Por Jéssica Saidén Quiroz

Cada semana, al preparar esta columna que tienes hoy en tus manos, me llena de motivación y entusiasmo el hecho de imaginar que tal vez a través de estas letras puedas tu experimentar las vivencias que voy coleccionando en cada una de mis visitas, giras o reuniones en las comunidades de nuestro bello Estado. Historias muy significativas, con un valor especial y mucha vida envuelta entre ellas, tiempo, esfuerzo, dedicación, superación, éxito; simplicidad, complicidad y empatía son aspectos que abundan también en cada anécdota y en la personalidad de sus protagonistas.

“Pon tu corazón, mente, intelecto y alma incluso en tus actos más pequeños. Ese es el secreto del éxito” Swami Sivananda.
Siempre que tengo oportunidad, aprovecho platicar con los Líderes para la Educación Comunitaria, o LEC´s, como se les conoce dentro del Consejo. Nuestros LEC´s son jóvenes que se adentran a las localidades más apartadas a impartir educación y permanecen semanas enteras en convivencia permanente con los habitantes de las comunidades, comen, educan, platican y juegan con ellos, se involucran en los problemas, sus soluciones y participan en la toma de decisiones; se adentran tanto en cada comunidad que de manera inevitable y sin darse cuenta asumen un rol primordial para las familias que atienden. Es por ello que cada Líder representa una persona exitosa para mí porque ponen el corazón, mente y alma en cada experiencia, y por tal motivo me gusta compartir sus vivencias, que a la postre, se convierten en mis vivencias… nuestras vivencias.

Hace unos días estuve en la comunidad de Santo Domingo de Hunxectamán, Mérida, lugar en donde la líder Mariana Judith Gamboa Gil cubre un servicio de primaria, atiende a 20 alumnos de distintos grados, en el mismo salón  y se da tiempo también para trabajar con un oyente, quien resulta ser su alumno más aplicado y cumplido de todos. Se trata de Raúl Santiago Fernández Chi, de 36 años de edad, quien más allá de los retos y dificultades que conlleva su discapacidad (Síndrome de down) posee una historia de superación y tenacidad. Mariana me comentó que Raúl siempre es el primero en llegar, todos los días desde las 7:00 de la mañana aparece muy entusiasta en espera de que lleguen sus demás compañeros, siempre anda bien uniformado con sus prendas muy planchaditas y peinado casi impecable. – “Él, junto con los demás niños me han motivado para brindar una educación de calidad e incluyente, ya que de igual manera trabajo con niños de diferentes edades”- Comentó Mariana.

En aprovechamiento a la situación, Mariana vio la oportunidad perfecta para platicarles a sus alumnos sobre temas relacionados con la discapacidad, los distintos tipos que existen así como la importancia de la inclusión, precisamente para no hacer a un lado a su compañero y apoyarlo en todo lo que él requiera. Al principio fue muy difícil que los niños se adapten ya que Raúl necesitaba una atención personalizada; “En lo personal, haberle dicho si a Doña Florentina, madre de Raúl, me permitió convencerme de ir por el camino correcto y terminar de entender que ésta es mi vocación, y recordar también lo que desde pequeña mis padres me enseñaron: Haz el bien sin mirar a quien y nunca excluyas a nadie… todos  debemos ser tratados y respetados por igual”.

Quiero contarte a ti que estás leyendo, que a diferencia de los maestros normalistas o licenciados en educación, los LEC´s son en su mayoría jóvenes bachilleres que han recibido una capacitación previa, están en constate capacitación y asesoría basada en un modelo educativo muy distinto al de las escuelas regulares, pero no por ello menos funcional. La gran diferencia radica en que estos jóvenes tienen que hacer frente a todas  las adversidades y complicaciones que se les presenten, con responsabilidad y entrega, sin apoyo de especialistas en educación especial que atiendan casos específicos como el que te he contado hoy. Este esfuerzo extra les da más valor a estos jóvenes y que con toda seguridad y sin temor a equivocarme te comento que, cada uno al concluir su servicio con nosotros desarrolla un crecimiento profesional y humano sin igual, mismo que ni ellos imaginaron alcanzar en un principio.

Estos testimonios son los que me motivan y me comprometen cada vez más como delegada. La historia de Raúl me ha hecho constatar que si es posible una verdadera educación de calidad e incluyente. Aún falta mucho camino por recorrer  pero estoy convencida que trabajando fuerte y sumando esfuerzos, apoyaremos a estas y muchas personas más que en CONAFE han encontrado una oportunidad de superación.

A aquellos que alguna vez me preguntaron. “¿Existe alguna clave para que la formación de estos niños funcione? Les respondo- “Para poder educarlos hay que comenzar por quererlos, lo demás viene después”.

Twitter: @JessiSaiden

Facebook: Jessica Saidén Quiroz

Comentarios

No hay comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...