Por Héctor Cabrera Rivero *

Recientemente nos hemos enterado de una serie de homicidios con carácter violento de mujeres en Yucatán. Hechos lamentables que han sido resueltos en su mayoría con la detención de los presuntos responsables, detenciones que en algunos casos se han dado con el apoyo de la sociedad que aún se mantiene cohesionada en nuestro estado.

Sin embargo, notamos con preocupación que las cifras de violencia intrafamiliar van en aumento y son claras señales de una descomposición del tejido social, uno de los pilares de nuestra seguridad en Yucatán.

El deterioro, debilitamiento y rompimiento del te­jido social significan el aislamiento del individuo de la sociedad debido a la pérdida de valores, la confianza y la solidaridad. El tejido social también se debilita cuando las normas de convivencia ciudadana son violenta­das impunemente, o cuando las leyes son fácilmente irrespetadas e incumplidas. Entonces, conociendo los vectores que generan esa violencia y descomposición, se deben de construir nuevos mecanismos del capital social que coadyuven con la existencia de compromisos, de solidaridad y de una nueva forma de confianza ciudadana.

A nivel internacional, existen metodologías de intervención para la prevención del crimen las cuales buscan reducir los delitos de oportunidad, la percepción de inseguridad y aumentar la cohesión comunitaria con enfoques diversos pero complementarios. Sin embargo el éxito también se deberá en gran medida a la consulta y participación de la ciudadanía, donde en coordinación con las autoridades, participen y diseñen los modelos de intervención, las formas y los tiempos de ejecución, es decir, motiven y fomenten la consulta pública y sean partícipes, pero además responsables sobre la forma y los programas que intervienen en la comunidad.

Para que la prevención del delito sea eficaz es necesario y primordial estimular el interés de la sociedad, cuya labor junto a las autoridades permita identificar las condiciones del ambiente físico y social que proporcionan oportunidades para el delito o precipitan los actos criminales.

De tal manera, que la autoridad responsable del diseño de políticas públicas orientadas a la prevención de los delitos debe fortalecer sus programas, mejorarlos, involucrar nuevas variantes de información acorde a nuestros tiempos e implementar de manera permanente acciones encaminadas a frenar la alarmante violencia intrafamiliar que está derivando en otros hechos delictivos de lamentables consecuencias en nuestro estado.

  • Fue Fiscal General de Yucatán de 2009-2012

Ver texto original aqui

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...