San Felipe, Yucatan

SAN FELIPE.– Habitantes bloquearon la entrada del puerto para presionar la salida de pescadores foráneos provenientes de los Estados de Chiapas, Campeche, Veracruz, Tabasco, entre otros.
Les dieron 24 horas para que abandonaran esta localidad y, por la noche, los pescadores y el Alcalde, Gabriel Enrique Marrufo Marfil, recorrieron las calles en busca de ellos.
La tarde del lunes, los pobladores bloquearon con piedras la entrada del puerto poco después de la estación de gasolina, donde no permitieron que ningún habitante, representante de los medios de comunicación o policía estatal tomen fotografías, las autoridades castrenses tuvieron que negociar y tomar algunas fotos estando de espaldas los inconformes.
En la entrada se permitía la salida de las personas, pero no se dejaba ingresar a ningún vehículo, por lo que varios automóviles y gente quedaron varados entre la gasolinera y el campo deportivo de esta localidad.
Ante la presencia de pescadores de otros Estados de la República y por no cumplirse los acuerdos firmados en días pasados entre la autoridad y las cooperativistas, pues estas últimas no deben contratar gente foránea para la temporada de pulpo, los pescadores empezaron a manifestarse y decidieron cerrar el puerto ante la ausencia del Presidente Municipal.
Todo esto ocurrió porque los habitantes se encuentran cansados por los múltiples robos de motores y a casa habitación que se han registrado últimamente, desde que las cooperativas contrataron gente de fuera en la temporada de captura de pepino de mar y muchos de ellos se quedaron en el puerto haciendo desmanes al estar bebiendo, drogándose y faltándole el respeto a la gente de esta población.
El acuerdo firmado hace unos días no fue respetado por algunas de las cooperativas y contrataron gente proveniente de Tabasco, Campeche, Veracruz y Chiapas, personas que, según dijeron los pobladores, son las que sacaron de Dzilam de Bravo y Dzilam González.
Ya entrada la noche, el Alcalde retornó de su viaje y junto a un grupo de pescadores recorrió las calles del municipio para invitar a los pescadores fuereños a abandonar el puerto en el transcurso de la noche y de este martes, dándoles un plazo de 24 horas.
La manifestación denominada “del silencio” recorrió varias calles en busca de los pescadores foráneos, ya que la gente está cansada de sus desmanes y pidieron a los de las cooperativas abstenerse de contratar gente de fuera y sólo darles trabajo a personas de las comunidades circunvecinas.
En la entrada se encontraba la Policía del Estado, la Marina y Sedena, cuyos agentes no pudieron ingresar pese a que se les hizo ver a los pobladores que fueron a ayudarlos.
Las autoridades permanecieron en la entrada en caso de que la manifestación se saliera de control, pero hasta el cierre de la edición había una tensa calma en el puerto, donde los pescadores aplazarán la captura del pulpo hasta que se resuelva el problema, por lo que este martes varios no saldrán a la pesca del molusco.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...