para la Administración de dicha reserva, con el que ofrecen  pagar la millonaria deuda al Instituto de Seguridad Social para los Trabajadores del Estado de Yucatán (ISSTEY), que asciende a más de dos mil millones de pesos, es un intento desesperado del Gobierno del Estado por quitarse de enfrente el problema, aseveró el diputado Mauricio Vila Dosal.

Al hacer uso de la máxima tribuna, el vocal de la Comisión de Presupuesto, Patrimonio Estatal y Municipal, señaló que el fideicomiso de Ucú da pie a suspicacias por la falta de claridad en su operatividad, por cuestiones que se dejan al aire y argumentos poco convincentes. Dichas dudas e interrogantes, continuó, abonan a la desconfianza ciudadana y más aún si no ha existido sanción ejemplar a los autores al desfalco del Isstey.

Vila Dosal, en su discurso exigió la aplicación de la justicia y el cumplimiento del feroz combate a la corrupción a quienes desfalcaron al Isstey, y no evadir el problema y dejarle esa pesada carga a las siguientes administraciones, cuando los culpables de tal endeudamiento siguen impunes.

Vila Dosal indicó que, ante la situación económica nacional poco estable, como la que se atraviesa en la actualidad, no se puede apostar a un proyecto como el “Plan Maestro de Ucú”, que desde su nacimiento generó polémica e incertidumbre y hoy lo pretenden revivir y presentarlo como algo exitoso.

“El Isstey necesita dinero en efectivo para hacer frente a sus compromisos en no más de 5 años, y para esas fechas las tierras de Ucú no tienen futuro, pues su proyección es a más largo plazo, según lo señalado en el presente dictamen”, reiteró Vila Dosal.

El legislador advirtió que si se esperan de 15 a 20 años, el instituto habrá quebrado para ese tiempo, por si esto no fuera suficiente, agregó, las recientes reformas aprobadas a la Ley del ISSTEY condonará cientos de millones de pesos provenientes de los intereses que la deuda del Estado ha generado a favor de la Institución en más de 8 años.

“Exigimos se  finquen responsabilidades a los artífices de este boquete financiero al Estado y que las denuncias en contra de los mismos prosperen y no se archiven como un asunto más”, puntualizó.

Vila Dosal concluyó señalando que, ante la falta de transparencia en el actuar del Ejecutivo, una negativa de fincar responsabilidades a quienes endeudaron al Isstey, así como el fomento a una creciente incertidumbre en vez de una solución real y tangible, los diputados de Acción Nacional votamos en contra de la iniciativa con la cual solicitan autorización para la donación de la Reserva Territorial de Ucú  a Favor del Fideicomiso Público para la Administración de la reserva.

Comentarios

¡Hola, déjanos tus comentarios!

Loading Facebook Comments ...