Conectate con nosotros
20 de Septiembre de 2020

Salud

Microorganismos al acecho en tu propia casa

Cuando se habla de infecciones diarreicas y respiratorias generalmente se piensa en el contagio en lugares públicos o establecimientos con inadecuadas prácticas de higiene; sin embargo, un gran número de transmisiones de esos padecimientos se da por la presencia de microorganismos en nuestra propia casa.

Avatar

Publicado

el

MÉXICO.– Cuando se habla de infecciones diarreicas y respiratorias generalmente se piensa en el contagio en lugares públicos o establecimientos con inadecuadas prácticas de higiene; sin embargo, un gran número de transmisiones de esos padecimientos se da por la presencia de microorganismos en nuestra propia casa.

De acuerdo con estudios del doctor Cristóbal Chaidez Quiroz, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) –que pertenece al Sistema de Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)–, en las cocinas y baños de hogares comunes de Culiacán, Sinaloa, se detectó la presencia de bacterias y virus como Escherichia coli (E. coli), Staphylococcus aureus (S. aureus), salmonella, hepatitis A y el norovirus.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el investigador señaló que anualmente entre el 50 y el 80 por ciento de las enfermedades diarreicas y más del 50 por ciento de las respiratorias son adquiridas en el hogar.

Lo anterior se debe a que la manipulación de alimentos contaminados puede distribuir microorganismos patógenos hacia las manos y las superficies de contacto, así como a los utensilios que se utilizan, explicó el especialista.

Con el trabajo de investigación se detectó que las esponjas, trapos de cocina y tablas para cortar son los que más bacterias patógenas albergan; seguidos de la tarja, llaves y perillas de las puertas.

El integrante del grupo de Inocuidad Alimentaria refirió que con base en los resultados obtenidos determinaron que las esponjas para lavar contienen más de 7 millones de bacterias, entre ellas E. coli, S. aureus y salmonella.

“Desde el punto de vista científico, es lógico que haya contaminación porque entra todo tipo de alimentos frescos como hortalizas, frutas, productos del mar, cárnicos, y hay una contaminación cruzada porque la gente no usa una tabla para cortar frutas y otra para carne; siempre estamos mezclando los utensilios y lo que se hace es trasladar la contaminación de un lado a otro. En cuestión de cuatro horas, el número de bacterias aumenta de forma significativa y eso incrementa las infecciones diarreicas o respiratorias”, aseveró.

Avatar

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡Hola, déjanos tus comentarios! Dale click para comentar


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO