Reflejo del excelente desarrollo de la economía y finanzas de la entidad, la empresa especializada Fitch Ratings subió la calificación crediticia de Yucatán a una histórica “A+ con tendencia estable”, respecto a la previamente obtenida “A con tendencia estable”.

Dicho incremento se deriva de “la continuidad de sus fortalezas principales, las cuales son: su endeudamiento a largo plazo bajo con términos y condiciones favorables, su posición de liquidez y niveles de pasivos no bancarios adecuados, así como sus prácticas y políticas administrativas buenas”, según destacó la firma.

En el comunicado acerca de este aumento en la puntuación, Fitch Ratings menciona que “la actividad económica del estado ha presentado una evolución favorable y se concentra en las actividades terciarias”.

Se agrega que “en lo que respecta a servicios turísticos es relevante, ya que genera una derrama económica significativa que impulsa el crecimiento de la región. También, ha presentado inversiones nacionales y extranjeras importantes que impulsan su actividad económica y mercado laboral.”

En ese sentido, el año pasado se convirtió en el mejor para el turismo, pues por primera ocasión se registró más de un millón 600 mil turistas con pernocta en la entidad.

A la vez, 2017 fue un lapso en el que quedó a la vista la dinámica de inversión industrial existente en el territorio, debido a que se inauguraron en la Cervecería Yucateca de Grupo Modelo, la fábrica de autopartes eléctricas de la compañía alemana Leoni y la planta de latas de aluminio de Envases Universales, por mencionar algunos ejemplos.

De esta forma, la calificación crediticia de Yucatán ha alcanzado los mejores resultados de la historia durante la administración de Rolando Zapata Bello, de acuerdo con Fitch Ratings y HR Ratings, las dos principales empresas del ramo en el mundo.

Una firma como las antes mencionadas, de acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), tiene la función de informar al mercado sobre los riesgos reales que enfrenta el público inversionista en la intermediación financiera.

Asimismo, es una puntuación que permite establecer la capacidad de una entidad para pagar su deuda; en otras palabras, un mayor puntaje representa una mayor confianza en el manejo de las finanzas y la inversión que llega al estado evaluado.

Entre 2007 y 2010, Fitch Ratings mantuvo para Yucatán una nota de “A con tendencia estable”. Durante 2011, le asignó una menor, “A con tendencia negativa”. Para 2012, al inicio de la actual gestión, volvió a subir a “A con tendencia estable”.

Esta valoración fue ratificada por la compañía en 2014, 2016 y 2017, para finalmente subirla a “A+ con tendencia estable” en 2018, como resultado del excelente desempeño económico y del manejo de las finanzas públicas de Yucatán.

Por otro lado, HR Ratings consideró al territorio con “HR A” durante 2012. En 2013, incrementó a “HR A+”, y en junio de 2017, hace menos de diez meses, lo ubicó como una de las entidades mexicanas con puntuación más alta, al asignarle “HR AA”.

Así, las dos principales firmas de este tipo en el mundo han subido la calificación crediticia de Yucatán a niveles sin precedentes, lo que aumentará la confianza de empresarios e inversionistas a corto, mediano y largo plazo.

Todo lo anterior le ha permitido al estado obtener las tasas de interés más bajas del país en las últimas operaciones crediticias que ha realizado, tanto con la banca de desarrollo como con la comercial. Esto beneficia, en el largo plazo, la actividad económica y a quienes habitan en el territorio.

Comentarios

¡Hola, déjanos tus comentarios!

Loading Facebook Comments ...