PARROQUIA DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN Y SAN JOSÉ
PROGRESO, YUCATÁN

Invitación y mensaje para participar los días santos 2017

Pbro. Francisco Mukul Domínguez. Párroco.

Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo son los días de la semana santa,los más importantes de la historia de la humanidad y de la salvación del hombre. Es la semana de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Pasión que quiere decir sufrimiento, Muerte de Cristo en la Cruz. Son pues unos días muy importantes para todo cristiano, ya que la Pasión, la Redención, la Salvación y la vida eterna son muestra del gran Amor que Dios tiene para todos nosotros. Porque, sin la Cruz y la muerte de Cristo, no hay salvación.
Es por eso que, estos días que celebraremos y recordaremos estos grandes misterios de Amor de parte de Dios para nosotros, son una clara invitación a valorar, a vivir, a reflexionar desde nuestra fe, todo lo que Dios ha hecho, hace y sigue haciendo por todos.
Por lo tanto, nuestra vida y actitud tienen que ser de gratitud para con Dios. Gratitud que ha de manifestarse en vivir de cerca las celebraciones litúrgicas, teniendo un corazón sincero de arrepentimiento por los pecados cometidos.
No olvidemos que, si de hecho estos acontecimientos no hubieran sucedido, no habría vacaciones de semana santa, como se conoce estos días. Por lo tanto, valdría la pena preguntarse ya desde ahora en que se ocuparán estos días de asueto. Ojalá que en las prioridades estuviera una participación más conscienteen la liturgia. Como dice el libro del Eclesiastés 3,1 “Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”. Vale la pena disponer tiempo para Dios y para la reflexión en estos días que hay tantos distractores, y que hacen olvidar que gracias a estos acontecimientos, es decir gracias a Dios que murió por mí, por ti y por todos es por el cual tenemos vida, alegría, amor y esperanza.
Recuerda que no fueron los clavos que sostuvieron a Jesús en la Cruz, sino que fue el Amor que Él tiene por todos, sin excepción.
El jueves santo celebramos y agradecemos a Dios que nos haya dejado la Eucaristía: alimento necesario para nuestra alma, memorial de su muerte. Día para agradecer el don del sacerdocio y para orar por ellos. Importante tener en cuenta el mandamiento del Amor, que se manifiesta en el servicio al más necesitado, y por amar y perdonar al hermano más cercano a cada uno.
El viernes santo Cristo sufrió. Y sufrió para liberarnos del pecado. Día para implorar con la Iglesia la misericordia de Dios para todos nosotros. El hacer penitencia y meditar por todo lo que Cristo pasó por amor a nosotros siempre será muy poco, comparado con lo que Él hizo por nosotros.
El sábado santo es para meditar y, por la noche, celebrar con mucha alegría el gran misterio de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Será el gran día para llenarnos de alegría y de esperanza porque Cristo venció a la muerte, está vivo y está con nosotros. Precisamente por eso nos reunimos todos los domingos: para celebrar este acontecimiento que cambió y sigue convirtiendo la vida de muchas personas.
Por lo tanto, todos están invitados a acercarse a la parroquia, para las celebraciones litúrgicas y para agradecer a Dios por lo hecho por amor a todos. Tengamos por seguro que, después de lo vivido estos días santos, serán de gran motivación, desde la fe, para tener unas sanas y alegres vacaciones.
Cristo nos espera esta semana santa.

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...