PROGRESO.– El veterano pescador Don Fernando Worbis Garrido, conocido en círculos pesqueros como “Burbis”, de 70 años de edad, quedó a la deriva a 22 kilómetros frente a las costas de Chuburná, a una profundidad de 12 brazas, pero empleó una vela antigua y regresó a su punto de partida.
Al arribar la tarde de ayer martes al puerto de Yucalpetén, explicó que utiliza su pesquero “Príncipe de la paz”, de 26 pies de eslora (largo), equivalente a 7.9 metros de largo con matrícula de Yucalpetén; dijo: “En mis 7 décadas de edad, comencé la actividad pesquera a los diez años, o sea hace 60 años, por lo que siempre llevo en mis jornadas pesqueras una vela cuando suceden casos de emergencia como las de este desafortunado día, informa Por Esto.
Al iniciar su jornada laboral este martes, alrededor de las 4 horas y tratar de prender su máquina, se quemó su arranque, y las veces que lo intentó se le descargó su acumulador, por lo que quedó sin propulsión ni comunicación radial.
Esperé que comience aclarar para izar la vela y comenzar a navegar; cuando salió el Sol me ubiqué hacia dónde debería fijar la vela, pero tenía que esperar a que haya más claridad debido a que como estamos a diez días de que concluya la temporada de captura del pulpo, muchos barcos están saliendo a pescar, situación que era riesgosa sin claridad porque bien pude haber sido impactado por un barco ante la falta de señalamiento”.
“Burbis” tiene otra característica no común entre los pescadores, debido a que navega solo en su embarcación, al mencionar que de esta manera evita muchos problemas, porque muchos pescadores te rayan con el anticipo, otros te guantean (venden el producto), comercializan el diesel, y de acuerdo a su criterio, lo mejor es ser pescador solitario.
Dijo que partió el lunes, del puerto de Yucalpetén para la pesca del pulpo, estuvo pescando y logró una captura como de 30 kilos del octópodo, el cual esta en una de las neveras del pesquero.
“En mi caso, cuando comencé a navegar en los barcos hace 60 años los motores estacionarios, como el que no arrancó este martes, eran contados y para ser pescador el manejo de la vela era básico. Así que icé mi vela y el barco comenzó a avanzar después de ubicarme con la salida del sol, el trayecto de navegación fue de mas de siete horas debido a que el viento estaba fuerte, situación que ocasionó que el barco se desplace rápido hacia el puerto de Yucalpetén.
“Desde luego, al ver la costa, de inmediato hice mi calculo mentalmente de donde debería de salir con mi barco y lo conseguí”.
Su llegada al muelle de Yucalpetén llamó la atención con su vela, la maniobró con gran experiencia, para atracar en el muelle, bajó por la proa (parte delantera del pesquero), amarró a la vista del muelle su embarcación, para ya segura su embarcación comercializara los 30 kilos de pulpo, buscar a su electricista de confianza, para la reparación de su arranque y le cargue sus baterías, para continuar su jornada pesquera. El barco tiene combustible, hielo, comida, así que después de reparar el problema seguirá la pesca para aprovechar lo que queda de la captura del pulpo.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...