Conectate con nosotros
01 de Marzo de 2024

Opinión

Raúl Salinas exonerado

En medio de una corrupción galopante, cada vez más profunda y más cínica, y ante el vano intento de la clase política -los grillos- de posicionar la idea de que “ahora sí” se tomarán medidas contra los corruptos, viene el golpe más contra la credibilidad: la exoneración definitiva de Raúl Salinas de Gortari, hermano de Carlos, ex presidente de México.

Publicado

el

En medio de una corrupción galopante, cada vez más profunda y más cínica, y ante el vano intento de la clase política -los grillos- de posicionar la idea de que “ahora sí” se tomarán medidas contra los corruptos, viene el golpe más contra la credibilidad: la exoneración definitiva de Raúl Salinas de Gortari, hermano de Carlos, ex presidente de México.
Reforma indicó que, al resolver la apelación interpuesta por el procurador Jesús Murillo Karam, el Tercer Tribunal Unitario Penal del DF consideró que la PGR no acreditó que el incremento de la riqueza del hermano del ex presidente de México sea producto de actos de corrupción como funcionario.
Es decir, se acreditó que hubo un enriquecimiento desmesurado, pero que no comprobó que haya sido como consecuencia de la gestión como funcionario y que la falla proviene de un mal planteamiento de la PGR.
Serán peras o manzanas, será melón o será sandía, el caso es que nuevamente los mexicanos vemos con profunda preocupación cómo se privilegia la impunidad y todo parece indicar que no es obra de la casualidad.
Vaya coincidencia que ahora que quien está en Los Pinos tiene una relación cercana y directa con el ex presidente Salinas y que en este período se logre la exoneración del hermano incómodo.
Desde que fue capturado, el 28 de febrero de 1995, Raúl Salinas combatió los  diversos procesos penales por los delitos de homicidio contra José Francisco Ruiz Massieu, de peculado, de lavado de dinero, de defraudación fiscal y, enriquecimiento ilícito.
Respecto a este último delito, la PGR lo acusó de adquirir 49 bienes inmuebles en el DF, Estado de México, Guerrero, Morelos y otras cinco entidades, con recursos que sobrepasaban sus ingresos como funcionario.
Resulta que ahora habría que pedirle perdón a ese individuo, gracias al nulo sistema  de procuración de justicia en México.
La presunción de la PGR era que el enriquecimiento provenía de la partida secreta de la Presidencia, de la que se desviaron 2 mil 218 millones de pesos entre 1990 y 1994 por órdenes del entonces director de Administración de Los Pinos, Ernesto Sentíes, quien murió en 1998.
La Procuraduría General de la República apeló la sentencia absolutoria dictada el 19 de julio de 2013 por el juez federal Carlos López Cruz, cuyo fallo fue ratificado.
Y hay más información que llama poderosamente la atención: el tribunal que dictó la sentencia absolutoria no tiene titular desde el 15 de noviembre, ya que la magistrada Martha del Carmen Hernández ,quien fuera subprocuradora del Estado de México en el gobierno de Enrique Peña, fue nombrada consejera de la Judicatura Federal. 
Cómo un asunto tan delicado puede ser tratado de esta manera tan poco seria para lo que representa un caso tan emblemático de corrupción en el país? 
Y por si fuera poco, según la fuente informativa señala que el encargado de despacho de ese tribunal quedó el secretario Fermín Cotero, quien, de acuerdo con fuentes del Poder Judicial de la Federación, finiquitó el caso Salinas y el mismo viernes salió de vacaciones.
Con este lamentable hecho, toda la verborrea de combate a la corrupción quedó rebasada en el ámbito federal. Y aquí en lo local ya ni esperar nada de este sexenio que nada más hace como que no ve y como que no oye. Al sistema rojo no le conviene combatir la corrupción porque de hacerlo se estaría suicidando.

Publicidad
¡Déjanos tus comentarios!

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!


Publicidad

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe notificaciones cuando publiquemos nuevos artículos de forma gratuita.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Publicidad

Facebook

#LOMASLEIDO