MÉRIDA.– “Señor, por favor, díganos si hay alguien más allá adentro porque desde anoche estamos buscando a mi esposo, que ayer salió temprano para venir a trabajar y no llegó; ayer vinimos aquí entre las 10:30 y 11 de la noche y ya no había nadie que nos diera razón y ya fuimos al O’Horán, a la Fiscalía y nadie nos da razón; por favor, díganos, yo siento que mi esposo está allá adentro”, pidió en medio del llanto Elda María Hernández Uicab, esposa de Enrique Javier Torres Fernández, de 42 años, quien se encuentra desaparecido tras el derrumbe de un hotel.
Se dirigía al representante de la Fiscalía General del Estado que se encontraba en la obra “Complejo Paseo 60”, donde ocurrió el derrumbe parcial del edificio Oriente que mató a cuatro trabajadores.
Ayer, a las 12:15 del día, llegó la señora Hernández Uicab acompañada de su hija Areli Alejandra Torres Uicab, de su pequeña nieta, su cuñada y sobrina en busca del paradero de su esposo Enrique Javier Torres Fernández, de 42 años, quien salió el lunes en su bicicleta plateada de doble asiento a trabajar en la obra de la calle 60 por 35, propiedad del empresario José Chapur Zahoul, informa el periodico Por Esto.
El representante de la Fiscalía, de nombre Eric, sólo tomó nota de los datos de la señora y les dijo que esperaran la lista de los muertos para ver si se encontraba entre ellos.
“No está entre los cuatro muertos que encontraron ayer, no está allá porque aunque en la Fiscalía, cuando fuimos a las 8 de la mañana, no nos supieron decir los nombres de los fallecidos, nos dijeron que no había nadie con un tatuaje en el pecho, como el que tiene mi papá, y de allá nos dijeron que viniéramos acá, a la obra, porque mi papá puede estar adentro”, relató Areli Torres Uicab.

Pesadilla

Como se ha informado, a las 17:30 de la tarde del lunes, una mala maniobra de grúa provocó el derrumbe parcial de la estructura del “Complejo Paseo 60”, ubicado a espaldas del Hyatt en la calle 60 por 35 del Centro de la ciudad.
Informamos que, de acuerdo con declaraciones de Misael Ayala, arquitecto a cargo de la obra de Constructora Bacsa, habría 8 desaparecidos y 4 fallecidos.
De acuerdo con datos de la Fiscalía, las 4 personas fallecidas fueron identificadas como: Ever Mauri Vázquez Moo, de 22 años, de origen yucateco; Audomaro Ek Ac, de 42 años, también de esta Entidad; Casimiro Bustos Hernández, de 26 años, de Veracruz, y José Raymundo Guillén, de 56 años, de la Ciudad de México; todos los cuerpos fueron entregados a sus familiares.
Sin embargo, de los 8 desaparecidos que contabilizó el arquitecto responsable de la obra no se ha sabido nada más.
Ayer, a las 11 horas, POR ESTO! entrevistó vía telefónica al director de Protección Civil, Aarón Palomo Euán, quien afirmó que no había más personas en la obra, sólo los 4 fallecidos entregados y ningún desaparecido.
“Sólo hubo 4 fallecidos, no hubo más cuerpos que estuvieran debajo de escombros, se hizo el recorrido con los perros de búsqueda y no se detectaron más cuerpos; estuvieron indagando, la Fiscalía sigue indagando, pero lo que era en los escombros se determinó que sólo son 4 cadáveres, no hubo nadie más.
“Protección Civil terminó ayer (por lunes) su trabajo y la Fiscalía se hizo cargo asegurando la obra, y tal vez las autoridades laborales harán su respectiva labor, vendrán peritajes y resultados de investigaciones. Protección Civil se hará presente otra vez cuando esa obra entre en funciones”, dijo.
La realidad es que, desde las 10:30 de la noche del lunes, había una familia que buscaba a uno de los trabajadores.
De acuerdo con las versiones recabadas por POR ESTO!, entre las 10 y 10:30 p.m. los trabajos de búsqueda encabezados por Protección Civil se dieron por terminados, y cuando la familia de Torres Fernández acudió ya no encontraron a nadie para que les dieran informes.

“¡Ahí está la bici de papá”

“Nadie nos da razón, nadie nos dice nada, por favor, díganos”, pedía la esposa, al tiempo que la hija miraba entre las rejas al fondo de la construcción y gritaba “¡ahí está la bici de papá, es ésa!”, pero los policías les impidieron tomar fotografías.
Los trabajos de búsqueda reiniciaron a las 14:18 horas, cuando los perros de búsqueda “Samo” y “Dexter” del Escuadrón Canino K9 de la Fiscalía y un equipo detector de calor de la empresa Cemex ingresaron a la obra; es decir, la búsqueda estuvo detenida casi 14 horas.

“Tiene que denunciar”
Aunque la familia de Torres Fernández pedía información y apoyo, ni los policías de la patrulla que custodiaba la obra, ni los representantes de la Fiscalía les daban información o les orientaban mientras las horas pasaban.
El asedio de los medios a los familiares llevaron al personal de la Fiscalía a decirles que estaba en camino equipo y que esperaran, pero a las 2 de la tarde Eric, de la Fiscalía, que encabezaba la diligencia, les dijo que el equipo que “viene en camino no es para lo de ustedes, es otra cosa, tienen que ir a denunciar para que se haga la búsqueda”.
En ese momento los familiares decidieron ir a la Fiscalía a poner la denuncia; sin embargo, regresaron unos minutos después, porque llegaron los perros de búsqueda de la Fiscalía y ya no se “despegaron” en espera de respuestas.
Enrique Javier Torres Fernández se quedó a trabajar una hora extra el pasado lunes, por lo que no se retiró a las 17:00 horas; él se desempeñaba en el armado de las varillas y lo hacía en la parte más baja de la estructura.
Aunque elementos de la policía se llevaron a las 17:10 a la esposa del trabajador a denunciar a la Fiscalía, no lo hizo, sino hasta las 7 de la noche, en compañía de su sobrino, que es abogado.
La incertidumbre, la angustia, el llanto, el dolor y la desesperación eran visibles en la esposa y toda la familia; nadie les daba información, ni aliento, ni apoyo.
Hubo hermetismo de las autoridades sobre los trabajos que llevaban a cabo, el número de personas que buscaban, las razones por las que pararon la búsqueda el lunes por la noche y qué hacían en el interior del inmueble desde las 14:18 horas de ayer martes.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...