Por Jéssica Saidén Quiroz *

La perspectiva lo es todo, porque para algunos, el final del camino simplemente es el inicio de un nuevo propósito, más emocionante y demandante que el anterior. Vivir es la excusa perfecta para intentar acercarnos a la perfección humana.

Perfección en sentido abstracto más idealista que realista; anhelar una experiencia, vivir el reto y llegar a las metas es un proceso formador del carácter y desarrollo de las personas, necesarias en la evolución social.

Reconocer es valorar en su justa medida, cada una de las historias que nos consolidan como organismo al servicio de los demás, de aquella niñez y juventud en situación de marginación los cuales demandan un compromiso hacia la educación y el combate frontal a las desigualdades.

Hace unos días, y en nuestro 46 aniversario, entregamos los premios Conafe 2017 a un total de 25 destacados jóvenes figuras educativas, quienes a lo largo de su desempeño, demostraron su entrega, esfuerzo y calidad en el servicio a  más de 4 mil 700 estudiantes de 56 municipios.

También, otorgamos los finiquitos del programa del Sistema de Estudios a Docentes (SED), apoyando económicamente, la continuidad, promoviendo la incorporación y la permanencia de ex figuras educativas en el sistema educativo nacional.

Uno de los homenajeados fue Christian, originario de Sacalum, quien entregó 4 años de su vida a colaborar, primero, como instructor comunitario y después como capacitador tutor en primarias indígenas ubicadas en diversos puntos y comisarías de Oxkutzcab.

Su trayectoria estuvo marcada por el buen trato y la amabilidad que tuvo con los niños y niñas de las escuelas que atendió, en muchas ocasiones en comunicación bilingüe, esa hermosa lengua maya que tenemos que rescatar como legado de nuestros antepasados.

Christian mencionó “las vivencias comunitarias adquiridas con los pobladores, con la niñez, con la gente adulta, me la llevo en el corazón. El conocimiento estos me servirán para el futuro”.

De tan solo 23 años de edad, es ya un abogado y tenemos la seguridad de que será un litigante quien defienda con probidad, los asuntos de su entorno, buscando la justicia como herramientas para el desarrollo de los yucatecos.

Como Christian, la familia CONAFE se nutre con los sueños y las esperanzas de miles de yucatecos comprometidos con sus comunidades; nos corresponde como autoridades acompañarlos en este proceso auténtico de superación hacia el crecimiento.

Entramos al último tercio del año con la energía suficiente para fortalecer a las escuelas del organismo, a sus Líderes en Educación Comunitaria y con las Brigadas de Alfabetización, llegando cada vez a más gente y a más familias.

La educación es la base del desarrollo por lo que impulsarla debe ser una política pública rectora establecida en la Ley y en la operatividad.

Vamos hacia adelante con la fe y la esperanza de un mejor Yucatán y un mejor México.

Como siempre es un gusto compartir este espacio con ustedes y espero sus comentarios a [email protected]

* Es Delegada Federal del Conafe en Yucatán

Comentarios

Deja una respuesta

Loading Facebook Comments ...