PROGRESO.– Vecinos de la comisaría Flamboyanes se manifestaron contra las anomalías que se viven por el transporte público, que a veces la demanda y los supera

En esta protesta vecinal, sobre todo de las madres de familia y trabajadoras Yarely Martínez Pastrana, Rocío Pérez Rivera y Patricia León Juárez, dieron a conocer las quejas y las anomalías tanto de las combis, como de los camiones.
En primera instancia se tocó el tema del horario, ya que la gente trabajadora y estudiantes tienen que salir muy temprano “a cazar el camión”, como se dice en este rumbo.
Donde la mayoría de los vehículos empiezan a laborar muy tarde y esto afecta en la entrada, muchos llegan y encuentran sus centros laborales y escolares ya cerrados, informa Por Esto.
La mayoría de la población, llámese un 70 % de los 6,000 habitantes, salen de esta comunidad a realizar sus actividades y utilizan el transporte público.
En su caso llegan al puerto y la mayoría tiene que abordar otro camión para llegar a su destino, ya que no cubren las rutas específicas trazadas, dentro de la población.
Las unidades que prestan el servicio, no se dan abasto en horarios matutinos, cuando todos corren de 6 a 8 horas en promedio.
Entre otras anomalías, el transporte que lleva a los alumnos a la Secundaria Técnica Pesquera, ya con varios reportes, tienen que pagar el doble, 15 pesos, por no tener moneda fraccionaria.
En temporada de lluvias, y con excusa de las calles en mal estado, el transporte no cubre sus rutas asignadas y los usuarios han ido a reportar estas anomalías.
Los choferes no son respetuosos ante la ciudadanía, además que ponen música con volumen elevado, vienen platicando con algún usuario, no escuchan cuando les piden parada y los bajan cuadra y media después, además los bajan donde están los charcos, no sobre las escarpas.
Cuando los alumnos no tienen moneda fraccionada y tienen algún billete no los quieren llevar, esto es en el caso de los camiones.
Por parte de las combis, al ver a los estudiantes pidiendo parada, no se las dan porque les cobran medio pasaje.
Debido a la presión por parte de la Dirección de Transporte, ya no permitían cargar pasaje en la calle, al paso, sino tenía que ser en los paraderos, que para muchos les queda lejos.
Esto no fue avisado de manera preventiva, por medio de boletines dentro del camión, sino sólo se pasó la voz.
También estaban obligados a realizar toda la ruta dentro del fraccionamiento, a pesar que las unidades estaban llenas de pasajeros, debería comenzar desde las 5:30 horas, y terminar hasta las 22 horas, pero muchas veces terminan antes.
La comisaria Irma Noemí del Río Canul entregó un oficio con estas quejas el pasado 20 de septiembre al ayuntamiento, pidiendo que todo vuelva a la normalidad y se atienda como debe ser a esta comunidad.

Comentarios

1 Comentario

  1. es el pretrexto para que el transporte municipal siga metiendo y dando permisos a sus agremiados quieren acaparar todo

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...