MÉRIDA.– En el marco del Día Nacional de Donación y Trasplante de Órganos y Tejidos, que se conmemoró ayer, la Dra. María Teresa Pérez Santana, jefa del Departamento Clínico de Trasplantes de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del IMSS, recordó que el 18 de agosto de 1987 se realizó con éxito el primer trasplante renal de donador vivo en el Centro Médico Nacional “Ignacio García Téllez” del IMSS en esta ciudad.
Añadió que un trasplante se puede definir como sustituir un órgano o tejido enfermo por otro que funcione adecuadamente. Hoy en día constituye una técnica médica muy desarrollada que logra magníficos resultados para los receptores.
Como resultado de las acciones que ha realizado el IMSS Yucatán para fortalecer la atención de derechohabientes que requieren un trasplante, así como la difusión de información sobre la importancia de la donación de órganos, en lo que va de 2016 se han realizado 14 trasplantes de riñón y cinco de córnea. Mientras que el año pasado se registró un total de 36 trasplantes renales y dos de córnea.
Actualmente, como parte del convenio firmado hace dos años con el Hospital O’Horán, es posible que los derechohabientes del Seguro Social en Yucatán cuenten con la garantía de que serán operados en su estado y no tendrán que trasladarse a otras regiones, explicó el titular de Prestaciones Médicas del Instituto, Jorge Martínez Torres.
“El año pasado se llevaron a cabo dos operaciones de córnea; sin embargo, con el paso del tiempo y el fortalecimiento de los servicios, convenios y las estrategias para la difusión de la donación de órganos, se han logrado aumentar las cirugías, además de que la procuración de córneas, por parte de los Servicios de Salud del Estado ha sido más rápida” agregó.
En Yucatán, la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del IMSS también realiza trasplantes de riñón; tan sólo el año pasado realizaron 36 trasplantes (11 de donador cadavérico y 25 de donador vivo), y en lo que va de este año llevan un registro de 14 pacientes que han sido trasplantados (ocho de donador cadavérico y 6 de donador vivo).
Una persona puede necesitar un trasplante de órganos si uno de éstos no cumple con sus funciones, lo que puede ocurrir debido a una enfermedad o lesión. Cuando se le realiza un trasplante de órganos, los médicos extirpan un órgano de otra persona y lo colocan en el cuerpo de la persona enferma.
Los órganos que pueden trasplantarse incluyen corazón, intestino, riñón, hígado, pulmón, además del páncreas. El donador vivo generalmente es un familiar, pero puede ser cualquier persona que quiera donar, siempre y cuando sea en forma voluntaria, altruista, libre, consciente y sin remuneración alguna.
El donador cadavérico es aquella persona que, por ejemplo, sufre un accidente y estando bajo ventilación asistida se detectan clínicamente datos de muerte cerebral, la cual se corrobora por estudios de gabinete y tiene que ser certificada por un médico.
Las personas que necesitan un trasplante suelen esperar el órgano durante un largo tiempo; por otro lado, los médicos deben hacer coincidir a los donantes con los receptores para reducir el riesgo de rechazo del trasplante, esto ocurre cuando el cuerpo del receptor se opone al órgano nuevo, provocando que no funcione correctamente.

Comentarios

1 Comentario

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...