PROGRESO.– Como se temía, luego de cinco días de escasez de agua por el corte de luz al cárcamo de rebombeo de esta ciudad y dos pozos del centro de captación de Temozón, la situación se complicó el fin de semana y el desbasto del preciado líquido afectó al sector pesquero, turístico y habitantes de la ciudad.

De entrada, en plena temporada de captura de pulpo, la producción de hielo se desplomó hasta en un 50 %, pues a falta de agua potable las fábricas de hielo bajaron su operación, recurrieron a la compra de pipas para abastecer sus cisternas, informa Diario de Yucatan.

En esta ciudad y Yucalpetén funcionan 10 fábricas de hielo, cada una produce al día un promedio de 400 marquetas de 150 kilos cada una, producción que se destina para las congeladoras, barcos de la flota mayor de Yucalpetén y centros de acopio de la costa, informa Diario de Yucatan.

Para poder producir hielo, las fábricas, de acuerdo con los encargados, se vieron obligados a comprar pipas de agua de a 20,000 litros, cada viaje costó $1,200 y la mayoría requirió de dos viajes.

En las congeladoras también se tuvo que comprar agua por medio de pipas, para el procesamiento del producto destinado para la exportación.

Los encargados de las plantas explicaron que debido a que el agua que compran en pipas no está tratada, las tienen que someter a un tratamiento de cloración para usarlas en el procesamiento del molusco, pues todo está regulado con las normas sanitarias para la exportación del pulpo, lo que encarece la producción.

La situación por falta de agua también afectó a los hoteles y restaurantes del puerto. De acuerdo con los encargados de los centros de hospedaje, muchos clientes que habían reservado habitaciones en el fin de semana, al enterarse que hay problema de abasto de agua potable, decidieron cancelar sus reservaciones a pesar que se les explicó que se garantizaba el servicio porque se contrató pipas.

También como se esperaba en las colonias la falta de agua se agudizó en los sectores alejados del centro de la ciudad, como aseguró Gabriel Cámara Maldonado, vecino de Nueva Yucalpetén quien dijo que ayer sábado su casa amaneció sin agua y lo más grave del caso es que las empresas que venden el líquido por medio de pipas sólo surten pedidos de 10,000 litros en adelante, y no todas las familias cuentan con cisternas grandes.

—¿Qué espera el alcalde José Cortés para solucionar el problema del agua? Que pague lo que se debe de la luz, porque la falta de agua causará problemas de salud púbica —expresó Cámara Maldonado.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...