El vicealmirante Vidal Preciado Díaz Mirón, cuyo hijo es señalado por su empleada como presunto asesino de un chofer de Uber en Yucatán
MÉRIDA.– El juez de control Rómulo Antonio Bonilla Castañeda liberó a la tabasqueña Mabel Rosique Domínguez, involucrada en la muerte del chofer de Uber cuyo cadaver fue hallado en terrenos de Chuburná Puerto.

Quedó libre porque, según la autoridad, fue utilizada para desaparecer el cuerpo, pero no participó en la ejecución del conductor.

Ella según admitió ante las autoridades, recibió órdenes del autor intelectual y material, Vidal Preciado Flores, hijo del conocido vicealmirante Vidal Preciado Díaz Mirón, alto funcionario de la Secretaría de Marina Armada de México en el actual sexenio encabezado opor Enrique Peña Nieto.

El presunto homicida sigue prófugo.

A la tabasqueña sólo se le acusó de encubrimiento, y por ello fue liberada, aunque deberá portar localizador electrónico para ser monitoreada, según detalla la nota que publica el portal Formal Prisión.

Ella insiste en que al chofer de Uber, Néstor Mariano Marín Zapata, lo ejecutó su patrón, el empresario Vidal Preciado Flores.

La imputada, quien es estudiante del Tec Milenio, no declaró.

Rosique Domínguez fue detenida desde el jueves de la semana pasada y el mismo juez la imputó por un delito contra la salud, porque llevaba con droga a bordo de su camioneta.

La mujer reveló que era la asistente de Vidal Preciado en la empresa “Mexican Center Of Comunications And Naval Services”, perteneciente al “Grupo Segursur”, que tenía sus oficinas en el inmueble denominado Magnia Corporate Center Tower (Torre Magnia) donde asesinaron al chofer de Uber, ubicada en la calle 15 entre 22 y 22 del fraccionamiento Altabrisa. La ejecución ocurrió en la citada torre de oficinas, en la oficina número 909 del piso número nueve.

Según dijo, no sabia qué había en la maleta, pues su patrón le dijo que fuera a verlo y la sacara porque iba a salir de viaje.

Llegó a las oficinas, alrededor de las 9 de la noche y le ordenó su jefe que no dijera nada y ella observó que entró al baño y oyó que estaba haciendo ruidos extraños.

Luego le ordenó que lo ayudara, que si decía algo la iba a matar, al igual que a su hermana.

Al paso de las horas, salieron del edificio, ella arrastrando la maleta, que notó muy pesada, y llevando una silla con una computadora.

Abordaron su camioneta Trax con placas NAC-56-45 del Estado de México, pero antes estuvieron en el hotel Real Santa Gertrudis y al mediodía partieron rumbo a Chuburná Puerto.

Antes de llegar al puerto de abrigo, se detuvieron y él le ordenó que cavara en la arena con sus manos, donde vio que deposite la maleta, de la cual sobresalía un pie con un calcetín.

De nuevo la amenazó y estuvieron casi dos días en un lugar de Chuburná, hasta que le ordenó que lo llevara a Ciudad del Carmen, Campeche, en su mismo automotor, y de ahí lo trasladó a la terminal de autobuses, donde le indicó que saldría de viaje al extranjero.

Dijo que le ordenó que cambiara de imagen y lavara la camioneta, al igual que el local, borrando los rastros de sangre.

Comentarios

¡Hola, déjanos tus comentarios!

Loading Facebook Comments ...