Conectate con nosotros
19 de Octubre de 2021

Religión

Navidad es la oportunidad de contemplar lo que Dios ha hecho por nosotros: Arzobispo Emilio Berlie

Con motivo de la Navidad, el arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlie Belauzarán, envía un mensaje a las familias de la Arquidiócesis de Yucatán, en el que señala que la Navidad es la oportunidad que tenemos de hacer un alto en el camino y contemplar lo que Dios ha hecho por nosotros.

Publicado

el

MÉRIDA.– Con motivo de la Navidad, el arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlie Belauzarán, envía un mensaje a las familias de la Arquidiócesis de Yucatán, en el que señala que la Navidad es la oportunidad que tenemos de hacer un alto en el camino y contemplar lo que Dios ha hecho por nosotros.

También pide que la presencia del Señor que nace haga germinar en nuestros corazones el deseo de vivir como hombres y mujeres de fe.

Aquí el comunicado íntegro del Arzobispo Emilio Carlos Berlie Belauzarán:

"Es para mí un gusto dirigir estas líneas con motivo de la celebración del Nacimiento de Jesucristo Nuestro Señor y de la fiesta de la Sagrada familia de Nazaret

El tiempo de Adviento nos brinda elementos importantes para prepararnos a la celebración de la Navidad. Por un lado nos anuncia el cumplimiento de la promesa de salvación y, por otro, despertó nuestra esperanza, ya que Dios Padre, con la presencia de su Hijo, hace realidad lo que la fe nos anuncia: El Señor Jesús es nuestra esperanza, es la luz que disipa las tinieblas, el Señor, es nuestra paz.

Navidad es la oportunidad que tenemos de hacer un alto en el camino y contemplar lo que Dios ha hecho por nosotros. En la humildad y sencillez del pesebre hay una invitación de Dios a no poner nuestros afanes, trabajos y vida en causas que no tienen trascendencia y, por tanto, dejan vacío el corazón del hombre, como lo son el placer, la vanidad, el afán de bienes promovido por el consumismo y el poder, y en cambio, nos invita a seguir el camino del amor que se convierte en servicio, entrega, paz y donación de sí a otros. Dios, porque ama, salva, perdona y brinda una vida nueva. El creyente que cree y ama, aporta lo mejor de sí a los demás, no los perjudica.

Queridas familias, que la presencia del Señor que nace haga germinar en nuestros corazones el deseo de vivir como hombres y mujeres de fe, y que la situación que vivimos hoy, en la que se privilegia la desilusión, la violencia y el mal de la impunidad, no nos quite la esperanza de que Dios, con nuestra colaboración, puede hacer maravillas por nosotros. Es hora de que, desde los hogares, fomentemos la presencia del príncipe de la paz.

Queridos hermanos, quisiera reproducir en este mensaje algunas palabras que el Papa Francisco ha dirigido con motivo de las fiestas navideñas de 2014, para contribuir a la reflexión que nos ayude a vivir la experiencia gozosa de su encuentro personal con Jesús:

“Permítanme exhortarlos a transformar esta Santa Navidad en una verdadera ocasión para “sanar” toda herida y para “curar” toda falta.”

“Esta es la verdadera Navidad: la fiesta de la pobreza de Dios que se despojó de sí mismo tomando la naturaleza de esclavo (cfr. Fil 2,6); de Dios que se pone a servir a la mesa (cfr. Mt 22,27); de Dios que se esconde a los inteligentes y los sabios y que se revela a los pequeños, a los simples y a los pobres (cfr. Mt 11,25); del «Hijo del hombre que no ha venido para ser servido, sino para servir, y para dar su vida como precio de rescate por muchos» (Mc 10,45).”

“Pero es sobre todo la fiesta de la Paz traída a la tierra por el Niños Jesús: «Paz entre el cielo y la tierra, paz entre todos los pueblos, paz en nuestros corazones»; la paz cantado por los Ángeles: «Gloria a Dios en el alto del cielo y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad» (Lc 2,14).”

“¡La paz necesita nuestro entusiasmo, nuestro cuidado, para calentar los corazones congelados, para alentar las almas desconsoladas y para iluminar los ojos apagados con la luz del rostro de Jesús!”

Que Dios Padre derrame abundantemente sus bendiciones sobre todos ustedes y que el año 2015 sea en la historia personal, familiar y comunitaria, un año de gracia mediante la profundización y vivencia de la fe.

Que la sagrada familia de Nazaret les acompañe. Les imparto mi bendición con afecto."

Emilio Carlos Berlie Belaunzarán

IV Arzobispo de Yucatán

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡Hola, déjanos tus comentarios! Dale click para comentar


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO