Conectate con nosotros

Opinión

#OPINIÓN: Los juegos del hambre desde Q. Roo

Progreso Hoy

Publicado

el

Por Javier Gutiérrez

Dicen que los toros se ven de lejos… Y esta consigna no tuvo una aplicación más contundente en Q. Roo que durante el accidentado sexenio de Beto Borge. Y sí que se le debía de observar de lejos al tipo, y sin ánimo de respingar siquiera, porque te volcaba toda la maquinaria represiva del Estado. “Orejas”, policías políticos, golpeadores y mafiosos te seguían, te copaban y te pegaban a la pared. La pasabas mal. Y si no es así, que me desmientan los periodistas serios.
Los resultados fueron más que evidentes: Pedro Canché Noticias y Luces del Siglo, entre otros espinosos casos no menos agresivos, son la arista más sobresaliente de la represión del gobernante contra los medios de comunicación no afines a las salvajadas, fiestones y demás excesos con que el cozumeleño obsequió a sus mandantes. Y sí que se lo festejaban al tirano y en grande. “Porque sí no eres mi amigo, simplemente eres mi enemigo”.
Al primero lo encarceló cuando se atrevió a protestar por los excesivos pagos por agua potable que, “La Botarga”, –como le apodaban en quedito, con trémula voz baja, en los corrillos políticos al hoy sujeto a la acción procesal– les aplicó a los habitantes de la zona maya, como otros tantos antojos inexplicables, con los que prácticamente jugó durante su mandato, quizás mal asesorado por un séquito de vividores que actualmente huyen por doquier. Pero que eso sí: se llevaron una millonada en su haber.
Para Luces del Siglo el atropello fue mayor: una y otra vez, sus ediciones electrónicas, primero como revista semanal y luego como periódico, fueron “clonadas”, pisoteadas y reformateadas en sus contenidos. Un día criticaban severamente al Gobernador y, al otro día, inexplicablemente te encontrabas con que ese medio ahora se volcaba en elogios y aplausos a su extraña forma de hacer gobierno. Claro está, ya lo habían manipulado y jugueteado por los oficiosos háckers al servicio del borgismo. Con lo que parecía que este medio “ya le había entrado al juego”. Porque una cosa es la publicidad oficial, y otra el chayote, el vivir colgado de la ubre presupuestal.
Sin embargo, otros medios formales, “más serios” y “comprometidos” con los quintanarroenses no hacían ruido. Simple y llanamente publicaban los ponderados alcances de sus programas sociales, algunos que casi rayaban en el histerismo o sacados de la resaca de tantas fiestas con las que acostumbraba premiar a sus seguidores. Pero pobre de aquel que los criticara. Porque el hambre es canija y tienes que llevarte un bocado al estómago.
Claro está que era mejor callar y acatar, para halagar al oído del amo. En consecuencia, una abultada nómina por “servicios publicitarios e informativos” se fue inflando cada vez más, en un escandaloso contubernio con los medios. Pero la grosería mayor fue la repartición de terrenos y otras dádivas, que en su conjunto ya fueron sacadas a la luz como parte de las investigaciones por los desmanes producidos por el mala racha que le pegó al Estado.
Pero lo más decepcionante digo, informativamente hablando, es que aquellas brillantes plumas y micrófonos que cotidianamente beben Kopi-Luwac por las mañanas en la avenida Náder de Cancún y que sorben espumosos tarros de cerveza en las zona de playas en tarde y noches a lo largo de la Riviera Maya son quienes hoy día, irritados alzan la voz, se rasgan cuales fariseos las vestiduras y emiten todo tipo de pronunciamiento detestando las terribles políticas públicas del hoy defenestrado Borge son los mismos que, ayer hacían cola en los cajeros automáticos para disfrutar de las jugosas prebendas con las que fueron premiados por hacer mutis. ¿Será que saben escupir hacia arriba sin que el verdoso flemazo les caiga en la cara? (CONTINUARÁ)

Este texto fue editado por el equipo de redacción de ProgresoHoy.com. Colabora con nosotros enviando reportes, quejas ciudadanas, o noticias a nuestras redes sociales, escribe a nuestro correo [email protected], o envía mensaje, fotos o vídeos a nuestro WhatsApp al número 9991-501547.

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡Hola, déjanos tus comentarios!

Opinión

#OPINIÓN: No al borrón y cuenta nueva / Por el Profr. Roger González Herrera

Progreso Hoy

Publicado

el

Se cuenta en la Biblia, en el Antiguo Testamento, que la nación de Egipto sufrió la ira de Dios por medio de 10 plagas, que fueron una serie de calamidades sobre naturales que le infligió como estrategia para que el Faraón dejara partir a los hebreos, que estaban en condición de esclavos en ese país. Guardadas las proporciones, algo similar ha sufrido el municipio de Progreso en los últimos años con la calamidad, de proporciones bíblicas, de tener como alcalde al Sr. José Isabel Cortés Góngora, cuyo ascenso a la presidencia municipal se da como producto de una incestuosa relación entre priístas dolidos por las decisiones de su cúpula directiva y un grupo de émulos de Alí Babá y los 40 ladrones agrupados en el PANAL (partido satélite del PRI).
A pesar de que se encuentra a poco más de un mes de que finalice su catastrófica gestión, el alcalde progreseño, no acierta a resolver los problemas más apremiantes del puerto y, nuevamente, ha dejado sin agua potable a los habitantes de las comisarías del San Ignacio, Flamboyanes y Chuburná, pues no ha pagado el consumo de energía eléctrica del municipio, deuda que asciende a unos 800 mil pesos y que provocó que la Comisión Federal de Electricidad suspenda el suministro de energía de los cárcamos que surten del vital líquido a dichas poblaciones.
En el colmo de la desfachatez, Cortés Góngora, culpó al alcalde electo, el panista Julián Zacarías Curi, de la falta de pago de los usuarios del agua potable, pues, según afirmó, en su campaña política ofreció crear el programa “Borrón y Cuenta Nueva” para regularizar las deudas de las familias progreseñas con el Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (SMAPAP). El actual alcalde afirma que los usuarios dejaron de pagar en vista de ese ofrecimiento, lo que ha impedido cubrir los recibos de la CFE. La pregunta es: ¿Es la primera ocasión que surge este problema en Progreso? Definitivamente no. En otras ocasiones, las familias progreseñas han carecido del agua potable por semanas y hasta meses por la irresponsabilidad y el desorden administrativo de la actual gestión municipal. Entonces, ¿a qué se debieron los cortes anteriores, si existía (como afirman ahora) ingresos de hasta 60 mil pesos al día?
El problema no está en la oferta de campaña de Julián Zacarías, sino en la deshonestidad de los actuales funcionarios municipales y en el derroche irresponsable de los recursos públicos en elevados sueltos, abultada nómina y en el latrocinio del primer edil y su corte de íntimos cómplices. Al problema del agua potable tenemos que sumar el conflicto que enfrenta el cabildo porteño por la falta de pagos a los policías, quienes, en señal de protesta, se han manifestado y varios están de brazos caídos, lo cual representa un serio riesgo de inseguridad para las familias. El motivo del malestar de los agentes policíacos es que el alcalde mágicamente desapareció recursos por cerca de dos millones de pesos del Programa Federal Fortalecimiento de Seguridad (Fortaseg), que brinda incentivos a los policías.
Es clamor popular que el próximo alcalde Julián Zacarías no aplique el borrón y cuenta nueva, pero en relación a José Isabel Cortés Góngora y todos sus cómplices y que inicie su administración municipal con una implacable auditoría. Los ciudadanos tienen derecho a saber cómo recibe el Ayuntamiento y exigen que aplique todo el peso de la ley en contra de quienes han generado calamidades de proporciones bíblicas en Progreso en los últimos tres años. Si se pretende inaugurar una nueva época de desarrollo y prosperidad para Progreso, hay que empezar por exterminar las plagas, incluyendo, desde luego, las ratas. Que así sea. Mérida, Yucatán a viernes 27 de julio de 2018 @rogergonzalezh [email protected]

Continuar leyendo

Opinión

#OPINIÓN: Episodio electoral de Black Mirror / Por el Profr. Roger González

Progreso Hoy

Publicado

el

Por el mProfr. Roger González Herrera

Cinco de la mañana del lunes 2 de julio, estoy a punto de cumplir 24 horas despierto y al otro lado de la línea Víctor Hugo me dice contundentemente: “No podemos hacer nada por agilizar el proceso. Estamos en manos de ellos. Sólo necesitamos asegurarnos que nuestra gente no abandone las casillas”.
Con la adrenalina al máximo, miré al candidato y le dije: “Julián, tenemos que salir a realizar un recorrido para animar a todos para que nuestros cuidadores de casilla no se retiren, porque si se van corremos el riesgo de que las boletas no usadas, mágicamente, se vuelvan votos a favor del PRI”.
La elección del primer domingo de julio fue una auténtica prueba de resistencia para la ciudadanía, los representantes del PRI y los funcionarios de casilla (en su mayoría con filiación tricolor) aplicaron la estrategia del agotamiento para desalentar a los ciudadanos y provocar que abandonen sus tareas de vigilancia. No contaban con que el PAN progreseño lograra registrar representantes en cada centro de votación, consiguiendo que un verdadero ejército ciudadano de más de 500 personas convirtieran estos comicios en los más vigilados de toda la historia en el municipio de Progreso.
Las calles del puerto se veían desoladas y un viento fresco ya anunciaba la próxima salida del sol. Arribamos a las puertas de la escuela Vicente Guerrero, en la colonia del mismo nombre y un centenar de personas resguardaban las casillas, en su mayoría mujeres con el ánimo encendido y dispuestas a todo recibieron al candidato con aplausos. Ahí estaba Gina con su inseparable motocicleta, Suemi y Friné y otras aguerridas “lideresas” en su versión neo panista. Julián repartió besos y abrazos y les pidió a todos que permanecieran vigilantes y que no se retiren hasta que fijen en la puerta el cartel con los resultados. “Es nuestro deber ciudadano”.
El representante del PAN se asomó y se dirigió a la gente, informó que los representantes del PRI ya habían solicitado contar 4 veces las boletas electorales, estupefactos e incrédulos no digerían los resultados que daban una abrumadora mayoría a los candidatos del PAN por primera vez en toda la historia de este Puerto. La actitud de los representantes del PRI en las casillas me recordó a la serie de televisión británica “Black Mirror”, porque ninguno de sus episodios tiene un final feliz para sus protagonistas y todos acaban con una retorcida paranoia.
Lo cierto, es que nunca había observado una elección en la cual los resultados de cada casilla tarden tanto en darse. En la práctica, fue más el tiempo de conteo de votos y de elaboración de las actas que el tiempo destinado a que los ciudadanos sufraguen. Esto sólo sucede en nuestro México surrealista.
Y continuamos con nuestro periplo para animar a los simpatizantes del PAN. Visitamos el centro de votación que se instala en el saladero, luego el de la secundaria federal y así en cada punto del puerto nos encontramos con grupos de ciudadanos vigilantes, atentos y respetuosos, pero tercos y perseverantes. Ésta jornada electoral fue caracterizada por héroes anónimos como el Dr. Alfonso Ávila Prado que madrugó para ponerse en primer lugar en la cola y que entusiastamente se ofreció como escrutador de la mesa de casilla ante la ausencia de la persona que se había designado para dicho cargo. O como el Ing. Jorge Aménica Calderón que fungió como representante del PAN y que quiso inmortalizar el momento de su firma en el acta de escrutinio con una placa fotográfica “para la posteridad”. Ambos retornaron a sus domicilios felices y ya con el sol bañando de luz la playa progreseña.
No sólo fue el triunfo del PAN o de Julián, fue una hazaña histórica conquistada con la voluntad ciudadana. El compromiso es enorme. Jueves 12 de julio de 2018. Mérida, Yucatán. [email protected]

Continuar leyendo

#E/2018

#OPINIÓN: La victoria del PAN en Progreso. Por Roger González

Progreso Hoy

Publicado

el

POR EL PROFR. ROGER GONZÁLEZ HERRERA *

Por muchos años y décadas Progreso fue un infranqueable bastión priísta y, no obstante que hace 3 años ganó la alcaldía el PANAL, lo cierto es que el ayuntamiento que presidió José Cortés fue una burda copia de los gobiernos que le presidieron de extracción priísta y el más nefasto del que se tenga memoria, al grado de que en las encuestas de opinión salía reprobado con más del 90 % de negativos y con una calificación de apenas 3 puntos.
En el municipio de Progreso todo está mal, empezando por los servicios públicos elementales como el agua potable y la recoja de basura, no se diga del deficiente estado de los parques y espacios públicos y la inseguridad que llega a niveles de miedo y terror, con asaltos, violaciones y hasta muertos cerca del malecón y en lugares céntricos.
El pueblo cansado optó nuevamente por un cambio, pero esta vez por uno más seguro. Y lo que sucedió ahí a partir del domingo fue una batalla campal del pueblo organizado bajo los colores del PAN contra los rancios políticos que tienen en el desastre al Puerto. Se dió una excelente conjugación de talentos, empezando por Julián Zacarías, el alcalde electo, que fue un buen candidato y Acción Nacional un partido generoso para abrir sus puertas y sus estructuras a los ciudadanos. El blanquiazul fue el instrumento de la sociedad para enviar al basurero de la historia a los malos gobiernos y pésimos políticos.
Sin una estrategia clara, desorganizados y sin ideas, los priístas desarrollaron una campaña “espejo” con relación a la del PAN y trataron siempre de provocar enfrentamientos haciendo coincidir actividades proselitistas, de manera irresponsable, con la intención de enfrentar a los simpatizantes. Los del PRI usaron en todo momento al pueblo como una especie de “carne de cañón”, incluso en la sesión de cómputo final estuvieron alentando a sus militantes a acudir a presenciar una batalla perdida, porque el triunfo del candidato del PAN era inobjetable. Sin embargo, con mentiras, movilizaron a sus simpatizantes a la calle del consejo municipal del IEPAC mediante una campaña mediática. Sólo por la prudencia y el buen sentido común de los dirigentes panistas, las cosas no desencadenaron en una batalla campal.
Los progreseños han elegido un cambio y esperan esta vez se les cumpla. Yo soy partidario de que este maravilloso municipio, que festeja justo ahora su 147 Aniversario de Fundación, sea como su nombre un lugar de avanzada, de desarrollo armónico, de Progreso. ¡Felicidades! Mérida, Yucatán a viernes 6 de julio de 2018 [email protected]

* DELEGADO DEL PAN EN PROGRESO

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

#ENTÉRATE

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.