Conectate con nosotros
03 de Marzo de 2024

Capital y Estado

“Ha sido un privilegio y un honor haber dirigido los destinos de la UADY”: Alfredo Dájer Abimerhi

“Para mí ha sido un privilegio y un verdadero honor dirigir durante ocho años los destinos de la Universidad Autónoma de Yucatán, uno de los patrimonios más valiosos que tenemos los yucatecos. Espero haber estado a la altura de las circunstancias”, señaló el Rector Alfredo Dájer Abimerhi al rendir anoche un informe pormenorizado de su gestión.

Publicado

el

MÉRIDA.– “Para mí ha sido un privilegio y un verdadero honor dirigir durante ocho años los destinos de la Universidad Autónoma de Yucatán, uno de los patrimonios más valiosos que tenemos los yucatecos. Espero haber estado a la altura de las circunstancias”, señaló el Rector Alfredo Dájer Abimerhi al rendir anoche un informe pormenorizado de su gestión.

“Muchas gracias a todos por permitirme colaborar con ustedes para lograr la Universidad que hoy tenemos”, afirmó, visiblemente emocionado, ante el Gobernador Rolando Zapata Bello, el Consejo Universitario e invitados especiales a esta que fue prácticamente su despedida.

El Gobernador, en un breve mensaje emitido en el patio del Edificio Central de la UADY, dijo al Rector, de manera personal, que puede sentirse plenamente satisfecho de haber cumplido con creces al haber guiado a la Universidad por la Luz, la Ciencia y la Verdad.

La comunidad universitaria, representantes de los Poderes Públicos e invitados especiales rindieron un emotivo y caluroso aplauso a Dájer Abimerhi, quien concluye su gestión el 31 de diciembre.

En su informe, un documento de 20 cuartillas leído por espacio de casi una hora, señaló que “nadie podría dudar que hoy la UADY cuenta con mayores capacidades para el cumplimiento de las funciones que la sociedad yucateca le ha encomendado y para sustentar su operación en el marco de los principios de una Universidad socialmente responsable, que contribuye a mejorar permanentemente el nivel de desarrollo humano de la sociedad y que está acorde con las tendencias y demandas nacionales e internacionales de la educación media superior y superior”.

“Hoy, la calidad de la Universidad Autónoma de Yucatán no es cuestión de opinión, está evaluada, documentada, acreditada y certificada, así lo muestran los indicadores de desempeño institucional a través de las evaluaciones practicadas anualmente por los organismos correspondientes; sin embargo, la calidad es un concepto que queda en lo abstracto cuando no se asocian los procesos con los actores; la calidad en una institución como la nuestra está cimentada en la calidad de sus académicos, en la calidad de sus estudiantes, en la calidad de sus directivos y de sus trabajadores administrativos y manuales”, expuso.

Dájer Abimerhi señaló que “a lo largo de los años he aprendido que lo más importante son las personas, a partir de ellas se establecen las estructuras, se realizan los procesos y se obtienen los resultados, y es a través de las personas en donde se fundamenta el concepto de Universidad”.

“Lo logrado hasta ahora debe ser motivo de orgullo y satisfacción de los universitarios, así como de la sociedad yucateca y de todos aquellos que apoyan a la Universidad desde diferentes ámbitos de actividad”, expresó.

Pero también dijo que los importantes avances en el proceso de transformación institucional no deben llevarnos a asumir una actitud de triunfalismo o de conformismo. La tarea para hacer realidad la Visión UADY, en la cual han quedado plasmadas las aspiraciones institucionales, continúa y el camino por recorrer aún es largo y complejo, en particular ante un entorno adverso para el desarrollo institucional. Por eso en los próximos años habrá que continuar desplegando el mayor esfuerzo para lograr las metas compartidas que nos hemos propuesto en el Plan de Desarrollo Institucional.

Bajo esta premisa expresó a las asociaciones sindicales un profundo reconocimiento a su labor, a su preocupación por la mejora continua en las prestaciones de sus representados, pero sobre todo por la comprensión de los límites institucionales y, en esta delgada línea, hemos buscado siempre un sano equilibrio entre el bienestar de nuestros trabajadores y la viabilidad que nos permita tener una Universidad para los jóvenes del Estado por muchos años más.

“Con la experiencia vivida en estos ocho años, estoy muy consciente de la complejidad del reto y del gran esfuerzo institucional que habrá que desplegarse en el futuro para hacer realidad nuestra Visión. Estoy seguro, sin embargo, que con el compromiso, responsabilidad, trabajo y creatividad que siempre ha caracterizado a la comunidad universitaria, el proceso de transformación en curso seguirá su cauce y se alcanzarán los objetivos establecidos. Hoy más que nunca debemos recapacitar en aquellos aspectos que comprometen la viabilidad institucional en el largo plazo. Hoy más que nunca debemos ceder en lo individual, para ganar en lo colectivo.

Presente el Rector Electo, José de Jesús Williams, Dájer Abimerhi destacó: “Estoy cierto que él tiene la capacidad, la visión, el compromiso y la energía para llevar a nuestra institución a sus siguientes estadios de desarrollo. Sin embargo, nadie puede solo, se requerirá de la suma de voluntades de toda la comunidad universitaria para el logro de la visión, los objetivos planteados y los que se plantearán, así como los retos que se presentarán en el futuro. Continuemos trabajando en equipo para hacer realidad la propuesta presentada por él: “Unidos por una Universidad mejor”.

Y dirigiéndose a él de frente agregó: “Dr. José de Jesús Williams en sus manos, en sus decisiones, en su visión y en su profunda esencia universitaria quedará nuestra Universidad Autónoma de Yucatán en los próximos cuatro años”.

Asimismo hizo un reconocimiento “al equipo de trabajo que me ha acompañado, aconsejado, enseñado, reconfortado y animado durante esta gestión; ustedes sin duda alguna están reflejados en este informe, mi reconocimiento a su labor, mi profundo agradecimiento, y la seguridad de que hemos caminado y caminaremos como hermanos en la vida. Sin ustedes hubiera sido imposible”.

“A las directoras y directores de las escuelas y facultades me llevo su profundo compromiso con nuestro proyecto. Con ustedes tuve una rectoría y un liderazgo compartido. Su entereza, que sin duda me contagiaba en los momentos difíciles, ha sido parte importante de un equipo de trabajo al que le aportaron la riqueza de la diversidad de nuestra Universidad, gracias por todos los momentos compartidos, pero sobre todo gracias por su amistad y cariño”, anotó.

“Los estudiantes de nuestra Universidad han sido la motivación más grande y el motor de mi trabajo diario. Ellos con su tenacidad y energía inspiraron las ideas que conformaron el proyecto universitario que desarrollamos en esta gestión. El tiempo que pasamos platicando sus aspiraciones y preocupaciones siempre fue el tiempo mejor invertido. Reconozco en todos ustedes la gran responsabilidad en la formación de sus proyectos de vida y la solidaridad con el de sus compañeros. Estos 8 años fueron enriquecidos con su compañía, su aprecio y su cariño”, indicó.

También a los ex rectores presentes, Carlos Pasos Novelo y Raúl Godoy Montañez, les dijo: “He hecho mi mejor esfuerzo para continuar la labor que ustedes realizaron y contribuir a que nuestra Universidad sea cada día mejor, más grande, reconocida y apreciada. Muy pronto estaré con ustedes vigilante, pendiente, preocupado y contribuyendo en todo aquello que nos sea requerido en los asuntos de nuestra Alma Mater”.

“A toda la comunidad universitaria le digo: he estado y seguiré estando con ustedes, como uno de ustedes, rindiendo cuentas de la confianza que depositaron en mí hace ocho años, con el mismo gusto, sensibilidad, voluntad y compromiso, compartiendo un proyecto de desarrollo universitario para que conjuntamente sigamos construyendo nuestra institución y logremos consolidarla hasta lograr su trascendencia social”, expresó.

Recordó que al tomar posesión se comprometió con la idea de que los estudiantes son la razón de ser de la Universidad, y que los jóvenes yucatecos merecen estudiar en las mejores condiciones que podamos ofrecerles, con los mejores maestros, en un ambiente que ofrezca las máximas posibilidades de vida académica, rica en experiencias de aprendizaje, llena de interacciones con la comunidad.

“Con esto esperábamos que nuestros estudiantes se formaran en un ambiente interdisciplinario, que les permitiera descubrir que los complejos problemas y necesidades de la sociedad no pueden ser resueltos desde la práctica de una sola profesión o desde una sola disciplina. Por el contrario, requieren de la colaboración de muchas visiones y ejercicios profesionales que se complementan y contribuyen con diferentes teorías y métodos, a la atención y solución de los problemas sociales, con un gran cúmulo de conocimientos, pero también con sensibilidad”.

“Con esto aspirábamos a dignificar la educación pública y a hacer de ella un orgullo y un valioso patrimonio de los yucatecos”, expresó.

En el balance presentado a la sociedad, el Rector dijo que se creó la Unidad Académica con Interacción Comunitaria de Bachillerato, nuestra “Prepa 3” en una zona vulnerable de la ciudad, que le está dando oportunidad de estudiar el bachillerato a jóvenes de escasos recursos o con rezago académico que de otra manera no hubieran podido acceder a la educación media superior. Hoy, un buen número de egresados de esta unidad académica están cursando estudios de licenciatura, lo que les ha cambiado la vida así como ha contribuido a cambiar el entorno de esta zona de la ciudad.

Asimismo se estableció una plataforma y la infraestructura necesaria para la operación de programas de Educación en Línea.

Dijo que se crearon cinco nuevos programas de licenciatura y doce de posgrado, contando actualmente con 45 y 59, respectivamente. Especial mención merece el hecho de haber abierto 6 Programas de Doctorado, lo que contribuye al crecimiento de las capacidades científicas de los profesionales y a generar conocimiento adecuado a la atención de los temas estratégicos de nuestro Estado.

Informó que se incrementó el número de becas para jóvenes de escasos recursos, de 1,891 a 4,873 (158%). Y se incrementó la matrícula total de la Universidad en 5,927 estudiantes pasando de 17,798 a 23,725, lo que representa un aumento del 33%.

Indicó que se renovó la práctica educativa de la Universidad, con la implementación del Modelo Educativo para la Formación Integral, dándole a nuestra institución una nueva forma de vida académica.

“Hoy contamos con el 74% de la planta académica habilitada pedagógicamente para la implementación y operación de 22 programas de licenciatura y 13 de posgrado que se imparten alineados a nuestro modelo en 13 facultades”.

En el rubro de fortalecimiento de la planta académica, indicó que se incrementó el número de profesores con doctorado de 198 a 326, lo que representa un 65% de aumento, y el número de profesores con el reconocimiento de perfil adecuado por parte de la Secretaría de Educación Pública pasó de 217 a 489, lo que representa un 125% adicional.

El número de profesores-investigadores de la Universidad reconocidos en el Sistema Nacional de Investigadores se incrementó en un 85%, al pasar de 116 a 215.
Dijo que es indudable el beneficio que se obtiene en una institución académica a través del trabajo colegiado, en nuestra institución en este indicador el número de Cuerpos Académicos en proceso de consolidación y consolidados pasó de 28 a 54, esto es un incremento de 93%.

Respecto al reconocimiento a la calidad de los programas educativos que imparte nuestra Universidad podemos mencionar que el 97% de nuestros estudiantes de licenciatura son atendidos en programas reconocidos por su calidad por los organismos acreditadores nacionales.

Expuso que una de las debilidades detectadas al inicio de esta gestión fue el bajo número de programas de posgrado adscritos al Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Conacyt. A partir de ese diagnóstico se implementaron varias estrategias para mejorar este indicador siendo la principal la creación del Sistema Institucional de Posgrado e Investigación (SIPI); pasando de 10 programas registrados en el PNPC a 27, lo que representa contar con el 46% de los programas de posgrado registrados.

Señaló que los resultados educativos a través de evaluaciones nacionales estandarizadas nos indican que más del 85% de nuestros estudiantes de bachillerato obtuvieron resultados bueno y excelente en la Prueba Enlace de la SEP y que, con base en el resultado que demostraron nuestros estudiantes en el Examen General de Egreso de la Licenciatura, en los últimos años nuestra Universidad se ha ubicado entre las cinco mejores a nivel nacional, ocupando en 2014 el segundo lugar.

En el rubro de producción científica, medido por las publicaciones de nuestros investigadores en revistas arbitradas, indizadas y reconocidas a nivel mundial, nuestra Universidad ha mejorado su posicionamiento a nivel nacional pasando del lugar 30 al lugar 9; a nivel de América Latina pasamos del lugar 131 al lugar 48 y, a nivel mundial, del lugar 2,158 al lugar 1,067.

La casa editorial de nuestra Universidad generó durante esta gestión, 350 libros y cerró su producción con la magna obra denominada Historia General de Yucatán. Esta obra presenta los grandes procesos políticos, culturales, económicos, sociales y religiosos que definen nuestra memoria histórica y han construido nuestra identidad como yucatecos y como mexicanos. Constituye un legado para las generaciones presentes y futuras porque provoca el pensamiento crítico de los fenómenos y los prepara para enfrentar el futuro.

Respecto a la infraestructura física de nuestra institución, dijo que hoy la UADY presenta un rostro moderno, de vanguardia y con instalaciones que favorecen el proceso de enseñanza-aprendizaje y la interacción académica horizontal.

Hoy vemos el resultado sólido de este trabajo. Una Universidad que organiza la educación superior en 5 campus que se han establecido en diferentes puntos de la ciudad, buscando sitios que por su naturaleza incorporen ambientes reales de aprendizaje.

Para lograrlo se realizaron inversiones para dotar de instalaciones adecuadas y modernas al 90% de las dependencias de la Universidad, habiéndose construido o remodelado 104,782 metros cuadrados con un monto de 479 millones de pesos, todo ello producto de la gestión exitosa realizada principalmente ante las instancias federales y complementada con apoyos estatales y de recursos propios.

En coordinación con los Servicios de Salud de Yucatán, el Consejo Estatal de Prevención de las Adicciones y el Ayuntamiento de Mérida logramos certificar el 100% de nuestros edificios como espacios libres de humo de tabaco. Esto proporciona a nuestra comunidad universitaria un ambiente más limpio y sano, y genera un movimiento hacia la reducción de la adicción al tabaco.

Informó que se ampliaron y fortalecieron los programas de vinculación de la Universidad, revalorando el concepto de Extensión Universitaria y bajo ese tenor indicó que se instituyó la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY), habiendo asistido en su edición 2014 más de 100,000 personas; colocándose en corto tiempo entre las cinco mejores del país.

Compartimos con la sociedad cada año la Feria Universitaria de la Salud, habiendo asistido en 2014 cerca de 5,000 personas. Y se incrementó el número de Proyectos Sociales en municipios de media, alta y muy alta marginación, trabajando 11 proyectos en 15 localidades con la participación de 225 estudiantes y 85 profesores.

Explicó también que se certificaron ocho procesos institucionales transversales de la Universidad y 60 áreas principales de la gestión en las escuelas y facultades que incluyen laboratorios, talleres y servicios a la comunidad, con la que aseguramos la satisfacción de los usuarios y la mejor calidad y eficiencia en los servicios y procesos universitarios.

Y, finalmente, resaltó que se fortalecieron los esquemas para la transparencia y rendición de cuentas, tal como lo indican los resultados de las auditorías practicadas a la cuenta pública anual de la Universidad por el área de Auditoría Interna, el auditor externo certificado, la Auditoría Superior del Estado y la Auditoría Superior de la Federación, que reconoció a la UADY como una Universidad con transparencia y buena gestión financiera, tal como consta en el resultado emitido por la misma de “Auditoría con dictamen: Limpio, y considerando que la Universidad Autónoma de Yucatán cumplió con las disposiciones normativas aplicables.”

Por su parte, el Gobernador indicó que la autonomía universitaria la entendemos como una libertad bajo palabra, la palabra de contribuir al bienestar colectivo. Una libertad que responde siempre y de la mejor manera a las circunstancias, y al contexto de Yucatán y de los yucatecos. Una libertad para servir a la comunidad, para retribuir lo que aprendimos en las aulas y para entregar buenas cuentas a la sociedad.

“Así ha sido desde hace décadas y durante los últimos ocho años se ha refrendado esa convicción y esa doctrina académica, que es también una doctrina con profundo sentido social”, indicó.

“Así, a nombre de todos los habitantes de esta gran tierra, de todos los habitantes de Yucatán, agradezco y reconozco la labor del doctor Alfredo Dájer y reconozco su trabajo comprometido con las mejores causas universitarias que son, de manera concomitante, las mejores causas de Yucatán”.

Expresó que una sociedad como la nuestra está convencida de que en nuestra máxima casa de estudios encontrará siempre el análisis profundo, la cátedra lúcida, la mirada crítica, el discernimiento que le permita saber en dónde está situada.

“Ha sido un honor para mí coincidir en este marco temporal del 2012 al 2014, un lapso de dos años que nos permitió fortalecer el vínculo colaborativo de nuestra máxima casa de estudios con la administración pública, porque hoy Yucatán se está transformando y ese cambio también tiene su punto de origen en el aumento exponencial, en la matrícula de nuestra Universidad, en la consolidación de su infraestructura, en la mejora continua de sus programas académicos y en los resultados que cosechan los egresados en todos los sectores productivos de nuestra Entidad”.

Reflexionó que a todo titular de cualquier institución sus dichos lo identifican, pero sus hechos lo significan y definitivamente esta gestión del señor rector Alfredo Dájer ha sido y está siendo significada por logros de trascendencia, de calidad y de un enorme desarrollo que le aporta en mucho a nuestra Universidad.

Además, indicó que “en esa consciencia colectiva de la comunidad universitaria, señor Rector Alfredo Dájer, yo le quiero decir como parte honrosa de esa comunidad, que sin duda esta gestión de ocho años se significará por elementos muy claros y muy concretos, el respeto y el reconocimiento”.

Y, finalmente, “en una dimensión de consciencia personal de usted, señor Rector, que estará ahí, en su mente, en su alma y en su corazón el resultado de esta gestión, deberá significarse siempre por la satisfacción del deber cumplido. La satisfacción del deber cumplido con la Luz, la Ciencia y con la Verdad. Muchas felicidades, señor Rector, por estos ocho años de fructífera gestión”. (PorEsto)

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO