Para presentar los resultados de la iniciativa que impulsa la transición hacia la producción sustentable de soya en la región, coordinada por la Junta Intermunicipal Biocultural del Puuc (Jibiopuuc), se reunieron autoridades de los tres niveles de Gobierno en el ejido de Poccheil, municipio de Tekax.

La soya es uno de los principales cultivos de la entidad pero actualmente se siembra bajo esquemas que incluyen el uso intensivo de agroquímicos como el glifosato para el control de plagas y fertilizantes que causan graves afectaciones, tanto al manto freático como a la salud pública, además de que perjudican en otras labores como la apicultura.

Ante esta situación, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) promueve la utilización de insumos orgánicos en el sector agrícola y para ello cuenta con el apoyo de aliados estratégicos como las Secretarías de Investigación, Innovación y Educación Superior (Siies), y de Desarrollo Rural (Seder), así como la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Durante su intervención, Eduardo Batllori Sampedro, titular de la Seduma, quien asistió en representación del Gobernador Rolando Zapata Bello, habló sobre el importante reto que significa reducir el uso de agroquímicos en el campo y buscar alternativas viables. Mencionó que estos proyectos refuerzan el compromiso de Yucatán con los productores para alcanzar una mejor calidad de vida.

Pablo Castro Alcocer, delegado estatal de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), señaló que los cultivos orgánicos son el medio idóneo para el desarrollo económico y social del rubro, así que se requiere de una alineación y coordinación efectivas entre el estado y la federación.

Por su parte, Minneth Medina García, directora de la Jibiopuuc, declaró sobre la trascendencia de la iniciativa para lograr que las mujeres y hombres que se dedican a esta actividad incrementen la superficie de siembra.

Indicó que la vinculación de este plan con el proyecto de fondos concurrentes promovido por la Seduma y la Conafor, permitirá la conservación de 500 hectáreas en el Poccheil y una inversión adicional para la siembra de soya y la labor apícola.

Para cerrar la reunión, se realizó una visita por las parcelas, guiada por Pedro Isabeles Flores, gerente de Fertimaya, empresa que provee de insumos y capacitación. Desde una perspectiva biocultural, Isabeles Flores hizo hincapié en el valor del conocimiento de los sistemas de producción mayas y cómo incorporarlos junto a la ciencia y tecnología para mejorar la calidad y el rendimiento. También, resaltó que la agricultura inocua y orgánica es la mejor opción para Yucatán.

De acuerdo con estimaciones, bajo el esquema de manejo de insumos orgánicos se obtienen mayores rendimientos, mejor calidad de semilla y por tanto, beneficios económicos y ambientales.

Estuvieron presentes Máximo Paredes Rodríguez, director de Desarrollo Rural y Comercialización de la Seder; Josué Manance Couoh Tzec, alcalde de Tekax; Arturo Adolfo Peniche Solís, director de Fertimaya; Rey David Palma Cáceres, comisario ejidal de Poccheil; Luis Palma Cáceres, presidente de la Unión de Ejidos Soyeros; Alejandro Ramírez Loria, director Investigación e Innovación de la Siies y productores locales.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...