Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Conectate con nosotros

Opinión

#OPINIÓN: Progreso agraviado. Imprudencia y oportunidad. Por Dulce María Sauri Riancho

Progreso Hoy

Publicado

el

Progreso ha sufrido a lo largo de su historia fuertes huracanes, pero ninguno quizá más violento que las palabras de la secretaria de Turismo, Michelle Friedman. Desde su perspectiva, resulta más fácil destruirlo que componerlo, dando a entender de esa manera el elevado grado de dificultad para transformar al principal puerto de Yucatán en un destino agradable y atractivo para los visitantes. Al igual que muchos, me sentí primero agraviada por las expresiones de la novel funcionaria. La molestia pronto fue sustituida por la preocupación. ¿Qué significa el puerto de Progreso para el gobierno de Mauricio Vila? Me puse entonces a hurgar en el baúl del pasado de la que fue, para Yucatán, por 80 años, la única puerta al mundo del comercio.

Hace casi 148 años, el 1 de julio de 1871, fue inaugurado el puerto de Progreso, una vez que la antigua aduana colonial fue trasladada desde Sisal.

Era no sólo el punto de la costa más cercano a Mérida, sino también se localizaba en medio de la emergente zona henequenera de la porción noroccidental de la península.

El muelle “nuevo”, edificado por la compañía danesa Christiane & Nielsen, fue inaugurado en 1947, tras once años de construcción. Al paso del tiempo, la fibra fue sustituida por los hilos y jarcias yucatecas que salían de Progreso al mundo. Progreso era el punto de embarque hacia el centro del país, pues el ferrocarril que uniría por tierra a la península se inauguró hasta 1950 y fue apenas en 1958 cuando se pudo transitar sin cambiar de tren en Campeche, al concluir la introducción de la vía ancha hasta Mérida.

A mediados del siglo pasado, la caída de la demanda de los productos henequeneros impactó severamente la economía peninsular. El puerto: su muelle, su aduana, sus bodegas y sus trabajadores sufrieron el deterioro. Para entonces, la pesca ribereña tradicional iba en camino de transformarse en pesca comercial, lo que demandaba barcos de mayor tonelaje y capacidad, bodegas refrigeradas, fábricas de hielo y fileteadoras, y sobre todo un puerto de abrigo dónde refugiarse. Así surgió Yucalpetén, inaugurado en 1968, que dio un fuerte impulso a la pesca de escama y a su exportación.

La puerta de Yucatán al mundo se hizo pequeña e insuficiente para satisfacer las necesidades del estado. Fue en 1985 cuando dio inicio la construcción del puerto de altura, inaugurado cuatro años después, el 5 de octubre de 1989. El viaducto alcanzó siete kilómetros mar adentro; se construyó la terminal remota, patios de maniobras, la terminal granelera y se dio paso al arribo de embarcaciones de más de 20 mil toneladas de capacidad. Víctor Cervera Pacheco logró extraer del gobierno federal el financiamiento necesario para esta magna obra, que permitió la importación de granos —maíz, sorgo, soya— a precios competitivos para sostener a las industrias porcícola y avícola.

Además, se estableció la terminal de descarga y almacenamiento de combustibles —gasolinas, turbosinas, diésel—, gracias a la cual, en esta coyuntura de desabasto, ha permitido que Yucatán no padezca las carencias de otras partes del país.

Desde su fundación, el puerto de Progreso y sus playas han sido destino de vacacionistas que van a disfrutar de la “temporada” o a pasar el día. Ricos y pobres se apropian cada verano del tranquilo y cálido mar progreseño. Miles de casas ocupan la franja costera entre Chuburná y Telchac. Las marinas de Yucalpetén y Telchac albergan embarcaciones recreativas y yates, además de barcos pesqueros.

En esta compleja y vital sociedad se enclava el turismo de cruceros, objeto de preocupación de la secretaria del ramo. Es cierto que ella tiene como obligación principal velar por la promoción y el fortalecimiento de esta actividad tan relevante para la economía de Yucatán. Pero, con todo respeto, el turismo de cruceros no es el eje de la vida del puerto ni se puede concebir un programa de desarrollo integral que gire de manera preponderante en torno suyo. Y allá surge esta preocupación que comparto: ¿qué ha sucedido con el proyecto de aumentar la profundidad del canal de acceso al puerto de altura e incrementar la superficie de la terminal remota? ¿Y el ramal ferrocarril que conectaría con Poxilá y Hunucmá? ¿Qué ha pasado con el puerto seco y el patio de maniobras para contenedores? Y en la pesca de altura: ¿cómo apoyar a patrones y trabajadores que se dedican a ella? ¿Y los ribereños?

Incluso, en el sector turismo habría muchas cuestiones que abordar. Por ejemplo, la presión que los visitantes temporadistas hacen sobre los servicios de agua y electricidad, basura y desechos líquidos, entre otros. Suficientes para los pobladores permanentes, son rebasados por la demanda estacional. O la posibilidad de reforzar la dinámica de renta de viviendas a extranjeros. Pero, ¿cómo hacerlo cuando son víctimas frecuentes de robos sin resolver? La ocupación irregular de terrenos de la ciénaga y su relleno con basura para edificar vivienda precaria va mucho más allá del paisaje y los olores pestilentes. Atañe a la seguridad y la salud de cientos de personas que, aun conociendo el riesgo y la transgresión de la ley federal, viven en condiciones precarias.

Un joven presidente municipal, de edad semejante y mismo partido que Mauricio Vila, gobierna Progreso. La imprudencia verbal de su secretaria colocó al gobernador como rehén del principal puerto yucateco. Con hechos, ellos y ella tendrán que enmendar la plana de su “metida de pata”. Ella no sólo habrá de resolver paisaje y servicios para los cruceristas, sino impulsar un verdadero programa integral de desarrollo turístico para el municipio. Ellos habrán de coordinar esfuerzos entre órdenes de gobierno; conciliar intereses y moderar apetitos de ganancia fácil; acometer las obras de infraestructura indispensables para garantizar la expansión del transporte marítimo y el crecimiento de la pesca y el turismo. El agravio es grande. La tarea también. ¡Viva Progreso!— Mérida, Yucatán.

[email protected]

Licenciada en Sociología por la Universidad Iberoamericana, con doctorado en Historia. Exgobernadora del Estado y diputada federal del PRI por la vía plurinominal

(Artículo original del DdY)

Este texto fue editado por el equipo de redacción de ProgresoHoy.com. Colabora con nosotros enviando reportes, quejas ciudadanas, o noticias a nuestras redes sociales, escribe a nuestro correo [email protected], o envía mensaje, fotos o vídeos a nuestro WhatsApp al número 9991-501547.

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡Hola, déjanos tus comentarios!

Noticias

¿Cómo borrar a Progreso?

Progreso Hoy

Publicado

el

El Profr. Roger González Herrera (*) nos comparte el siguiente artículo de opinión sobre el caso de las polémicas declaraciones de la Secretaria de Turismo de Yucatán, Michelle Fridman Hirsch, en torno a “desaparecer del mapa a Progreso”:

Hace aproximadamente 66 millones de años un asteroide de unos 15 kilómetros de ancho impactó al noroeste de la península de Yucatán, donde hoy se erige la población de Chicxulub Puerto, comisaría del municipio de Progreso. El descomunal impacto provocó la extinción masiva de la mayor parte de los seres vivos de ese entonces, incluyendo a los dinosaurios, y generó un prolongado periodo de invierno global por la cantidad colosal de azufre que se inyectó en la atmósfera.

Guardadas las proporciones, la secretaria de Turismo estatal sugiere algo similar actualmente al opinar, en un desayuno con los medios de comunicación, que “en Progreso hay mucho por hacer y hacerlo por partes, porque es más fácil borrarlo del mapa y volverlo a construir” (Diario de Yucatán, 2 de febrero de 2019).

El “lapsus brutus” de la funcionaria le ha valido recibir una serie de críticas y descalificaciones de varios sectores de la sociedad yucateca, al grado, incluso, de pedir su destitución y declararla “persona non grata” para Progreso.

Por su parte, legisladoras federales emanadas del PRI aprovecharon para “rasgarse las vestiduras” y salir en defensa del municipio costero, apostándole a la mala memoria de los progreseños pues, es un hecho inobjetable, que todos los ayuntamientos anteriores (surgidos del PRI y del Panal) son los que llevaron a Progreso a la situación de abandono y desorden que hoy los gobiernos panistas tratan de resolver.

Y hay que decirlo claro, todos los exalcaldes y exalcaldesas que tuvo ese municipio intentaron borrarlo y destruirlo, pues robaron y aprovecharon sus cargos para hacerse de enormes fortunas utilizando la dádiva y la mentira para mantenerse en el poder. Y dejaron al puerto con pésimos servicios públicos, incluyendo largas temporadas sin agua potable.

Particularmente, el último alcalde surgido del Panal y de un ajuste de cuentas entre los mismos priistas dejó un daño patrimonial al municipio de casi 100 millones de pesos, delito por el cual tendrá que responder en los próximos meses ante las autoridades competentes.

Así las cosas, las desafortunadas declaraciones de la secretaria de Turismo, que realmente pudiera interpretarse como un desprecio a todo lo que huela a Progreso, incluyendo a su gente, quedará como una hoja negra en el anecdotario y la funcionaria tendrá que demostrar en los hechos la capacidad que su buena fama le precede. Y no dudo que así sea.

Por primera vez en la historia de Progreso hay un proyecto bien pensado para diversificar la economía y un plan maestro para mejorar su imagen turística, así como un esfuerzo real de promoverlo internacionalmente, incluso, con el rediseño de la marca con la creación de un sobrenombre que lo va a catapultar en el extranjero: “Puerto Maya Progreso”.

La declaración más sensata al respecto la hizo el actual alcalde panista de Progreso, Julián Zacarías Curi, que evitó caer en “dimes y diretes” al señalar que ni el gobernador ni él coinciden con esas declaraciones y que, por el contrario, están construyendo (municipio y gobierno estatal) varios proyectos para mejorar Progreso, que ya lo consideran un destino turístico en desarrollo y que, por lo tanto, es prioridad para detonar al Estado.

Entonces, a la pregunta: ¿Cómo borrar Progreso? La respuesta es clara, no se puede, a pesar de la amenaza del asteroide “fridmoniano”. Sin embargo, sí puede reinventarse y reescribirse, para hacer de Progreso un lugar que en los hechos haga honor a su nombre y sea un municipio de avanzada, un anticipo del futuro, moderno y amigable con el medio ambiente, con un desarrollo sólido y diversificado y donde sea fácil ser feliz.

Por primera vez en la historia de Progreso hay un proyecto bien pensado para diversificar la economía…— Mérida, Yucatán.

[email protected]

*Director del Consejo Estatal de Población

Continuar leyendo

Noticias

EL CHISME DEL DÍA: ¿Amenazas por un puesto político?

Progreso Hoy

Publicado

el

HOY LAS MALAS LENGUAS NOS CHISMEARON QUE:

LUEGO DE negarse a renunciar a la Dirección del Tec de Progreso, el Director de la Institución, Irving Castillo Avila ha recibido diversas amenazas por parte de gente ligada al Partido Acción Nacional, para desistir en sus intentos por quedarse al frente de esa institución.
¿VERDAD O FICCIÓN? lo cierto es que el hasta ahora director, ya anda “escoltado” siempre, por uno o dos colaboradores, quienes no le quitan la mirada de encima y quienes le cubren las espaldas, esto tras las supuestas “invitaciones” (léase amenazas) que ha recibido para dejar la dirección del Tecnológico.
DE IGUAL forma, se ordenó un mayor control en los accesos de las personas que visitan el ITSP, en previsión de alguna agresión contra el directivo de la “Fuerza Guerrera”. Así han comentado alumnos y empleados que han sido testigos de lo que ocurre ahora en esa institución.
COMO SE HA INFORMADO, el gobernador Mauricio Vila Dosal propuso al ex diputado local, Rodolfo González Crespo para ocupar la dirección del ITSP en sustitución del progreseño Irving Castillo, pero resulta que éste último señaló que su designación vence hasta febrero de 2022, es decir, cuando cumpla cuatro años el frente del Tec.
TRAS LAS declaraciones del director, algunos conocidos priistas han considerado la postura de Castillo Avila como una afrenta al nuevo gobierno, pues como se sabe, los cargos que tienen son puestos políticos, fueron designados por el entonces gobernador (Rolando Zapata) y bien el propio gobernador (ahora Mauricio Vila), puede removerlos en cualquier momento.
EN DADO CASO, es el mismo gobernador quien preside las juntas de gobierno de esas instituciones y en cualquier momento puede presentar a nuevas ternas o destituir a los actuales directivos.
Según priistas, los directores de los institutos como el de Progreso no obtuvieron esos puestos por su capacidad docente o académica (la cual no se pone en duda), porque la realidad es que ellos bien saben que fueron colocados por política y así mismo, por política, deben renunciar a ellos junto con quien los puso.
HAY VERSIONES que el gobierno estatal está negociando la salida de los actuales directores y que en caso necesario, se irán a pleito legal hasta lograr removerlos de los cargos, pues se comenta que la orden superior es que rueden las cabezas de todos los priistas.
POR UNA PARTE, lo bueno es que el Tec sigue hasta ahora sus actividades normales pero…
LO MALO es que el Tec ha servido en los últimos meses para refugiar a más de una decena de priistas desempleados y sin perfil académico que llegaron a Progreso con la intención de quedarse con algún puesto laboral del instituto, todos ellos pertenecientes al grupo político priista “Magalonzo”.
Todo lo anterior -dicen los chismes-, hace pensar que el Tec Progreso está y seguirá muy peleado, sobre todo porque cuenta con los espacios suficientes para colocar a más colaboradores para que tengan trabajo seguro, por lo menos en los próximos seis años. Mientras tanto, el tema ya llegó incluso al Congreso del Estado, donde ahora diputados exigen al gobierno tratar el asunto apegados a la Ley.
Y no es para menos, pues en este puerto no solo el Tec, sino también la Administración Portuaria Integral de Progreso (API), es otra de las instituciones de gobierno cuya dirigencia también estará en pleito en los próximos meses, aunque esta lucha será entre el gobierno federal de AMLO y el súper-delegado Joaquín Diaz Mena y el gobierno estatal de Mauricio Vila.

***IMPORTANTE: Estos son chismes que nos contaron hoy Las Malas Lenguas y puede que se confirmen o no en los próximos días.

El director del ITSP, Irving Castillo

Continuar leyendo

Opinión

#OPINIÓN: No al borrón y cuenta nueva / Por el Profr. Roger González Herrera

Progreso Hoy

Publicado

el

Se cuenta en la Biblia, en el Antiguo Testamento, que la nación de Egipto sufrió la ira de Dios por medio de 10 plagas, que fueron una serie de calamidades sobre naturales que le infligió como estrategia para que el Faraón dejara partir a los hebreos, que estaban en condición de esclavos en ese país. Guardadas las proporciones, algo similar ha sufrido el municipio de Progreso en los últimos años con la calamidad, de proporciones bíblicas, de tener como alcalde al Sr. José Isabel Cortés Góngora, cuyo ascenso a la presidencia municipal se da como producto de una incestuosa relación entre priístas dolidos por las decisiones de su cúpula directiva y un grupo de émulos de Alí Babá y los 40 ladrones agrupados en el PANAL (partido satélite del PRI).
A pesar de que se encuentra a poco más de un mes de que finalice su catastrófica gestión, el alcalde progreseño, no acierta a resolver los problemas más apremiantes del puerto y, nuevamente, ha dejado sin agua potable a los habitantes de las comisarías del San Ignacio, Flamboyanes y Chuburná, pues no ha pagado el consumo de energía eléctrica del municipio, deuda que asciende a unos 800 mil pesos y que provocó que la Comisión Federal de Electricidad suspenda el suministro de energía de los cárcamos que surten del vital líquido a dichas poblaciones.
En el colmo de la desfachatez, Cortés Góngora, culpó al alcalde electo, el panista Julián Zacarías Curi, de la falta de pago de los usuarios del agua potable, pues, según afirmó, en su campaña política ofreció crear el programa “Borrón y Cuenta Nueva” para regularizar las deudas de las familias progreseñas con el Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (SMAPAP). El actual alcalde afirma que los usuarios dejaron de pagar en vista de ese ofrecimiento, lo que ha impedido cubrir los recibos de la CFE. La pregunta es: ¿Es la primera ocasión que surge este problema en Progreso? Definitivamente no. En otras ocasiones, las familias progreseñas han carecido del agua potable por semanas y hasta meses por la irresponsabilidad y el desorden administrativo de la actual gestión municipal. Entonces, ¿a qué se debieron los cortes anteriores, si existía (como afirman ahora) ingresos de hasta 60 mil pesos al día?
El problema no está en la oferta de campaña de Julián Zacarías, sino en la deshonestidad de los actuales funcionarios municipales y en el derroche irresponsable de los recursos públicos en elevados sueltos, abultada nómina y en el latrocinio del primer edil y su corte de íntimos cómplices. Al problema del agua potable tenemos que sumar el conflicto que enfrenta el cabildo porteño por la falta de pagos a los policías, quienes, en señal de protesta, se han manifestado y varios están de brazos caídos, lo cual representa un serio riesgo de inseguridad para las familias. El motivo del malestar de los agentes policíacos es que el alcalde mágicamente desapareció recursos por cerca de dos millones de pesos del Programa Federal Fortalecimiento de Seguridad (Fortaseg), que brinda incentivos a los policías.
Es clamor popular que el próximo alcalde Julián Zacarías no aplique el borrón y cuenta nueva, pero en relación a José Isabel Cortés Góngora y todos sus cómplices y que inicie su administración municipal con una implacable auditoría. Los ciudadanos tienen derecho a saber cómo recibe el Ayuntamiento y exigen que aplique todo el peso de la ley en contra de quienes han generado calamidades de proporciones bíblicas en Progreso en los últimos tres años. Si se pretende inaugurar una nueva época de desarrollo y prosperidad para Progreso, hay que empezar por exterminar las plagas, incluyendo, desde luego, las ratas. Que así sea. Mérida, Yucatán a viernes 27 de julio de 2018 @rogergonzalezh [email protected]

Continuar leyendo
Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#ENTÉRATE