Conectate con nosotros
14 de Junio de 2024

Opinión

#OPINIÓN: Prevención, fortaleza jurídica y vanguardia tecnológica columnas de la Seguridad en Yucatán: RZB

Publicado

el

Discurso pronunciado por el Gobernador del Estado, Rolando Zapata Bello, durante la presentación del programa Escudo Yucatán

Mérida, Yucatán, 30 de marzo de 2016

Ciudadanas y ciudadanos de Yucatán, habitantes de todo el estado, esta mañana me dirijo a ustedes desde el Palacio de Gobierno, lo hago acompañado por los integrantes del Consejo Estatal de Seguridad Pública, que incluye a la representación de la sociedad civil, cámaras empresariales, institutos educativos, fuerzas de seguridad federales y estatales, las Fuerzas Armadas, el cuerpo diplomático y de todas las instituciones clave para la seguridad pública y la justicia de nuestra entidad.

Establezco una respetuosa comunicación con ustedes, para hacerles llegar este mensaje sobre un tema que a todos nos concierne y que es esencial para el futuro de nuestra entidad y de nuestras familias.

Yucatán está creciendo, nuestro estado se está transformando, tenemos nuevas zonas habitacionales, nuevos espacios comerciales, culturales, deportivos y de entretenimiento; nuestra población se hace cada día más urbana y diversa, y el intercambio con los estados vecinos es también creciente y nos marca nuevos retos; están llegando nuevas y grandes inversiones e industrias, las universidades y escuelas se están expandiendo, tenemos más visitantes que nunca, se están creando nuevas fuentes de empleo, riqueza, prosperidad y bienestar.

En una palabra, Yucatán está evolucionando y es necesario que esa positiva evolución social, económica, cultural y demográfica sea acompañada por una evolución profunda e integral en las estrategias, programas y acciones de seguridad pública. Lo digo con absoluta convicción: no basta que Yucatán sea seguro hoy, es necesario garantizar que siga siendo seguro mañana. Es ineludible garantizar que sea seguro para nuestros hijos, para ésta y para las futuras generaciones.

Yo asumo plenamente ese reto. Estoy empeñado en que uno de los legados de nuestra administración, de toda esta generación de yucatecas y yucatecos, de todos nosotros, sea una seguridad duradera para Yucatán; así, hoy ponemos en marcha diversas acciones para hacer realidad la estrategia integral de seguridad pública denominada Escudo Yucatán.

Escudo Yucatán es la respuesta, construida consultando y sumando a la ciudadanía, para los retos presentes y futuros de la seguridad y la paz social en el estado. Escudo Yucatán es una estrategia de alcance amplio para ir un paso adelante, siempre un paso adelante, en la creciente demanda por mejores servicios de seguridad pública en nuestra entidad.

En esta estrategia integral, mi Gobierno asume plenamente su responsabilidad, haciendo la parte que le corresponde, con plena confianza en que todos los habitantes del estado habrán de hacer la suya. Cabe resaltar que la estrategia de seguridad Escudo Yucatán fue aprobada ayer por el pleno del Consejo Estatal de Seguridad Pública.

Escudo Yucatán tiene tres grandes vertientes: una primera vertiente de prevención social del delito; una segunda, de reforma a nuestro marco normativo, así como de actualización de la dinámica de trabajo y coordinación entre las instituciones responsables de brindar servicios de seguridad pública, y una tercera vertiente de inversión revolucionaria en el equipamiento tecnológico y logístico de nuestras fuerzas de seguridad, para potenciar su capacidad para recabar información, procesarla y realizar trabajos de inteligencia, investigación y protección policiaca efectiva en todo el territorio estatal.

Prevención, fortaleza jurídica y vanguardia tecnológica, son las columnas de la seguridad pública del Yucatán presente y del futuro. La labor inicia hoy y nos toca a nosotros.

En materia de prevención, se crearán redes ciudadanas que serán el Escudo Social de la seguridad en Yucatán; en grupos vecinales, por colonia, por comunidad, con más actividades deportivas culturales y recreativas, trabajaremos con los ciudadanos para detectar riesgos de seguridad, amenazas latentes para la convivencia pacífica y juntos llevar a cabo intervenciones de trabajo social, infraestructura y cambio de la convivencia vecinal o comunitaria.

Trabajaremos con escuelas, centros de estudio, clubes y asociaciones para detectar a ciudadanos, especialmente adolescentes, jóvenes y niños, que requieran del apoyo de sus conciudadanos para evitar convertirse en potenciales riesgos sociales o delictivos. Los jóvenes que necesitan ayuda, casi siempre la piden, es necesario que la sociedad esté ahí para apoyarlos cuando todavía es tiempo; un maestro, un amigo, un padre de familia saben cuando la ayuda y la reorientación es necesaria.

El Escudo Social de la seguridad pública en Yucatán sólo puede construirse si la sociedad entera se involucra; en esta área esencial de la paz social, la acción acertada del Gobierno depende de la orientación y participación ciudadana, de una plena participación ciudadana, que de eso no quede duda.

Somos un estado que está cambiando su dinámica de convivencia, así que no permitamos que el anonimato, el desinterés o la indiferencia hacia los demás sean la marca de esa convivencia. Hoy más que nunca, el interés por nuestras familias y nuestros vecinos, los lazos de identidad y amistad, son esenciales. El tiempo de la prevención es el tiempo de nuestra sociedad.

En el área de la fortaleza legal, en la construcción del Escudo Jurídico de Yucatán, la tarea esencial le corresponde al gobierno, a las acciones, decisiones, acuerdos y consensos de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial del Estado. Como Gobernador Constitucional y en pleno uso de las facultades que la ley me confiere, de manera inmediata enviaré al honorable Congreso del Estado 10 iniciativas de reforma legal, 10 iniciativas que harán realidad el establecimiento de un efectivo Sistema Estatal de Seguridad Pública.

El nuevo Sistema Estatal de Seguridad Pública, desde su inicio, estará apegado a los lineamientos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, ya que hay que destacar que todos estos esfuerzos que realizamos en materia de seguridad pública, los hacemos siguiendo las directrices del Consejo Nacional de Seguridad Pública y recibiendo todos los apoyos plenos del señor Presidente de la República, don Enrique Peña Nieto; este Sistema Estatal de Seguridad Pública modernizará nuestra ley estatal en la materia, que data de hace casi 20 años y que ya no corresponde a las realidades de nuestro Yucatán.

Las nuevas reformas ampliarán los derechos de las víctimas, harán más transparente el trabajo de las fuerzas de seguridad, permitirán castigar con mayor fuerza los delitos que más lastimen a la sociedad y darán paso a una nueva y más efectiva tarea de investigación policial de los delitos, además de agilizar la coordinación de las fuerzas de seguridad en todo el territorio y sentar las bases para contar con personal policiaco aún más profesional y comprometido con sus labores.

Así, entre otros muchos puntos relevantes, y de profundo impacto jurídico y social, se constituirá un fondo estatal de ayuda, asistencia y reparación del daño sufrido por las víctimas, se tipificarán como delitos graves el robo a casa a habitación y al comercio, sin importar la cuantía del delito, porque la base de la convivencia social debe ser el respeto irrestricto al hogar y al patrimonio familiar, que es la base de toda prosperidad social duradera; se perseguirá de oficio el abuso sexual de menores, se sancionará con especial dureza la falsedad de declaraciones, y se definirán y tipificarán de manera precisa los delitos que más afectan la convivencia de nuestra sociedad actual.

Vamos a endurecer las penas para aquellos delitos que más atentan contra la sociedad. Una ley firme, se aplicará con mano firme; por eso, tendremos una Policía Única de Investigación de los Delitos en Yucatán, una que concentrará en la Secretaria de Seguridad Pública Estatal los recursos humanos, logísticos, científicos y tecnológicos, para que el Ministerio Público pueda llevar con éxito sus investigaciones de ley. La actual policía ministerial se integrara a esa policía única bajo un mando concentrador en la Secretaria de Seguridad Pública del Estado de Yucatán.

Con un apoyo humano y logístico renovado, los ministerios públicos y los investigadores, podrán integrar mejores sus expedientes y hacerse cargo de sus casos, desde la investigación inicial hasta la consignación ante jueces y magistrados, bajo el Nuevo Sistema de Justicia Penal que hoy nos rige; esto cambiará la lógica de la investigación policial y dará mayor fortaleza a los casos que se constituyan contra los imputados en actos delictivos o criminales. La ley se hará valer, con respaldo jurídico, científico y tecnológico para castigar de forma severa a quien atente contra la sociedad.

La ciudadanía será atendida por una fuerza policial e investigadora más próxima, con los recursos necesarios para que se sancione de forma efectiva a quien lo merezca de forma efectiva, sin burocratismos y con certeza para todos, y una nueva y mejor forma de hacer las cosas, requerirá un Servicio Profesional de Carrera en las instituciones de seguridad pública de Yucatán; en adelante, las fuerzas de seguridad y procuración de justicia pública en el estado, serán de carrera, de capacidad probada y formación permanente.

Compromiso con la comunidad, experiencia, evaluación y confianza serán las características de los policías y los investigadores policiales del Yucatán de hoy y del futuro, y lo reitero, ese futuro empieza hoy. El Escudo Jurídico de Yucatán transformará las normas, endurecerá penas contra los delincuentes y nos permitirá hacer valer la ley con investigaciones exitosas y personal preparado. Vale la pena el esfuerzo, a nosotros nos toca esa tarea histórica y hay que asumirla.

Sin embargo, un Escudo Social y un Escudo Jurídico no bastan si no les damos a nuestras fuerzas de seguridad la superioridad y vanguardia tecnológica, logística y de comunicación sobre los delincuentes; por eso, con una inversión estratégica de mil 500 millones de pesos, haremos realidad el Escudo Tecnológico y Logístico de la seguridad pública en Yucatán.

En los próximos meses, pretendemos hacer la inversión en seguridad pública de mayor calado estratégico en la historia del estado, haremos esa inversión anticipando los recursos de fondos federales específicos hasta por 12 años; se hará sin comprometer participaciones o las finanzas públicas, en un mecanismo institucional financiero ya probado en el estado para temas de infraestructura educativa, y que adelanta los recursos que, por aportaciones federales, Yucatán tiene derecho a recibir.

El esquema se pondrá a consideración del honorable Congreso del Estado, el cual, con absoluta soberanía, decidirá sobre la pertinencia del mismo. De aprobarse el esquema propuesto, los recursos se ejercerán de forma transparente y eficiente, siempre consultando a las organizaciones ciudadanas y sociales que están integradas en el Consejo Estatal de Seguridad Pública.

Mil 500 millones de pesos es una inversión cuantiosa, pero que vale la pena, porque no hacerla hoy, a tiempo y con la contundencia necesaria, podría salirnos mucho más caro; en eso, sé que hay una conciencia social verdadera en torno a esta iniciativa.

El Escudo tecnológico y logístico de Yucatán triplicará el número de cámaras de videovigilancia que hay en nuestro estado; tendríamos casi de mil 800 cámaras en puntos estratégicos de todo el territorio, yendo más allá de Mérida y su zona Metropolitana, la cobertura será más efectiva y funcional. Con nuevas redes de videovigilancia, cámaras inteligentes, nuevas tecnologías de procesamiento analítico de datos, reconocimiento de rostros o localización en tiempo real, Yucatán tendrá tres líneas de blindaje tecnológico.

Una primer cerco de blindaje de videovigilancia y control de movimientos en las fronteras del estado, en todos nuestros puertos y costas, así como en cruces estratégicos de caminos; una segunda línea de blindaje videotecnológico en el interior del estado, englobando a los principales centros de población y movimiento de personas y mercancías, y una tercera línea en Mérida y su zona metropolitana.

Yucatán tendrá tres líneas, tres anillos de protección moderna y de última generación, para detectar los desplazamientos vehiculares en todo nuestro territorio, inhibir conductas delictivas, registrar hechos en tiempo real, y reaccionar a tiempo y de forma decisiva.

De 1995 a 2012, en Yucatán se instalaron 122 cámaras de videovigilancia; en nuestra administración, ya hemos pasado de esas 122 a 613 cámaras, y es una realidad que las cámaras de video vigilancia ya han probado ampliamente su efectividad como una herramienta para perseguir a los delincuentes que transitan por las calles de nuestro estado, así como para inhibir incontables conductas delictuosas que, a fin de cuentas, no llegan a realizarse.

El fortalecimiento tecnológico considera también un sistema autónomo de fibra óptica y el reforzamiento del sistema de microondas para la óptima intercomunicación, así como la ampliación de las capacidades del data center y del centro de monitoreo para su pleno funcionamiento; una nueva generación de tecnología de videovigilancia y procesamiento inteligente de datos que llegue a todo el estado y sus municipios, será el cimiento de una nueva era de seguridad duradera en el estado, una a la altura de los retos actuales y futuros.

La inversión será también de alcance universal, esta inversión también pretende dotar a los municipios de nuestro estado, sin ninguna distinción, de nuevos equipos de comunicación codificados y de alta calidad para la transmisión de datos y la reacción inmediata.

Será posible dotarlos también de parque vehicular especializado y moderno a todos los ayuntamientos, para que cada fuerza policial municipal, en plena coordinación con las fuerzas estatales, pueda prevenir, reaccionar y desactivar, de forma coordinada, con información en tiempo real, y con presencia contundente y efectiva en todo el territorio, toda actividad de riesgo para la seguridad pública.

Superioridad tecnológica y logística serán la base de superioridad y triunfo contra el crimen y la inseguridad en todo, absolutamente todo, el territorio yucateco. Actuando hoy con decisión, con firmeza, con claridad de propósitos y pensando en futuras generaciones, Yucatán puede asegurar este año un Escudo que nos dé tranquilidad y paz a todos; por supuesto que es posible conseguirlo.

Ciudadanas y ciudadanos de Yucatán, habitantes de nuestro estado, jóvenes, mujeres y hombres trabajadores, del campo y la ciudad, del norte y del sur, del oriente, del poniente, emprendedores, estudiantes, hombres del campo, todos, todos los que vivimos en Yucatán, en las próximas horas y días, en visitas a distintas comunidades, y en reuniones con diversos actores y ciudadanos, yo en lo personal, así como los miembros de mi gabinete de seguridad pública, daremos más detalles sobre este proyecto de largo aliento, esencial, que hoy ponemos en marcha, lo haremos atendiendo las prioridades y preocupaciones que cada caso requiera; lo haremos sabiendo que existen el ánimo, el interés y el deseo de la sociedad yucateca para blindar la seguridad de nuestra tierra.

Sin embargo, permítanme en este momento hacer una reflexión final en este mensaje, una reflexión muy franca como gobernante, pero también como padre de familia, como alguien que está orgulloso de Yucatán, que sabe que éste y no otro, es el momento para actuar. Esa reflexión inicia por preguntarnos ¿es hoy Yucatán es un estado seguro? Y a esa pregunta, una pregunta muy importante y directa, la respuesta es muy clara: Sí, Yucatán es hoy un estado seguro. Siete de cada 10 yucatecos, así lo creen y así lo sienten, y eso nos ubica en el primer lugar nacional en percepción ciudadana de seguridad, pero eso no es suficiente.

No podemos quedarnos en la comodidad de los promedios o las comparaciones, no podemos esperar a que algo pase para entonces reaccionar; los yucatecos no queremos una seguridad lisa y llana, una seguridad inmóvil que se quede obsoleta y que algún día, cualquiera, se nos vaya entre las manos.

Los yucatecos, todos, queremos una seguridad duradera y la seguridad duradera exige actuar, prever, prevenir, modernizar, actualizar, reformar, innovar, coordinar y, por supuesto, invertir; exige crear en este momento, en esta coyuntura histórica tan propicia, un Escudo Social, un Escudo Jurídico y un Escudo Logístico y Tecnológico que protejan y blinden a nuestro estado, y lo digo con absoluta seriedad: para seguir siendo un estado seguro, hay que estar siempre un paso adelante.

Así que, por la seguridad duradera de nuestra tierra y de nuestra gente, con valor, con decisión, solidaridad y responsabilidad, y sobre todo con mucho compromiso con Yucatán, hay que dar un paso que nos mantenga adelante, y lo más importante, hay que darlo todos juntos, sociedad y Gobierno como uno solo. Yucatán, nuestros hijos y el futuro de esta tierra, lo merecen y así lo reclaman.

Muchas gracias y muy buenos días

Este texto fue editado por el equipo de redacción de ProgresoHoy.com. Colabora con nosotros enviando reportes, quejas ciudadanas, o noticias a nuestras redes sociales, escribe a nuestro correo [email protected], o envía mensaje, fotos o vídeos a nuestro WhatsApp al número 9991-501547.

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO