Conectate con nosotros
17 de Junio de 2024

Noticias

Sin avances la reconstrucción de la Casa Escalante en Progreso

Publicado

el

PROGRESO.– En su edición de ayer, el periódico Mural de la Ciudad de México (de Grupo Reforma), publicó una nota informativa sobre la recontrucción de la Casa Escalante, que como informamos en su momento, un Juez Federal ordenó que sea reconstruida luego de que la Cadena Comercial Oxxo la demoliera para la instalación de una de sus tiendas.
La Casa Escalante, no es la “aduana de Progreso”, como en algunas publicaciones se ha señalado erróneamente. Se trata en realidad de la casona que albergó, por muchos años, la agencia aduanal Escalante, es decir, una empresa particular que se encargaba de realizar trámites aduanales para la importación y exportación  de diversos tipos de cargas. La Casa Escalante se ubica en la calle 27 por 76.

Cabe señalar que según el INAH, la cadena Oxxo tenía un plazo límite para iniciar y concluir la obra de reconstrucción de la Casa Escalante, pero hasta la fecha, los trabajos no tienen un avance notable, pues solo se ha visto a algunos trabajadores en el lugar, pero en la zona de las bodegas. En la fachada aún no se inician los trabajos. Desde agosto de 2015 se informó de este fallo, pero hasta hoy no se notan los avances.

25082015138333796Firmada por la reportera Yanireth Israde, el periódico Mural publica la siguiente información:

La cadena comercial Oxxo deberá restituir la Casa Escalante, uno de los inmuebles más antiguos de Progreso, Yucatán, que derribó para instalar una tienda.

Tras presentar una denuncia penal, el INAH demostró que la casa naviera y primera agencia aduanal de la ciudad era un monumento, emblema del puerto junto con el muelle, los almacenes, las plataformas y los rieles, entre otros testimonios del transporte e intercambio de mercancías.

“La casa está en un sitio muy visible. Su pérdida implicaba dejar un hueco, un baldío por quién sabe cuánto tiempo, una ‘caries urbana’, como le llamamos, porque el paisaje queda como chimuelo. Por tanto, la idea de hacer una restitución resultaba una solución favorable para la ciudad desde el punto de vista del INAH”, explica Arturo Balandrano, coordinador de Monumentos Históricos del Instituto.

La construcción del siglo 19, localizada en el cruce de las calles 27 y 76, en el Centro Histórico, perdió su primera crujía y el pórtico de acceso el 11 de julio de 2014, cuando ingresó maquinaria pesada al predio.

El INAH suspendió la demolición e inició acciones legales por la destrucción del bien patrimonial, hasta lograr en 2015 una sentencia favorable y la reparación del daño.

“Es una arquitectura con características modestas, propias de la zona, pero en esta sencillez radica su belleza y sus valores. No necesita ser un monumento fastuoso, no se conservan solamente conventos del siglo 16 o catedrales, sino también estos edificios vinculados al comercio que formaron parte de la vida económica y el desarrollo cultural de los puertos”, destaca Eduardo López Calzada, delegado de la dependencia en Yucatán.

REFORMA solicitó una entrevista con representantes de Oxxo. La empresa respondió con un comunicado: “En conjunto con el INAH se acordó la reconstrucción del pórtico que forma parte de un inmueble que hemos rescatado, y en el que actualmente estamos construyendo una tienda, de acuerdo a los reglamentos municipales y del INAH”.

Añade que, en colaboración con el Instituto, han rescatado más de 30 predios en el Estado con apego a la Ley.

El inmueble, que adopta el nombre del empresario y político yucateco José Gabriel E. Escalante Lara, recobrará ahora su estampa, como sucedió antes en Puebla con la Casa del Torno, del siglo 17, demolida en 2012 por la construcción del teleférico y cuyas obras para levantarla de nuevo concluyeron este mes.

La misma solución prevé Balandrano para una casona del 19 derribada en abril en el Centro Histórico de Parral, Chihuahua, donde las autoridades locales pretenden colocar una estatua ecuestre de Francisco Villa. En este caso, el INAH promovió también acciones legales.

Las restituciones de monumentos son válidas cuando se dispone de suficientes datos, pues no se admiten inventos ni especulaciones, previene el arquitecto.

“Si tenemos los planos, la información de cómo fue la técnica constructiva, de qué color era, su configuración, volúmenes, altura… Toda esa información que puede venir de grabados, de dibujos, de planos, de fotografías y de muchas fuentes, puede restituirse la casa prácticamente como estaba. La Carta de Venecia lo dice: Tienes datos, puedes restituir. Se vale”.

Pero los edificios históricos son recursos no renovables, aclara. Desaparece con ellos un legado, una muestra de cómo vivieron las generaciones pretéritas.

“Las restituciones de este tipo permiten mantener el carácter del lugar, aunque la autenticidad de la casa se pierde”, apunta.

Desde hace un mes se trabaja en la restitución de la Casa Escalante a partir de un proyecto autorizado por el INAH.

Este texto fue editado por el equipo de redacción de ProgresoHoy.com. Colabora con nosotros enviando reportes, quejas ciudadanas, o noticias a nuestras redes sociales, escribe a nuestro correo [email protected], o envía mensaje, fotos o vídeos a nuestro WhatsApp al número 9991-501547.

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO