La delegación de la Sedatu en Yucatán continúa el combate al hacinamiento en municipios del interior del Estado, en esta ocasión con 120 recámaras adicionales que benefician a 400 habitantes de Sucilà, Calotmul y Temozón.

En gira de trabajo por el oriente del Estado, el delegado Wílliam Renán Sosa Altamira afirmó que avanzan a paso firme los programas de la Sedatu, gracias a la suma de esfuerzos del Gobierno Federal, el gobierno del Estado, los ayuntamientos y los propios beneficiaros, en una dinámica de trabajo que colocó a Yucatán desde el año pasado como la tercera mejor delegación del país.

“Gracias a esa coordinación estamos consolidando los programas, respondiendo de manera puntual a las necesidades de las familias que más lo necesitan y, si mantenemos el paso, seguramente refrendaremos nuestra posición como una de las mejores delegaciones en cuanto a resultados”, subrayó Sosa Altamira.

“Sin embargo, más allá de los números y las estadísticas, lo más importante es que nuestras acciones siempre son en beneficios a los yucatecos, tal como nos instruyó la Presidencia de la República y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. Una visión que comparte, desde luego, nuestro gobernador Rolando Zapata Bello, a quien le agradecemos todo su apoyo”, afirmó el funcionario.

En la gira, el delegado de la Sedatu entregó las recámaras que se construyeron con subsidios del Programa Apoyo a la Vivienda del Fidecomiso Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo) a 120 familias, que implican una inversión de $ 6.1 millones, provenientes del Gobierno Federal, los municipios y las aportaciones de los beneficiarios.

En su mensaje, Sosa Altamira ofreció a los vecinos gestionar más acciones de vivienda para beneficiar a más familias y mejorar así su calidad de vida, pues una recámara adicional les cambia la vida a sus integrantes, particularmente a los hijos y a las mujeres.

“No estamos construyendo cuartos, sino creando espacios para contribuir a un mejor desarrollo de las familias”, apuntó el delegado.

Jacinta Tun Jiménez de 36 años, beneficiaria de Sucilá, agradeció al delegado de Sedatu por el apoyo otorgado y por estar pendiente de las necesidades de las familias que viven en situación de hacinamiento y con carencias en la calidad de sus viviendas.

En Sucilá, se hicieron 30 recámaras con una inversión de $1,560, 000. De allá, Sosa Altamira y su equipo de trabajo se trasladaron a Calotmul, donde entregaron 40 cuartos adicionales, por un monto de $ 1, 760, 000.

Por último, en Temozón, el delegado Sosa Altamira dedicó más tiempo a platicar con los beneficiarios, para conocer sus opiniones sobre el programa y escuchar otras inquietudes, interés que agradecieron los vecinos.

En ese municipio, entregaron 50 recámaras que se construyeron con una inversión de $ 2,844, 718.50.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...