Conectate con nosotros
15 de Julio de 2024

Noticias

#OJOPOLÍTICO: ¿Hacia una nueva derrota tricolor?

Publicado

el

Lo que pretendía ser el pasado viernes una reunión de militantes priístas de este puerto con el actual secretario de Educación y uno de los favoritos para suceder a Rolando Zapata Bello en la Gubernatura del Estado, Víctor Caballero Durán, terminó en una abierta inconformidad.

¿El motivo?: la “noticia” de que Ernesto Martínez Ordaz será el abanderado “oficial” de ese instituto político para contender por la Presidencia Municipal de Progreso en el cercano 2018. En el evento incluso lució “arropado” por los líderes priistas, haciéndolo sobresalir por encima de los demás.

No podemos afirmar si la noticia es cierta o se trata de un “borregazo” soltado por la gente del propio Martínez Ordaz para causar escozor entre la militancia tricolor, pero sí podemos decir que el objetivo que se logró por completo, pues hubo bastante enojo.

Nos enteramos que incluso varios de los aspirantes a la silla municipal no fueron invitados al evento de Caballero Durán, en donde tenían previsto que Neto fuera el único asistente.

Sin embargo, en la reunión estuvieron varios ediles priistas, empleados municipales y algunas lideresas, así como Lila Rosa Frías, directora del Tec Progreso; Javier Góngora Domani, líder de la Croc y Julián Zacarías Martínez. Porfirio Trejo no asistió por compromisos en México, pero asistió su esposa e hija Grissel, líder del MT.

Fue notable la ausencia de la también aspirante y ex diputada Maricarmen Ordaz Martínez, esposa del ex alcalde Pepe Blanco Pajón, quien a esa misma hora estuvo en un evento deportivo de vólibol acompañada del empresario Manuel Jesús Contreras Alcalá.

Para los enterados del tema, se dice que “Carmita” no asistió como una medida de repudio hacia tal presunta designación, que cayó como una bomba entre la base priísta, dados los antecedentes que marcan al famoso “Neto” quien precisamente es primo de “Carmita” y que pese a ser familia, no tienen una buena relación, menos ahora que ambos aspiran a la alcaldía.

Entre los propios priistas la noticia de la designación no ha caído con agrado, pues pasa por encima de otros las dos principales aspirantes como lo son Lila Frías y la propia Carmita Ordaz quienes andan tras “la joya de la corona” progreseña, obedece a la amistad que tienen Martínez y el presidente actual del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, Carlos Sobrino Argáez, considerado junto con su padre, Carlos Sobrino Sierra, como uno de los partícipes de la traición priista del 2015.

Para muchos priístas porteños, dicho “dedazo”, de ser cierto, lo único que provocaría es un fuerte divisionismo y de nueva cuenta un voto de castigo hacia el PRI, como aconteciera en las pasadas elecciones.

Hay que recordar que en el 2015 se designó a Jéssica Saidén Quiroz como la candidata tricolor a la Alcaldía, lo que causó enojo de los grupos políticos, porque consideraban a la abanderada como no progreseña.

Además, señalaron la candidatura como una imposición, por lo que los principales grupos priistas traicionaron a su partido promoviendo el voto cruzado (a favor del PRI en las diputaciones y a favor del Panal en la alcaldía), dando el triunfo al ex priista José Cortés Góngora.

Dicha traición, como todos saben, fue encabezada por la diputada local con licencia María Ester Alonzo Morales, quien actualmente convalece de una complicada operación del estómago que según allegados se le realizó en Monterrey, así como por su hermano el empresario Luis Alonzo Morales, la diputada federal Lucelly Alpizar, el ex alcalde Enrique Magadán Villamil, y por la propia Carmita Ordaz y su esposo Pepe Blanco, quienes hoy controlan el fallido Ayuntamiento y tienen a su gente trabajando en los principales puestos de esta Comuna.

Lo que sí quedó claro es que Cortés ganó no por tener la simpatía de todos los progreseños, sino por el hecho de haber recibido el apoyo económico de los grupos políticos y por ser vecino de este municipio y como una muestra del descontento hacia la imposición o “dedazo”, aunque muchos hoy se arrepienten de haber votado por él.

Pero regresemos a Martínez Ordaz, quien se ganó la confianza de las altas esferas del tricolor yucateco de la mano de su “patrona” Ivonne Ortega Pacheco (en cuya administración desempeñó cargos estatales) por el hecho de afirmar que él podía ser el candidato “que uniría a todos los priístas del puerto”.

Ahora en el mismo PRI incluso le hacen “camino” rumbo a sus aspiraciones, pues recientemente Alan Rosado, de equipo “Netista”, fue designado al frente del Icadep local, y se comenta que en breve, otro sector del PRI quedará en manos de uno de los Soberanis, fieles simpatizantes de “Neto”.

Y es que no le podemos acusar de mentiroso, por el contrario, ha dicho una gran verdad: la de unir a todos los priístas del municipio… ¡PERO EN SU CONTRA!.

Ello se debe a que muchos habitantes que colaboraron con él en su primera intención de contender por la Presidencia Municipal, se sintieron defraudados y hasta traicionados por su actuación, por lo que existe la seguridad de que no muchos votarían por él.

Otros recuerdan que cuando entró en la administración de José Luis Blanco Pajón como director de Ecología y luego fue titular de la Policía Municipal, entró caminando y salió con tres vehículos de lujo. Luego, con Ivonne Ortega, mejoró notablemente, fue director de protección civil y más tarde subsecretario de prevención.

Actualmente, Neto es sub-delegado de Conapesca, cargo que según sus allegados, no se lo debe a nadie de Yucatán, sino a un supuesto padrino político que tiene en Tabasco, a su “madrina” Ivonne y también dicen que es “apadrinado” por Jorge Carlos Ramírez Marín, aunque gente allegada al “líder”, ha confirmado que esos dichos son falsos.

Ni qué decir de su historial de despidos, pues acostumbra deshacerse siempre de su gente más allegada, como el caso de su ex chofer Quique Ordoñez que le sirvió por años y a quien le prometió un trabajo próspero y seguro, pero que al llegar a la diputación fue despedido de forma tajante. Otro caso fue también el de su secretario particular, Didier Couoh, quien luego de prestarle servicio por varios años, recientemente fue despedido por la presunta venta de permisos de pesca, caso que fue denunciado por un armador pesquero de Progreso y que como siempre, la soga reventó por el lado más delgado. Didier ahora, según dicen, se sumó al equipo de Julián Zacarías.

También se habla de que, aprovechando su relación con las esferas estatales, ha logrado acomodar a parientes en diversas dependencias, pues su hermano labora en Sedesol y su hermana en el Isstey, cargos obtenidos al calor de su pariente, por lo que la gente tiene el temor de que una vez como alcalde aproveche para colocar a más de sus familiares en diversos puestos.

“La moneda está en el aire” y depende del propio tricolor el confirmar si Martínez Ordaz va de manera oficial y se hace una consulta a la base o los grupos locales para elegir al candidato de unidad, pues de lo contrario el tricolor se expone, nuevamente, a una nueva derrota, una derrota segura ocasionada por el descontento de su propia militancia.

¡Hagan sus apuestas, señores! El caldero político comienza a hervir.

Publicidad
7 Comentarios

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO