DZILAM DE BRAVO.– Habitantes de este municipio exigieron, casa por casa, la expulsión de pepineros y pescadores foráneos luego de que gente fuereña asaltara a conocido comerciante conocido como Menalio Avilés, en el vecino municipio de Dzilam González.
Lo anterior, según publica Por Esto, fue la chispa para que los dzilameños se levantaran y se unieran para expulsar a gente foránea que vino a la pesca del pepino de mar y que sólo se ha dedicado a depredar las especies de mar y a crear caos.
Hoy por la mañana en este puerto, por medio del perifoneo se convocó a una reunión en el domo del Palacio Municipal en punto de las 12 del día, donde todo el pueblo alzaría la voz para exigir a las autoridades municipales más seguridad y actuar ante el problema que se vive en este puerto por la llegada de gente foránea.
Debido a los hechos ocurridos en el vecino municipio de Dzilam González, donde el señor Menalio Avilés sufrió un asalto con violencia, los dzilameños de este puerto se unieron esta tarde para pedir la presencia del presidente Julio Abraham Villanueva Rivero.
En la reunión, el pueblo de Dzilam de Bravo alzó la voz y expuso su inconformidad ante las autoridades, tanto municipales como estatales, pues ya la gente no quiere denunciar porque más se tarda en que se llevan a los delincuentes que en que los dejan en libertad, tal es el caso de los detenidos con pulpo la semana pasada.
“La gente ya está harta de vivir en la inseguridad, de ya no poder salir al malecón por el temor de que esta noche sus lanchas sean robadas, lo que representa nuestro patrimonio, por el que todos hemos trabajado”, expresaron.
Indicaron que ya no quieren a gente foránea que sólo llega a provocar caos y perturbar la tranquilidad de este puerto.
“Gente hagamos algo, saquémoslo, levantémonos y tengamos los huevos como los que tuvieron en Dzilam González. Expulsemos a esa gente para traer tranquilidad de nuevo a nuestro puerto”.
Así, unas 500 personas se formaron y exigieron a las autoridades encabezar esta marcha, pasando casa por casa invitando a la población a sumarse y a sacar a la gente foránea.
En la marcha los inconformes gritaban “¡Un pueblo unido, jamás será vencido!”, “¡Estamos hasta la madre de gente champotonera!”.
En la protesta se toparon con personas foráneas que les indicaron de donde son y comenzaron a caer en contradicciones. Al parecer estaban bajo los efectos del alcohol, por lo que los llevaron hasta el lugar donde duermen y allí se toparon con más gente de otros lugares.
Enardecidos, los porteños exigieron que se vayan de este puerto y sacaron sus pertenencias, entre ellas equipos de buceo, como mangueras, compresores y tanques, los cuales son utilizados para pesca furtiva.
Así la gente continuó pasando casa por casa, expulsando a todos los fuereños. A pesar de que los ánimos se calentaron y quisieron salirse de control, hubo gente que los calmó y dijo que sólo exigían su partida de este puerto sin utilizar la violencia.
Los foráneos no tuvieron otra opción más que abandonar el puerto en el primer trasporte público que encontraron o en sus camionetas, que ya les esperaban para emprender la partida de este puerto.
Por su parte, elementos de la Policía local y la Marina estuvieron a la expectativa dando rondines de vigilancia en convoy, por si la situación se salía de control.
A los de la Policía Estatal se les observó en la entrada a Dzilam González, mientras en el puerto se continuaba pasando casa por casa sacando a la gente foránea.
Hasta el momento de enviar esta información los habitantes continuaban con la marcha, exigiendo la expulsión de toda gente que sólo está perjudicando la paz y tranquilidad de este puerto.
Por la redes sociales se habla de otra marcha en el municipio de Dzidzantún, programada para mañana martes; y en el municipio de Temax para el miércoles, con el propósito de expulsar a la gente foránea que ha interrumpido la tranquilidad de estos pueblos de la costa noreste del Estado, que fue lo que dejó la famosa pepineada.

Comentarios

1 Comentario

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...