Además de los ocho alcaldes cuyas cuentas públicas de 2016 fueron calificadas como negativas por diversas irregularidades, tres sistemas municipales de agua potable salieron reprobados.

De acuerdo con el informe de la Auditoría Superior del Estado de Yucatán (ASEY) que ya se analiza en la Comisión Permanente de Vigilancia de la Cuenta Pública y Transparencia, los sistemas de agua no aprobados fueron los de Progreso, Sucilá y Dzan.

El caso del Sistema de Agua Potable de Progreso no resultó extraño porque constantemente le cortan la energía y ha dejado sin el vital líquido a todo ese puerto durante días enteros. El Smapap es dirigido por Freddy Pech Martínez, quien por cierto, ya se sumó a la campaña del PRI en Progreso y tampoco ha solicitado licencia para separarse de su cargo y poder realizar proselitismo.

Curiosamente las cuentas del Ayuntamiento de Progreso están entre las de otros 45 municipios que salieron “limpias”.

Entre las alcaldías que obtuvieron esa calificación figura la de Mérida e incluso de municipios más pequeños, como Quintana Roo.

Otros que resultaron “limpios” son Tizimín, Ticul, Espita, Halachó, Tekax, Kanasín, Buctzotz, Celestún, Chemax, Tetiz, Izamal y Akil.

Es extensa la lista de causas por las que ocho municipios obtuvieron la calificación Negativa. Aparecen desde anomalías en las obras públicas —algunas incluso no se entregaron— hasta la compra de un terreno sin autorización del Cabildo, esto en Oxkutzcab.

En la mayoría de los casos se detectaron problemas en el pago de la nómina, al no encontrar a algunos de los empleados enlistados o no contar con la firma de los trabajadores.

En Yobaín muchas de sus anomalías son por el pago a su personal, como cancelación incorrecta de pagos y el pago de honorarios sin autorización del Cabildo, entre otros señalamientos.

Ahí incluso desaparecieron 37 pavos de los 200 que se compraron para repartir a los trabajadores.

Comentarios

¡Hola, déjanos tus comentarios!

Loading Facebook Comments ...