Conectate con nosotros
13 de Julio de 2024

Noticias

#OJOPOLÍTICO: El dedazo del PRI

Publicado

el

El nuevo sistema de selección de candidatos establecido el pasado fin de semana por el PRI Yucatán, y que el tricolor pretende vender a la militancia como el camino idóneo para la “unidad priista”, es en realidad el intento más descarado de dedazo que se ha visto en los últimos años al interior de ese instituto político.
Así lo han considerado preisamente los de abajo, la base, la estructura del PRI y muchos militantes y simpatizantes, así como aspirantes a cargos de elección que quedarán fuera con la llamada “Comisión de Selección de Candidatos” un burdo intento de imposición donde -como de costumbre- alguien (en este caso la comisión encabezada por “ALGUIEN”), decidirá quien va y quien no va.
Y ni qué decir sobre quién será ese “ALGUIEN”, que en el caso de este puerto -con seguridad- no será gente de Progreso ni mucho menos conocedora de los problemas de esta ciudad. Esto, seguramente en muchos municipios no va a funcionar, señalan varias voces priistas.
Lo que se sabe es que antes de que el PRI realizara su asamblea estatal extraordinaria, hubo intentos de negociación que en muchos casos no cuajaron.
En el caso específico de Progreso, algunos aspirantes fueron llamados a “construir acuerdos”, con el fin de bajarlos de su carrera por la alcaldía.
Lo peor y más infantil, fue que a cambio de bajarlos de sus aspiraciones, les ofrecieron puestos en la próxima administración estatal, algo que todo mundo sabe que resulta imposible, pues 1. Ni siquiera se ha designado al candidato, y 2. Ni siquiera han ganado la gubernatura, como para estar repartiendo el pastel antes de la fiesta.
En el caso de este puerto, el partido llamó a los aspirantes y les dijo quién será el próximo.
Uno de estos casos fue precisamente el de Julián Zacarías Curi, quien según se sabe, fue llamado a desistir de sus intentos en buscar la alcaldía de Progreso.
Hay versiones de que emisarios hicieron lo propio con Lila Frías Castillo, Jessica Saidén y con Maricarmen Ordaz Martínez, a quienes les pidieron “bajarle” a sus actividades y construir (aceptar el dedazo) una candidatura de unidad en torno a Luis Ernesto Martínez Ordaz, el llamado “Neto” y gran amigo -pues esto se mueve por amistades-, del líder estatal priista Carlos Sobrino.
Aunque en todos los casos, los aspirantes de Progreso no lo han reconocido abiertamente, lo cierto es que las versiones de que Neto es el ungido cobran cada vez más fuerza, de ahí el descontento general entre los priistas.
Lo mejor de todo es que todo fue solamente un intento de sacar a los aspirantes de la contienda, un intento que no les funcionó, debido a que ninguno de ellos aceptó y continúan firmes en sus aspiraciones. En algunos casos, en caso de no recapacitar, el partido se verá en serios problemas, pues al menos una de las aspirantes jugará como candidata en otro partido, posiblemente el PAN ó el PVEM, como ya lo ha advertido a sus simpatizantes.
Lo cierto es que todos los aspirantes continúan en sus actividades de promoción. Y para muestra un botón como el caso del propio Julián Zacarías que se mantiene enfocado en sus actividades buscando la simpatía de los progreseños y quien hasta un servicio de paseos turísticos ya habilitó en el malecón; lo mismo que Maricarmen Ordaz que sigue asistiendo a eventos de todo tipo para mostrarse y promoverse políticamente, o como la propia delegada federal Jessica Saidén quien sigue en un segundo intento de buscarla por Progreso y sigue cercana a la gente del puerto y apoyando a los habitantes con ayuda de su equipo de colaboradores. Lila Frías por su parte sigue con todo en sus eventos de Yo Soy Progreso y #ConsumeLocal llevando actividades de contacto con la gente.
¿Los intentaron sentar? La respuesta es sí. ¿Los sentaron?. La respuesta es no. Todos siguen movidos.
Entre ellos mismos se comenta que el PRI en Progreso no está como para repetir los errores del pasado y necesita hoy, más que nunca una consulta a su gente, a las bases, una consulta libre y sin presiones para escuchar y poder tomar las decisiones que sean pertinentes.
No olvidemos que Progreso, el municipio más priista de Yucatán, como dicen algunos, cayó en el 2015 por desacuerdos internos que derivaron en la llamada traición, cometida por varios grupos priistas y destapada por la propia ex candidata tricolor Jessica Saiden. Hoy el PRI podría caer en lo mismo, dicen los priistas locales, pero aún está a tiempo de corregir el rumbo y evitar una nueva derrota.

Publicidad
4 Comentarios

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO