Conectate con nosotros
17 de Mayo de 2024

Capital y Estado

Planean comercializar cocodrilos Moreletti en Yucatán

Publicado

el

MÉRIDA.– La única granja que cría cocodrilos moreletti en Yucatán está a punto de aprovechar comercialmente la carne, piel y aceite de estos reptiles, ya que han transcurrido los primeros 6 años para que los animales alcanzaran la talla adulta para ser sacrificados.
Fue la Semarnat la que anunció en junio del 2012 que México logró la recuperación de este tipo de cocodrilo y, por lo tanto, la reapertura del mercado estadounidense para la exportación de la piel y derivados obtenidos de forma sustentable y legal a partir de la cría en cautiverio, lo que significaba una oportunidad para la exportación, porque el 80 por ciento de las poblaciones de este cocodrilo (poco más de 100 mil ejemplares) viven en las costas del Golfo de México y en la Península de Yucatán, el resto se ubica en Guatemala y Belice.
Fue a través de las Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMAS) que se recuperó la especie, ya que fueron las que optaron por reproducirlas en cautiverio, disminuyendo la presión sobre las poblaciones silvestres.
Los datos de la Semarnat muestran que hay 25 UMAS de cocodrilo moreletti ubicados en Campeche, Chiapas, Colima, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tabasco y Yucatán, de la cual dependen al menos 2,500 personas de manera directa.
La de Yucatán inició en el 2010 y se ubica en Río Lagartos, cuando llevaban un año de haber tenido las primeras crías y dos de los 10 socios de la cooperativa “Itzam Kanac” (Lugar de cocodrilos), Elmy Marfil Marrufo y Martín Alcocer Marfil, relataron que hacia el 2016 y 2017 ya podrían aprovechar comercialmente a los ejemplares.
Para lograr la sustentabilidad de esta UMA en Yucatán, la cooperativa ha operado como parador turístico desde el 2012 en espera que los animales crezcan para exportar su carne, aceite y piel.
La cooperativa, que comenzó hace 2 años, consta de 12 socios, de los cuales 2 son mujeres; se concibió como una fuente alternativa de ingresos. Se requiere de 6 años para que los animales alcancen la talla adulta y puedan ser sacrificados.
En el 2011 lograron las primeras crías y les faltaban 5 años para alcanzar el nivel comercial, por lo que aprovecharon el sitio para las visitas y también a la adopción de los animales por un año.
Estos cocodrilos son del tipo moreletti, son de pantano, llegan a medir de 2.30 a 2.50 metros y se reproducen cada año; al igual que las tortugas, salen a desovar y protegen sus huevecillos hasta que brotan 2 meses después.
La carne del cocodrilo puede venderse hasta en 250 pesos por kilo, ya que se encuentra en los niveles de comercialización de subproductos y no sólo como parador turístico.

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO