Conectate con nosotros
30 de Mayo de 2024

Opinión

Restaurante financiado por yucatecos

La flamante diputada federal priista Ivonne Ortega Pacheco inauguró en días pasados el restaurante “Casona La Yucateca”, en la calle de Moliere número 60, casi esquina con Masaryk, en Polanco, una de las zonas más exclusivas del D.F.

Publicado

el

La flamante diputada federal priista Ivonne Ortega Pacheco inauguró en días pasados el restaurante “Casona La Yucateca”, en la calle de Moliere número 60, casi esquina con Masaryk, en Polanco, una de las zonas más exclusivas del D.F.

Esta apertura se concretó, se informa en nota publicada por el Diario, con una inversión millonaria y la ex gobernadora yucateca es socia, según afirmó el empresario restaurantero Gerardo Rejón.

Según Ortega Pacheco entre su labor empresarial y sus tareas legislativas no hay conflicto, porque “yo soy empresaria porcícola, ésa es mi principal actividad y es la primera vez que incursiono en esta actividad de la gastronomía”.

Según un estudio de la consultora Cushman & Wakefield la renta por metro cuadrado en edificios de esa zona ronda los 92 dólares.

¿Y de dónde salió el dinero para abrir un restaurante tan lujoso? ¿No será parte del multimillonario desfalco que hizo a Yucatán? De ser así me parece que las ganancias que se obtengan deberían ser para todos los yucatecos.

Ciertamente un gobernador gana bien, pero no olvidemos que la señora Ortega aseguró y perjuró que durante todo su mandato iba a donar la mitad de su sueldo para becas, igual que supuestamente lo está haciendo ahora como diputada federal. Si así lo hizo ¿De dónde sacó el dinero?

No sé si fue cierto eso de que “donó” su sueldo durante los lamentables cinco años que tuvo en sus manos la administración estatal y el dinero de los yucatecos, pero lo que si fue real es que dejó a Yucatán en quiebra y con deudas que sarán saldadas cuando un recién nacido de hoy llegue a tener 45 o 50 años de edad.

Es una falta de vergüenza que una ex gobernadora que haya hecho una pésima gestión pública ahora se ostente como la próspera empresaria privada. Su pasión y su compromiso por Yucatán siempre se enfocaron a sus bolsillos.

Yucatán endeudado y ella y sus familiares con propiedades. Yucatán endeudado y ella como próspera empresaria. Yucatán endeudado y ella ocupando más cargos públicos, a sabiendas de cómo actuó mal ejerciendo y desviando un dinero que no era el suyo, pero que ahora le da frutos para su beneficio personal.

Una paradoja muy notoria: a medida que Yucatán se endeudaba más la señora se enriquecía más. Eso es algo que resulta imposible de esconder. El único que no lo ha notado es Rolando Zapata quien prácticamente no ha hecho ni hará nada para proceder jurídicamente contra su antecesora.

Incluso, como recordarán muchos, la Auditoría Superior del Estado de Yucatán, declaró que las cuentas presentadas por Ortega Pacheco, por muy increíble que fuera, “estaban limpias”.

Antes la Auditoria Superior de la Federación (ASF) detectó diversas irregularidades que rebasaban los $1000 millones, que se ejercieron de manera irregular durante la administración de la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco del 2007 al 2012.

Ortega Pacheco quien  se dice “empresaria porcina” también incursionó en la industria textil cuando abrió su tienda Ibónica, que hasta donde se sabe, terminó en el fracaso ¿por mala administración?

No es justo que en pleno siglo XXI sigan existiendo este tipo de historias de desfalcos en perjuicio de miles de ciudadanos y para beneficios de unos cuantos. Impunidad en su más alta expresión que sigue lastimando al pueblo de Yucatán.

Y mientras los pobres que dejó Ortega seguirán siendo más pobres, la ex titular del Ejecutivo disfrutará de beneficios que no deberían ser para ella.

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO