Conectate con nosotros
14 de Julio de 2024

Capital y Estado

Una mujer muere cada mes por culpa del Gobierno del Estado de Yucatán: GIRE

Publicado

el

MÉRIDA.– El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), interpuso una denuncia ante un Juez Federal en contra del Hospital O’Horán y el Gobierno del Estado de Yucatán que encabeza Rolando Zapata Bello por negarse, desde hace año y medio, a cumplir con la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en torno a la muerte de la señora María Ligia Mukul Chan, vecina de Chaksinkín, quien perdió la vida el 27 de enero de 2014 en el Hospital O’Horán, cuando cursaba un embarazo de gemelos de cinco meses.
A través de declaraciones hechas en televisión nacional en el programa matutino de Brozo, que se transmite en Foro TV, Regina Tamés, directora de GIRE, señaló que a pesar de la recomendación de la CNDH, el gobierno de Yucatán no le ha hecho justicia a la familia de esta mujer que murió por graves omisiones del Estado.
-El Estado no tomó las medidas para que esta mujer pueda tener un embarazo saludable, exigimos justicia- dijo.

UNA MUJER MUERE AL MES POR RESPONSABILIDAD DIRECTA DEL ESTADO DE YUCATÁN…
Tamés incluso dijo que “una mujer al mes muere por responsabilidad directa del Estado de Yucatán… el Estado está por encima de la media nacional por casos de muerte materna y el gobierno no hace nada al respecto”.
Añadió que México había ofrecido cumplir con indicadores internacionales, las llamadas metas del milenio, donde habia ofrecido que reduciria en un 75% de las muertes maternas y ahora fue el Gobierno federal que confirmó que no se logrará la meta.
-Es necesario alzar la voz, porque pareciera que solo así se tomarán las medidas para evitar estas muertes maternas- dijo.
-En este caso, la mujer fallece por la falta de atencion del Estado y deja 5 hijos huerfanos y un viudo.. es una historia triste, no ha habido acceso a la justicia, a pesar de que hay una recomendacion de Derechos Humanos desde hace año y medio- comentó.

EL CASO, GUARDADO EN EL CAJÓN…
El Estado de Yucatán pareciera que metio el caso de Maria Ligia en un cajón, como sucede con muchos otros, pues son deficiencias del Estado que llevaron a que ella perdiera la vida.
Dijo que incluso demandaron al hospital OHoran y al gobierno ante un juez federal, pero no les importa. Es decpcionante la gestion de la secretaria de salud y el gobierno estatal a quienes no le importa esto que sucede.
-Hemos solicitado información a la secretaria de salud y secretaria de gobienro
no hay voluntad politica y presentamos este amparo contra el gobierno y hasta ahora no hemos tenido ninguna respuesta por parte de las autoridades-.

INFORMACIÓN EN GIRE…
En el portal oficial de Gire, se explica lo siguiente sobre el caso:

Que una mujer muera durante el proceso de dar vida es una tragedia. Cuando la razón de la muerte es responsabilidad del Estado, se convierte en algo inaceptable, en una de las expresiones más violentas entre las agresiones que se cometen contra las mujeres.

Es el caso de María Ligia, indígena maya de 41 años, quien sufrió múltiples violaciones a sus derechos humanos, lo que derivó en su muerte, el 27 de enero de 2014, cuando cursaba un embarazo gemelar de 21 semanas. María Ligia no debió morir, Yucatán la dejó morir.

Su fallecimiento fue producto de un entramado de omisiones y deficiencias del sistema de salud, combinado con la discriminación que sufren las mujeres indígenas. El 65 por ciento de las muertes maternas suceden dentro de las clínicas u hospitales del servicio federal o estatal de salud. Yucatán debe cumplir con su obligación de evitar que más mujeres mueran por causas relacionadas con el embarazo.

María Ligia vivía en Chacsinkín, municipio ubicado a dos horas al sur poniente de Mérida, la capital yucateca. Hablaba maya y español y trabajaba en casa, pues había que acompañar en la vida diaria a su hijo que estudia preparatoria, al que estaba por terminar la secundaria, a los dos de primaria y al que todavía no entraba al kínder. Su madre, doña Margarita, le apoyaba en ese trabajo mientras Eutiquio, el padre de sus hijos, trabajaba en Cancún casi toda la semana.

En Chacsinkín existen dos casas de salud para atender a poco más de 2 mil 800 habitantes. María Ligia acudía a una de ellas con regularidad, pero la última vez que fue a solicitar algún método anticonceptivo, se lo negaron y le advirtieron que si se quejaba, podían afectarla en su acceso a los programas sociales con los que se ayudaba para mantener a sus hijos. Así que ese último embarazo no fue planeado. Luego se enteraron de que serían gemelos.

Los cinco hijos que tenía con Eutiquio tendrían dos hermanos más.

Este texto fue editado por el equipo de redacción de ProgresoHoy.com. Colabora con nosotros enviando reportes, quejas ciudadanas, o noticias a nuestras redes sociales, escribe a nuestro correo [email protected], o envía mensaje, fotos o vídeos a nuestro WhatsApp al número 9991-501547.

Publicidad
1 Comentario

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO