Con el Domingo de Ramos inicia la Semana Santa, que son días de gracia y bendición; en este año digamos: “Viva Cristo Rey”, porque Jesús, el Rey de Reyes, protege a nuestra familia de todo mal.
El Pbro. José Francisco Mukul Domínguez, párroco de Progreso, acompañado de los diáconos permanentes Melquíades Chan Díaz y Víctor Valle Aguilar, en al campo deportivo “Miguel Hidalgo y Costilla”, a las 7:30 horas, conmemoró la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén y la bendición de las palmas.
El Párroco hizo mención que a su entrada de Jesús a Jerusalén, le dijeron que tomara un burro, un animal de yugo que jamás habría sido montado, por lo que al llegar algunos fariseos y escribas le dijeron: “Jesús, calla a tus discípulos”, a lo que Jesús serenamente respondió: “Si ellos callan, hablarán las piedras”.
Esta es una semana de oración en que se nos pide cargar con nuestra cruz, que esta bien puede ser enfermedad. Llevarla con alegría y agradecimiento nos demuestra la misericordia, que vivamos como comunidad, un pueblo, congregado con Jesús para la celebración de la Semana Santa.
En este año de la misericordia que se han realizado los viacrucis, oraciones y sobre todo, el arrepentimiento de nuestros pecados, nos lleven a vivir e iniciar la Pascua con un corazón renovado y agradecido con Dios por todo lo que Él ha hecho por nosotros.
Por eso, vivamos y renovemos nuestro ser de bautizados; luchemos en contra de nuestros pecados. Aprovechemos el Amor de Dios para perseverar en nuestra vida cristiana y demos testimonio de la Alegría de tener a Jesucristo junto a nosotros. El Evangelio, como buena noticia y la vivencia del mismo, es la ayuda que necesitamos para dar ese paso a la conversión de nuestros corazones hacia Dios.
En el Evangelio somos llamados a llevar en donde sea que nos encontremos el anuncio liberador y festivo de estos días, es decir, vivir y compartir que sí existe el perdón y que es más grande el amor de Jesucristo que nuestros pecados y de que además, nos ama gratuitamente. ¡Que viva Cristo Rey!
El Señor nos invita a anunciar gozosamente el mensaje de su misericordia, perdón y esperanza; compartamos pues, como hermanos, estos días santos.
Hay que agradecer a Nuestro Señor Jesucristo todo que hace y sigue haciendo por nosotros, por lo cual, la Semana Santa es momento de conversión para todos.
Previo a la misa, el Párroco y los diáconos realizaron la bendición de palmas.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...