PROGRESO.– El señor Juan Gabriel Cumi Noriega hizo un macabro hallazgo en los montes entre San Ignacio y Dzidzilché, siendo una osamenta humana, que hasta el momento no ha sido identificada.
Según versión de Noriega Cumi de 53 años dijo que iba a su trabajo, saliendo de su comunidad Dzidzilché, ya municipio de Mérida.
Cuando de repente le dieron ganas de hacer una necesidad fisiológica y se metió al monte, a una distancia de 1 kilómetro, antes de salir a la carretera a Mérida.
De momento se pegó tremendo susto, cuando a su lado encontró un cráneo blanquecino y por otro lado el resto del cuerpo humano esparcido, estaba a una distancia de 25 metros, en el monte, a la brecha del camino, eran las 9:00 horas, según informa Por Esto.
Debido a que los restos humanos fueron hallados en medio de los dos montes, se le hizo más fácil reportar al comisario de la comunidad progreseña, Israel Canché.
De la descripción que dio, los huesos ya estaban totalmente blanquecinos y se veía sólo un short verde a un lado.
Aprovechando este espacio mencionó que hace casi dos años, su padre, Félix Cumi Chac de 84 años desapareció, para ser más exacto, un 27 de noviembre del 2015, y hasta la fecha no sabe su paradero.
El día de su desaparición portaba pantalón café, alpargatas, sombrero blanco de nylon, guayabera blanca, cinturón de cuero y tenía un diente de plata.
Ante esta desaparición, puso su denuncia en la Fiscalía de Cordemex y no hubo noticia alguna, no puede afirmar que este esqueleto hallado sea de su progenitor.
Por su parte el comisario Israel Cauich Canché, al estar en el lugar recalcó que desde el lunes pasado, le reportaron la desaparición de Ernesto Enrique Castro Medina de 36 años, de la misma comunidad de San Ignacio.
Al lugar llegaron los elementos de la Fiscalía General del Estado, los servicios médico forense, el Ministerio Público y la Policía Municipal de este puerto, más tarde se acordonó la zona del macabro hallazgo.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...